ENEMISTAD TRAS LA GUERRA

An­to­nio Gar­cía tra­ba­jó con Fran­cesc Boix en Maut­hau­sen. Des­pués de la guerra, Gar­cía ver­tió gra­ves acu­sa­cio­nes so­bre Boix.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Historia -

Es­con­die­ron ne­ga­ti­vos de

imá­ge­nes del cam­po de Maut­hau­sen y lo­gra­ron pre­ser­var así prue­bas cru­cia­les de aquel es­pan­to. Po­co des­pués de ser in­ter­na­do en aquel agu­je­ro ne­gro, Boix pa­só al ser­vi­cio fo­to­grá­fi­co de iden­ti­fi­ca­ción de pri­sio­ne­ros del cam­po (Er­ken­nungs­dienst), en el que ya tra­ba­ja­ba An­to­nio Gar­cía, miem­bro del PCE, co­mo Boix. Lue­go se su­mó a ellos Jo­sé Ce­re­ce­da. La la­bor de los es­pa­ño­les era re­ve­lar las fotos que ha­cía un SS lla­ma­do Kor­nacz, has­ta que es­te fue en­via­do al fren­te del oes­te en ju­nio de 1941. A par­tir de en­ton­ces, el SS Paul Ric­ken fue el en­car­ga­do de to­mar las ins­tan­tá­neas de los pri­sio­ne­ros que lle­ga­ban a Maut­hau­sen y de los que fa­lle­cían ex­te­nua­dos o eran ase­si­na­dos, así co­mo de los ofi­cia­les ale­ma­nes que vi­si­ta­ban las ins­ta­la­cio­nes del cam­po, en­tre ellos Hein­rich Himm­ler. Boix y Gar­cía te­nían ins­truc­cio­nes de ha­cer cin­co co­pias de ca­da fo­to­gra­fía: una pa­ra el ar­chi­vo de Maut­hau­sen y el res­to pa­ra ser en­via­das a Linz, Vie­na, Ber­lín y Ora­nien­burg. La ma­qui­na­ria bu­ro­crá­ti­ca del ré­gi­men na­zi que­ría te­ner cons­tan­cia de to­do lo que se ha­cía en el Reich, lo que in­cluía las atro­ci­da­des que se co­me­tían en los cam­pos. Sin em­bar­go, aquel pro­to­co­lo cam­bió cuan­do se pro­du­jo la de­rro­ta de la Wehr­macht en Sta­lin­gra­do en 1943. Te­me­ro­sos de que las di­vi­sio­nes del Ejér­ci­to Ro­jo los des­cu­brie­ran, los je­rar­cas na­zis or­de­na­ron a los res­pon­sa­bles de los cam­pos que eli­mi­na­ran to­dos los ar­chi­vos y ma­te­rial fo­to­grá­fi­co que pu­die­ran in­cri­mi­nar­los en el fu­tu­ro. Pa­sa­ron por al­to la au­da­cia de Boix

Ha­bía que ser muy va­lien­te y muy as­tu­to pa­ra bur­lar a los SS y a los 'ka­pos' de un cam­po de con­cen­tra­ción na­zi. Dos es­pa­ño­les, Fran­cesc Boix y An­to­nio Gar­cía, fue­ron ca­pa­ces de ha­cer­lo.

Gar­cía acu­só a Boix de ha­ber con­gra­cia­do con los ver­du­gos. Lo lla­mó "in­tri­gan­te y so­plón"

y Gar­cía, que po­co tiem­po des­pués de ser ads­cri­tos al ser­vi­cio de fo­to­gra­fía de Maut­hau­sen de­ci­die­ron ha­cer co­pias de aque­llas fotos aberrantes y es­con­der­las pa­ra que, lle­ga­do el mo­men­to, pu­die­ran ser uti­li­za­das con­tra los na­zis. A ese ma­te­rial, Boix aña­dió 2000 ne­ga­ti­vos que sus­tra­jo de los ar­chi­vos del cam­po. Boix y Gar­cía con­ta­ron con la co­la­bo­ra­ción de un gru­po de pri­sio­ne­ros es­pa­ño­les que cum­plían con­de­na en ré­gi­men de li­ber­tad vigilada, lo que les per­mi­tía ir al pue­blo de Maut­hau­sen sin le­van­tar sos­pe­chas. Ellos fue­ron los que sa­ca­ron las fotos del cam­po pa­ra en­tre­gár­se­las a An­na Point­ner, una

jo­ven de la lo­ca­li­dad que es­con­dió el va­lio­so bo­tín en el hue­co de una pa­red de pie­dra de su pro­pia ca­sa.

