SA­LI­MOS EN NO­CHE­BUE­NA

LOS LO­CA­LES TIE­NEN TO­DO LIS­TO PA­RA UNA FIESTA QUE VA A MÁS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: SAN­DRA FAGINAS, TA­NIA

a la en­tra­ña­ble ce­na fa­mi­liar. Ca­da vez son más los jó­ve­nes (y no tan­to) que pre­fie­ren la No­che­bue­na a Fin de Año co­mo la gran fiesta por­que “hay me­nos mo­go­llón”. Los lo­ca­les ya tie­nen to­do pre­pa­ra­do pa­ra una ten­den­cia que va a más.

Sien ple­na ce­na de No­che­bue­na em­pie­zas a no­tar una ex­tra­ña trans­for­ma­ción y el efec­to lu­ná­ti­co de no so­por­tar un ins­tan­te más esa con­ver­sa­ción con tu cu­ña­do, si te ves atra­pa­do un año más en el día de la mar­mo­ta, no su­fras: hay sa­li­da. Y la puer­ta te lle­va di­rec­ta­men­te a to­mar­te una co­pa con tus ami­gos. Eso que ha­ce unos años era im­pen­sa­ble, cuan­do te re­co­gías de ma­dru­ga­da en el co­che y mi­ra­bas de un la­do al otro y la úni­ca luz que veías des­de la ca­lle era las de los sa­lo­nes y las de los ár­bo­les de Na­vi­dad, ha cam­bia­do. La ten­den­cia es sa­lir sin ver­güen­za a in­te­rrum­pir un mo­men­to en­tra­ña­ble y a que tu en­torno de mi­re con ca­ra de “hoy es un día dis­tin­to”. “Al prin­ci­pio, cuan­do em­pe­cé a sa­lir, mis abue­los me tor­cían el mo­rro, me cos­tó con­ven­cer­los, pe­ro to­dos mis ami­gos que­da­ban al­re­de­dor de la una pa­ra to­mar al­go en los ba­res de por aquí”. Quien así se ma­ni­fies­ta es Noe­lia Mar­tí­nez, una de las jó­ve­nes de Vi­mian­zo que tie­nen por cos­tum­bre que­dar esa no­che. Co­mo ella, en Santiago un gru­po de ami­gas tam­bién que­dan des­de ha­ce unos años des­pués de ce­nar. Es una tra­di­ción que ha ido ga­nan­do adep­tos so­bre to­do por­que hay me­nos gen­te que en Fin de Año y el am­bien­te es al­go más ín­ti­mo, so­bre to­do si el gru­po lo for­man tus ami­gas. Es el ca­so de Lau­ra, Ele­na, Mery, Cris, Mary Cruz, Na­ti, Mi­riam, Chus, Iri­na, Ce­ci y Ana, que po­san en la ima­gen.

Las fies­tas na­vi­de­ñas no se­rán me­nos pa­ra es­te gru­po de chi­cas. Des­pués de ce­nar con sus res­pec­ti­vas fa­mi­lias se ves­ti­rán de ti­ros lar­gos y jun­tas sal­drán a to­mar­se unas co­pas pa­ra bai­lar, brin­dar y ce­le­brar es­te día tan es­pe­cial. Su pun­to de en­cuen­tro se­rá el mis­mo que el de to­do el año: Santiago de Com­pos­te­la. Re­co­rre­rán su tra­di­cio­nal ru­ta de ba­res y pubs por­que se­gún di­cen «la No­che­bue­na tam­bién hay que vi­vir­la en­tre ami­gas. Ce­na­re­mos en nues­tras ca­sas pe­ro des­pués es­ta­re­mos jun­tas. Las ami­gas son la familia que una es­co­ge por eso tam­bién que­re­mos es­tar jun­tas esa no­che».

UNA MODA IM­PLAN­TA­DA

Los lo­ca­les tam­bién se pre­pa­ran pa­ra la no­che del 24. A es­tas al­tu­ras ya tie­nen to­do lis­to pa­ra re­ci­bir a sus clien­tes en No­che­bue­na. La de­co­ra­ción y el am­bien­te tam­bién. Abri­rán sus puer­tas pa­sa­da la una de la ma­dru­ga­da pa­ra re­ci­bir co­mo co­rres­pon­de a sus clien­tes. Los pro­pie­ta­rios son cons­cien­tes de que ca­da vez sa­le más gen­te a ce­le­brar es­ta fe­cha. «Eso de que No­che­bue­na es pa­ra que­dar­se en ca­sa ya es un mi­to. Aho­ra ca­da vez más gen­te se va de fiesta. Ha­ce años lo nor­mal era to­mar­se un vino an­tes de ce­nar pe­ro aho­ra es­tá de moda to­mar­se al­go an­tes y des­pués de la ce­na», ex­pli­can los due­ños

