'Cam­ba­la­che'

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | Firmas -

pa­san tan­tas co­sas úl­ti­ma­men­te que abrir el pe­rió­di­co, po­ner la te­le o sin­to­ni­zar la ra­dio se ha con­ver­ti­do en fuen­te de per­pe­tuo so­bre­sal­to: ¿qué ha pa­sa­do hoy?, ¿quién ha caí­do en des­gra­cia?, ¿qué nue­vo es­cán­da­lo han des­ta­pa­do? Más desa­so­se­gan­te aún es leer la in­for­ma­ción que lle­ga a tra­vés de las re­des, con la par­ti­cu­la­ri­dad de que en es­te ca­so uno ni si­quie­ra sa­be qué es ver­dad, qué exa­ge­ra­ción, qué fla­gran­te men­ti­ra. Sin em­bar­go, lo más pa­ra­dó­ji­co de lo que es­ta­mos vi­vien­do es que, con la so­bre­do­sis de in­for­ma­ción que nos in­fes­ta, da igual qué de lo que se di­ga sea cier­to o no. Lo úni­co que importa es que la 'in­for­ma­ción' arrai­gue, es de­cir, que la gen­te se la crea, aun­que sea una tro­la des­co­mu­nal pa­ra cual­quie­ra que ten­ga dos de­dos de fren­te. Por­que, co­mo di­jo no ha­ce mu­cho el cí­ni­co exal­cal­de de Nue­va York y aho­ra abo­ga­do de Trump, la ver­dad ya no es la ver­dad, aho­ra la ve­ra­ci­dad de al­go se mi­de por el nú­me­ro de li­kes que con­ci­ta. Es al­go así co­mo una re­edi­ción 2.0 de aquel ges­to tan au­gus­to co­mo ar­bi­tra­rio de los em­pe­ra­do­res en el cir­co ro­mano que, pul­ga­res arri­ba o pul­ga­res aba­jo, de­ci­dían qué des­di­cha­do gla­dia­dor me­re­cía vi­vir y cuál no. So­lo que aho­ra el es­for­za­do gla­dia­dor es na­da me­nos que la Ver­dad, ese con­cep­to uni­ver­sal que en­tre to­dos nos he­mos da­do y que aho­ra po­co y na­da tie­ne que ver con la reali­dad. To­do es­to ya lo sa­be­mos y ni si­quie­ra es un fe­nó­meno nue­vo. Siem­pre ha ha­bi­do maes­tros del em­bus­te, vir­tuo­sos de la pa­tra­ña, ge­nios del cuen­to chino. Tam­bién gen­te ha­bi­lí­si­ma en ha­cer creer a los de­más ver­da­des inexis­ten­tes, des­de Sta­lin has­ta Ma­du­ro, des­de Hitler has­ta al gu­rú de cual­quier os­cu­ra sec­ta. Lo que me pa­re­ce no­ve­do­so de la si­tua­ción es la le­tal com­bi­na­ción de pos­ver­dad con so­bre­do­sis de in­for­ma­ción que nos abru­ma. Vi­vi­mos en un mun­do en el que la gen­te es­tá más in­for­ma­da y a la vez me­nos for­ma­da que an­tes. Cier­to que en nú­me­ros ab­so­lu­tos más per­so­nas que nun­ca en la his­to­ria tie­nen ac­ce­so a la edu­ca­ción, pe­ro es­ta es más epi­dér­mi­ca, tam­bién más es­pe­cí­fi­ca o fo­ca­li­za­da, de mo­do que el que sa­be mu­cho de una co­sa es un per­fec­to ig­no­ran­te en otros ám­bi­tos. To­do es­tá a un clic de dis­tan­cia así que pa­ra qué acor­dar­se de cuán­do tuvo lu­gar la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa o cuán­to es sie­te por nue­ve. Y es tan fá­cil ac­ce­der a cual­quier ti­po de in­for­ma­ción que to­do se de­va­lúa o se ba­na­li­za. Co­mo se ba­na­li­za tam­bién la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca y los mil so­bre­sal­tos que es­ta nos de­pa­ra. An­tes, cuan­do los acon­te­ci­mien­tos se su­ce­dían a ve­lo­ci­dad me­nos ver­ti­gi­no­sa, a to­dos nos da­ba tiem­po a ca­li­brar­los, a pon­de­rar­los, a de­ci­dir qué te­nía im­por­tan­cia y qué no. En cam­bio, en es­tos tiem­pos ace­le­ra­dos en los que vi­vi­mos, la ac­tua­li­dad se ha con­ver­ti­do en un mons­truo in­sa­cia­ble al que hay que ali­men­tar sin tre­gua, de mo­do que las no­ti­cias se so­la­pan, se atro­pe­llan unas a otras. Tam­bién se anu­lan, de ahí que la bru­tal es­can­da­le­ra de un par de me­ses atrás hoy ape­nas se re­cuer­da, y el ca­dá­ver po­lí­ti­co de en­ton­ces so­lo tie­ne que po­ner ca­ra de 'yo­no­fui' y aguan­tar un po­co el ti­rón, por­que el es­cán­da­lo que vie­ne a con­ti­nua­ción se­gu­ro que es más so­na­do pa­ra que se cum­pla, inexo­ra­ble, ese vie­jo re­frán de «otros ven­drán que bueno me ha­rán». Y eso es­ta­ría muy bien si el po­lí­ti­co en cues­tión fue­se víc­ti­ma de una in­jus­ti­cia o de una fal­sa acu­sa­ción. Pe­ro la so­bre­do­sis in­for­ma­ti­va re­di­me tan­to a cul­pa­bles co­mo a inocen­tes. Por­que otro de los efec­tos de la vo­rá­gi­ne es que, co­mo uno tie­ne una ca­pa­ci­dad li­mi­ta­da de asi­mi­lar su­ce­sos no­ti­cio­sos, al fi­nal to­do se tri­via­li­za o se de­va­lúa, ya na­da importa ni tie­ne

Ya na­da importa ni tie­ne cas­ti­go por­que, igual que en el tan­go 'Cam­ba­la­che': cual­quie­ra es un se­ñor, cual­quie­ra es un la­drón

cas­ti­go por­que, igual que en el tan­go Cam­ba­la­che: cual­quie­ra es un se­ñor, cual­quie­ra es un la­drón, mez­cla­dos con Sta­visky van don Bos­co y la Mig­non, don Chi­cho y Na­po­león… Así co­mo tam­bién ade­lan­tó el vi­sio­na­rio Dis­cé­po­lo in­clu­so an­tes de que se pro­du­je­ra es­ta so­bre­do­sis de es­cán­da­lo fa­ci­li­ta­da por la hi­per­in­for­ma­ción que nos in­fes­ta: vi­vi­mos 're­vol­caos' en tal me­ren­gue que hoy re­sul­ta que es lo mis­mo ser de­re­cho que trai­dor, ig­no­ran­te, sa­bio o cho­rro, ge­ne­ro­so o es­ta­fa­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.