DE PE­LÍ­CU­LA. Pe­ro ¿quién era Fran­cesc Boix? Su his­to­ria ha si­do lle­va­da al ci­ne por la di­rec­to­ra Mar Ta­rra­go­na, que el pró­xi­mo 26 de oc­tu­bre es­tre­na­rá la pe­lí­cu­la El fo­tó­gra­fo de Maut­hau­sen, en la que el ac­tor Ma­rio Ca­sas da vi­da a Boix. Es­te jo­ven bar­ce­lo­nés tra­ba­jó co­mo fo­tó­gra­fo en di­ver­sas pu­bli­ca­cio­nes du­ran­te la Guerra Ci­vil es­pa­ño­la y fue uno de los mi­les de re­pu­bli­ca­nos que cru­za­ron la fron­te­ra fran­ce­sa po­co an­tes de la vic­to­ria de los fran­quis­tas el 1 de abril de 1939. Al­gu­nos se in­te­gra­ron en el Ejér­ci­to fran­cés pa­ra en­fren­tar­se a los ejér­ci­tos ale­ma­nes, pe­ro cuan­do es­tos in­va­die­ron el país ve­cino mu­chos fue­ron de­te­ni­dos y con­du­ci­dos a Maut­hau­sen, por don­de pa­sa­ron 200.000 pri­sio­ne­ros de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des, de los cua­les ca­si la mi­tad mu­rió. La arries­ga­da ac­tua­ción de Boix ha lle­ga­do a nues­tros días gra­cias al li­bro El fo­tó­gra­fo del ho­rror, del his­to­ria­dor Be­ni­to Ber­me­jo, que des­cri­be có­mo se sal­va­ron de la des­truc­ción las imá­ge­nes que tes­ti­mo­nia­ban los crí­me­nes na­zis en Maut­hau­sen. En 2005, Ber­me­jo des­en­mas­ca­ró a En­ric Mar­co, el su­pues­to pre­si­den­te de la aso­cia­ción de de­por­ta­dos de Maut­hau­sen, que re­sul­tó ser un im­pos­tor, ya que nun­ca es­tu­vo pre­so en di­cho cam­po. Coin­ci­dien­do con el es­treno de la pe­lí­cu­la de Mar Ta­rra­go­na, el his­to­ria­dor Da­vid Win­gea­te Pi­ke pre­sen­ta el li­bro Dos fo­tó­gra­fos en Maut­hau­sen (Edi­cio­nes del Vien­to), en el que po­ne en te­la de jui­cio la he­roi­ca ac­tua­ción de Fran­cesc Boix. Sus pá­gi­nas re­co­gen las gra­ves crí­ti­cas que ver­tió An­to­nio Gar­cía y con­tra su com­pa­ñe­ro de cau­ti­ve­rio, al que acu­só de man­te­ner es­tre­chas re­la­cio­nes con los guar­dias y los SS del cam­po y de ha­ber­se apo­de­ra­do de las 200 co­pias que él ha­bía guar­da­do. Pi­ke re­cuer­da que, po­co an­tes de que aca­ba­ra la guerra, Gar­cía ca­yó en­fer­mo y per­ma­ne­ció un mes en la en­fer­me­ría del cam­po. Cuan­do se in­cor­po­ró al ser­vi­cio fo­to­grá­fi­co, des­cu­brió que sus fotos ha­bían des­apa­re­ci­do. Boix le di­jo que se las ha­bía da­do a los res­pon­sa­bles de la di­rec­ción clan­des­ti­na de los co­mu­nis­tas del cam­po pa­ra que las sa­ca­ran y ocul­ta­ran has­ta la caí­da del ré­gi­men na­zi.

TEN­SIO­NES DE POS­GUE­RRA.

En la in­me­dia­ta pos­gue­rra, «el PCE con­vir­tió a Boix en un hé­roe y a An­to­nio Gar­cía en un trots­kis­ta, un dé­bil de es­pí­ri­tu o un desafec­to», es­cri­be el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co. «Nun­ca, nun­ca más vol­ve­ría a te­ner fe cie­ga en el Par­ti­do ni en sus miem­bros. Sa­lí de allí co­mo un ga­to es­cal­da­do», ase­gu­ró Gar­cía años des­pués. «Cier­ta­men­te, Gar­cía era un di­si­den­te y un mar­gi­na­do, pe­ro el Par­ti­do nun­ca lo ex­pul­só ni él