de los lo­ca­les de mar­cha. Los pubs y dis­co­te­cas ya tie­nen su lo­cal am­bien­ta­do y acon­di­cio­na­do. «El he­cho de que la gen­te se ani­me ca­da vez más a sa­lir el día 24 ha­ce que la no­che de fin de año pier­da cier­to fue­lle. Aho­ra sa­le tan­ta gen­te en No­che­bue­na co­mo No­che­vie­ja y se arre­glan mu­cho pa­ra sa­lir».

De­bi­do a que ca­da vez la afluen­cia de gen­te es ma­yor en la no­che del 24, los pro­pie­ta­rios de los es­ta­ble­ci­mien­tos ya tie­nen to­do pre­pa­ra­do.

CON VI­LLAN­CI­COS

“La gen­te sa­le más aho­ra que ha­ce unos años”, cuen­ta Luis Jar­que, de La Ur­ba­na, en A Co­ru­ña. En es­te bar de la pla­za de José Se­llier so­na­rá el «All I want for Ch­rist­mas is you» de Ma­riah Ca­rey (y otros vi­llan­ci­cos) la no­che del 24. «Se­rá un gui­ño a la Na­vi­dad y ha­brá más du­ran­te la fiesta, pe­ro más o me­nos man­ten­dre­mos nues­tro es­ti­lo, con mú­si­ca electrónica», ex­pli­ca Jar­que. La Ur­ba­na, co­mo mu­chos otros lo­ca­les de A Co­ru­ña, abri­rá sus puer­tas pa­ra que otros pro­lon­guen la No­che­bue­na más allá de las par­ti­das de tu­te y las nue­ces de Ca­li­for­nia. Por­que ese día hay tiem­po pa­ra to­do. Pa­ra es­tar con la familia y pa­ra re­en­con­trar­te con ami­gos.

La fiesta, abier­ta a to­do el mun­do, em­pie­za ya por la tar­de: «Mu­chos se reúnen pa­ra brin­dar, ca­si co­mo una tra­di­ción, y se que­dan más o me­nos has­ta las nue­ve. A al­guno in­clu­so lo tie­nes que echar pa­ra que se va­ya a ca­sa a ce­nar», bro­mea Luis. Unas ho­ri­tas pa­ra par­tir los cen­to­llos y mor­der el tu­rrón, y el per­so­nal de La Ur­ba­na vuel­ve al lo­cal pa­ra pre­pa­rar­lo to­do pa­ra la fiesta. No hay co­ti­llón, en su ca­so eso se de­ja pa­ra Fin de Año, pe­ro hay fiesta. «Los que sa­len se ha­cen fo­tos, se abra­zan…», cuen­ta Luis Jar­que. A par­tir de las dos de la ma­dru­ga­da el am­bien­te se ani­ma. «Mu­chos ce­nan pron­to con la familia y des­pués ba­jan por­que en ca­sa no es co­mo en Fin de Año, que los más ma­yo­res pue­den que­dar­se has­ta tar­de vien­do el es­pe­cial de No­che­vie­ja en la te­le. Par­te de la familia se acues­ta y otros ba­jan». Jar­que cuen­ta que el am­bien­te de No­che­bue­na en es­te lo­cal es un po­co más fa­mi­liar que otras no­ches. «Es más re­la­ja­da que la de Fin de Año». «La gen­te que vie­ne lo ha­ce co­mo una pro­lon­ga­ción de la fiesta de ca­sa. Hay mu­chas per­so­nas que vuel­ven por Na­vi­dad y que so­lo van a es­tar en A Co­ru­ña unos días así que les ape­te­ce ba­jar pa­ra re­en­con­trar­se con los ami­gos», ase­gu­ra el res­pon­sa­ble de es­te bar de co­pas. «Los que sa­len a lo me­jor son ami­gos que no se ven nun­ca y apro­ve­chan esa no­che co­mo una ex­cu­sa pa­ra jun­tar­se de for­ma es­pon­tá­nea, co­mo una es­pe­cie de co­lo­fón a las ce­nas de Na­vi­dad».

