El po­lí­gra­fo. ¿Có­mo fue la Ope­ra­ción Oro de la CIA?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

Ins­ta­la­ron mi­cró­fo­nos en un tú­nel cons­trui­do en zo­na so­vié­ti­ca tan so­lo a 68 cen­tí­me­tros ba­jo una au­to­pis­ta

Los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia bri­tá­ni­cos po­co después de aca­bar la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial in­for­ma­ron a la CIA de que ha­bían in­ter­cep­ta­do en Vie­na men­sa­jes de los so­vié­ti­cos a tra­vés de una red de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes sub­te­rrá­neas. En vis­ta del éxi­to, los es­pías bri­tá­ni­cos se ofre­cie­ron a ayu­dar a sus co­le­gas nor­te­ame­ri­ca­nos: po­dían uti­li­zar el mis­mo sis­te­ma en Ber­lín, en la zo­na ocu­pa­da por los so­vié­ti­cos. Was­hing­ton acep­tó el re­to y dio luz ver­de a la construcción de un tú­nel, cu­yo nom­bre se­cre­to fue Ope­ra­ción Oro. Fue una mi­sión con­jun­ta de la CIA y del Ser­vi­cio Se­cre­to de In­te­li­gen­cia bri­tá­ni­co (SIS). Los téc­ni­cos es­ta­dou­ni­den­ses tu­vie­ron que in­ge­niár­se­las pa­ra ca­var un tú­nel de 450 me­tros que se in­ter­na­ba en la zo­na so­vié­ti­ca y al­can­za­ba una red de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes so­vié­ti­ca si­tua­da a tan so­lo 68 cen­tí­me­tros por de­ba­jo de una au­to­pis­ta. Una vez que la CIA lo­gró con­cluir ese pa­sa­di­zo sub­te­rrá­neo, los bri­tá­ni­cos co­lo­ca­ron los mi­cró­fo­nos en ma­yo de 1955 y a par­tir de en­ton­ces los equi­pos de es­cu­cha de Londres, Ber­lín y Was­hing­ton co­men­za­ron a trans­cri­bir las con­ver­sa­cio­nes y te­le­ti­pos de los so­vié­ti­cos. El cau­dal de in­for­ma­ción in­cluía da­tos so­bre fuer­zas nu­clea­res y con­ven­cio­na­les en Ale­ma­nia Orien­tal y Po­lo­nia. Pe­ro, on­ce me­ses después, el tú­nel fue des­cu­bier­to por los so­vié­ti­cos. El Krem­lin co­no­cía aque­lla ope­ra­ción des­de el prin­ci­pio. El plan ha­bía si­do des­en­mas­ca­ra­do por un to­po so­vié­ti­co in­fil­tra­do en la in­te­li­gen­cia bri­tá­ni­ca, Geor­ge Bla­ke, que ha­bía cam­bia­do de ban­do sien­do pri­sio­ne­ro de gue­rra en Co­rea del Nor­te. Mos­cú per­mi­tió que el tú­nel es­tu­vie­ra ope­ra­ti­vo du­ran­te on­ce me­ses pa­ra co­ger a la CIA con las ma­nos en la ma­sa y re­ve­lar al mun­do en una rue­da de pren­sa mul­ti­tu­di­na­ria los mé­to­dos que uti­li­za­ba el «Im­pe­rio es­ta­dou­ni­den­se» pa­ra es­piar a na­cio­nes pa­cí­fi­cas co­mo Ale­ma­nia Orien­tal y la URSS. El gol­pe pro­pa­gan­dís­ti­co cau­só gran da­ño en Was­hing­ton. Du­ran­te los on­ce me­ses que es­tu­vo ope­ra­ti­vo el tú­nel, la CIA gra­bó en torno a un mi­llón de lla­ma­das te­le­fó­ni­cas, que que­da­ron al­ma­ce­na­das en cin­cuen­ta mil cin­tas. La fa­lli­da ope­ra­ción sir­vió al me­nos pa­ra tran­qui­li­zar al pre­si­den­te Ei­sen­ho­wer, ya que al­gu­nas con­ver­sa­cio­nes trans­cri­tas no ha­bían si­do adul­te­ra­das por los so­vié­ti­cos y des­ve­la­ban que la Unión So­vié­ti­ca no te­nía in­ten­ción de ini­ciar un ata­que nu­clear con­tra Es­ta­dos Uni­dos.

Re­cons­truc­ción del tú­nel que se aden­tra­ba en la zo­na so­vié­ti­ca de Ber­lín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.