"Cla­ro que tu­vo mie­do. Mi pa­dre no fue un hé­roe, y Boix tam­po­co", afir­ma el hi­jo de An­to­nio Gar­cía

tam­po­co re­nun­ció (has­ta su muer­te en ju­lio de 2000)», re­cuer­da Pi­ke. Con el áni­mo de re­ba­jar la ten­sión que es­te desacuer­do ha­bía crea­do en el seno del PCE, unos ca­ma­ra­das del Par­ti­do pro­pu­sie­ron a Gar­cía que su nom­bre apa­re­cie­ra con el de Boix co­mo los dos hé­roes que ha­bían apor­ta­do las prue­bas de­fi­ni­ti­vas de los ho­rro­res ocu­rri­dos en el cam­po. Pe­ro es­te se ne­gó en re­don­do: «Ni mi nom­bre jun­to al su­yo ni so­lo mi nom­bre. Es­toy en con­tra del cul­to a la per­so­na­li­dad. Lo que im­por­ta –res­pon­dió Gar­cía– es que se des­en­mas­ca­re el ver­da­de­ro ca­rác­ter de Boix, su com­por­ta­mien­to en Maut­hau­sen y sus re­la­cio­nes con las SS», des­ve­la Pi­ke en su li­bro. Gar­cía acu­só a Boix de ha­ber­se por­ta­do mal con sus com­pa­ñe­ros de cau­ti­ve­rio y de ha­bér­se­las in­ge­nia­do pa­ra con­gra­ciar­se con los ver­du­gos del cam­po. Siem­pre «lo til­dó de in­tri­gan­te y so­plón», se­ña­la el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co. Tras la de­rro­ta del Ter­cer Reich, Boix fue re­que­ri­do pa­ra que ofre­cie­ra su tes­ti­mo­nio en los dos pro­ce­sos con­tra los cri­mi­na­les de guerra na­zis que se ce­le­bra­ron en Nú­rem­berg y Da­chau. En su pri­me­ra com­pa­re­cen­cia, la tar­de del 28 de enero de 1946, Boix se enfrentó a la pre­gun­ta en­ve­ne­na­da que le hi­zo Lud­wig Ba­bel, abo­ga­do de­fen­sor de uno de los SS que con­tro­la­ban el cam­po: «¿Fue us­ted un ka­po [pre­so co­la­bo­ra­cio­nis­ta a cam­bio de pri­vi­le­gios]?». «Efec­ti­va­men­te, Boix ha­bía si­do ka­po en el Er­ken­nungs­dienst, pe­ro sa­bía que eso era un es­tig­ma, y por eso lo ne­gó», ase­gu­ra Pi­ke. Por su par­te, el his­to­ria­dor Be­ni­to Ber­me­jo afir­ma que sin la va­lien­te ac­tua­ción de Boix no se ha­brían sal­va­do las fotos por­que «Gar­cía es­ta­ba per­ma­nen­te­men­te ate­rro­ri­za­do», se­gún otros pre­sos. Su re­la­ción con Boix se que­bró en la in­me­dia­ta pos­gue­rra, cuan­do es­te ven­dió las fotos a una agen­cia de pren­sa y se que­dó con el di­ne­ro. «¡To­do el mun­do te­nía mie­do! Si al­guno di­jo que no te­nía mie­do, men­tía. Pa­ra un SS, la vi­da de un pri­sio­ne­ro no te­nía nin­gún va­lor. Mi pa­dre no fue un hé­roe, pe­ro Boix tam­po­co. Los dos hi­cie­ron lo que pu­die­ron», de­cla­ra a Xlse­ma­nal Clau­de Gar­cía, el hi­jo de An­to­nio. ¿Es po­si­ble que el re­sen­ti­mien­to lle­va­ra a Gar­cía a exa­ge­rar los su­pues­tos de­fec­tos de su com­pa­ñe­ro en Maut­hau­sen? Gar­cía re­pi­tió de for­ma ma­cha­co­na que su com­pa­ñe­ro de cau­ti­ve­rio no te­nía ape­nas co­no­ci­mien­tos de fo­to­gra­fía. Pe­ro las ins­tan­tá­neas que to­mó el 5 de ma­yo de 1945, cuan­do las tro­pas de la XI Di­vi­sión blin­da­da del III Ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos li­be­ra­ron el cam­po, de­mues­tran que Boix era un buen fo­tó­gra­fo. Su re­pen­ti­na muer­te en Pa­rís en 1951 im­pi­dió que pu­die­ra de­fen­der­se de las acu­sa­cio­nes de Gar­cía. Apar­te de la ma­la re­la­ción que exis­tió en­tre am­bos, lo im­por­tan­te es que dos es­pa­ño­les arries­ga­ron sus vidas pa­ra pro­por­cio­nar prue­bas de las atro­ci­da­des na­zis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.