Pue­de pa­re­cer una no­che más, pe­ro no lo es. No hay pe­lu­que­ría ni tan­ta pur­pu­ri­na co­mo en Fin de Año, pe­ro pa­ra dis­fru­tar de No­che­bue­na tam­bién ha­ce fal­ta un buen look. «Es una no­che un po­co es­pe­cial, así que ba­ja­mos ves­ti­dos un po­co más arre­gla­dos. Y tam­bién te­ne­mos más ilu­sión, ¡es Na­vi­dad!», ex­pli­ca Mar­ta Te­lla­do, que sal­drá con su her­ma­na Nuria y sus ami­gos la no­che del 24. ¿El plan? Más o me­nos el de cual­quier otro fin de se­ma­na, es de­cir, pa­sár­se­lo muy muy bien.

Con esa mis­ma fi­lo­so­fía, en­tre tran­qui­la y en­tra­ña­ble, vi­ven es­ta no­che en Vi­mian­zo. Allí se ha pues­to de moda ba­jar a to­mar una co­pa en torno a la una de la ma­ña­na a los dis­tin­tos ba­res de la zo­na. No son pubs, sino las pro­pias ca­fe­te­rías que apro­ve­chan ese «lus­coe­fus­co» de los clien­tes ha­bi­tua­les pa­ra abrir sus puer­tas con el mis­mo pun­to aco­ge­dor que im­po­ne la no­che. «Aquí to­dos so­mos co­no­ci­dos, pri­me­ro so­le­mos to­mar los vi­nos an­tes de ce­nar, y des­pués, vol­ve­mos a ver­nos sin el mo­go­llón de Fin de Año», cuen­ta Va­nes­sa Blan­co. Ella va­lo­ra de esa no­che el re­en­cuen­tro con gen­te a la que so­lo ve ese día, ese pun­to de ca­ri­ño ha­ce que las ho­ras dis­cu­rran con mú­si­ca de fon­do tran­qui­la, sin tan­to bai­lo­teo, pe­ro con la com­pa­ñía per­fec­ta. A su la­do, Noe­lia Mar­tí­nez se de­cla­ra fan de la No­che­bue­na «en­cán­ta­me, non hai tan­ta len­te­jue­la, pe­ro ves á xen­te ben ves­ti­da, máis tran­qui­la e coas mes­mas ga­nas de pa­sa­lo ben». Sus ami­gos es­co­gen el Bar Dial­ma pa­ra re­unir­se, es un clásico de Vi­mian­zo que des­de ha­ce dos años lle­va Mon­tse Bra­ño, quien no du­da en con­fir­mar que la No­che­bue­na va a más. Tan­to que ella el año pa­sa­do so­lo ce­rró el lo­cal pa­ra ce­nar, en­tre las diez y las do­ce, por­que la gen­te ese día quie­re fiesta... fue­ra. El gru­po de Noe­lia y Va­nes­sa ya se ha ins­ta­la­do en es­ta nue­va moda, pe­ro a al­guno le cos­tó con­ven­cer a la familia de es­te há­bi­to fes­ti­vo. «Por un la­do que­dan tran­qui­los por­que sa­ben que non co­lle­mos o co­che, non é un­ha noi­te de ex­ce­so, pe­ro por ou­tra... An­tes é que non se saía!». Y aho­ra hay quien pre­fie­re es­ta no­che a otras: «Yo nun­ca pon­go re­pa­ros en tra­ba­jar en Fin de Año, pe­ro No­che­bue­na no la cam­bio por na­da».

Es­ta no­che es de re­en­cuen­tro con ami­gos que no ves en to­do el año”

FO­TO: ÁLVARO BALLESTEROS

Pub Cho­co­la­te

SANTIAGO

ES­TA PAN­DI­LLA DE AMI­GAS VES­TI­RÁN SUS ME­JO­RES GA­LAS Y DES­PUÉS DE LA CE­NA DE NO­CHE­BUE­NA SAL­DRÁN A BAI­LAR

La Ur­ba­na

A CO­RU­ÑA

NO HAY CO­TI­LLÓN, PE­RO SÍ VI­LLAN­CI­COS Y EL ÁNI­MO PA­RA UNA NO­CHE QUE VA A MÁS

Bar Dial­ma

VI­MIAN­ZO

ES­TE LO­CAL SO­LO CIE­RRA EN NO­CHE­BUE­NA DE 10 A 12. ALLÍ LA FIESTA SE

REANU­DA DES­PUÉS DE CE­NAR

FO­TO: MAR­COS MÍ­GUEZ

FO­TO: ANA GAR­CÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.