¿Quién di­jo nie­ve?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - VIA JESIN - TEX­TO: MARÍA CO­BAS

Aqué voy a ir a Man­za­ne­da si no hay nie­ve y no pue­do es­quiar? O, lo que es peor. ¿A qué voy a ir si ni si­quie­ra me gus­ta es­quiar? Si creías que con esa pre­gun­ta ibas a ga­nar, sién­ta­te. Y ve apun­tan­do. Por­que la lis­ta es lar­ga. Y con ac­ti­vi­da­des pa­ra to­da la familia. Ya sé que bus­can­do «pe­ros» po­de­mos en­con­trár­se­los a to­do, aun­que ya te avi­so de que no voy a po­nér­te­lo fá­cil.

Di­rás que eres de mo­ver­te. ¿Qué tal ti­rar­te en una ti­ro­li­na gi­gan­te o ju­gar una par­ti­da de paint­ball en me­dio del bos­que? O di­rás que eres más de es­tar quie­to y re­la­jar­te. ¿Y si te vas una horita al spa y des­pués a que ten den un ma­sa­je con pie­dras ca­lien­tes? Ah, que tie­nes ni­ños. ¿Y les gus­ta­rá la lu­do­te­ca o pre­fe­ri­rán ir­se al bos­que a cons­truir una cabaña con ra­mas, ju­gan­do a ser un su­per­vi­vien­te? Que quie­res un plan pa­ra ha­cer al­go to­dos jun­tos, acep­to el re­to. ¿Qui­zás una ru­ta de sen­de­ris­mo pa­ra apro­ve­char las ho­ras de luz y des­pués una co­mi­da en el res­tau­ran­te, se­gui­da de ca­fé en la te­rra­za vien­do có­mo se lo pa­san los enanos en el par­que mul­ti­aven­tu­ra? Va­le, igual no te he con­ven­ci­do, pe­ro no di­rás que no te he da­do mu­chas res­pues­tas (y se­gu­ro que mu­chas ni si­quie­ra te las es­pe­ra­bas). Y eso que so­lo he re­cu­rri­do a al­gu­nas de las múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des que ofre­ce Man­za­ne­da. Por­que la es­ta­ción de es­quí es tam­bién un «re­sort de mon­ta­ña», co­mo le gus­ta de­cir al ge­ren­te de Oca No­va Man­za­ne­da, Gus­ta­vo Sa­mar­tín; aun­que es­ta se­gun­da par­te es mu­cho me­nos co­no­ci­da que la de ser la úni­ca es­ta­ción ga­lle­ga.

La idea de «re­sort» es la que busca ex­plo­tar la es­ta­ción pa­ra deses­ta­cio­na­li­zar la clien­te­la y atraer tu­ris­tas du­ran­te to­do el año. Y pa­ra ello se

La es­ta­ción es­tá apos­tan­do por am­pliar su ofer­ta co­mo re­sort de mon­ta­ña, con ac­ti­vi­da­des pa­ra to­da la familia que van mu­cho más allá de la prác­ti­ca del de­por­te blan­co (que tam­bién, cuan­do cai­gan las ne­va­das).

han idea­do ac­ti­vi­da­des nue­vas y, so­bre to­do, se le ha da­do un la­va­do de ca­ra a las que ha­bía. A las ac­ti­vi­da­des y a las ins­ta­la­cio­nes. Por ejem­plo, la an­ti­gua dis­co­te­ca se ha re­con­ver­ti­do en «loun­ge bar», per­mi­tien­do unir a la vi­da sa­na en las mon­ta­ñas unas co­pas an­tes de ir­se a dor­mir en un lo­cal mo­der­ni­za­do. Y to­do a unos me­tros de los apar­ta­men­tos, sin te­ner que preo­cu­par­se de co­ger el co­che (y so­plar). Pa­ra los pró­xi­mos me­ses la in­ten­ción es in­clu­so pro­gra­mar ac­tua­cio­nes en di­rec­to.

En la pis­ci­na de in­vierno —dis­po­ni­ble pa­ra aque­llos que quie­ran ha­cer­se unos lar­gos— se ha ha­bi­li­ta­do una zo­na de spa, con ja­cuz­zi in­clui­do, que tam­bién cuen­ta con zo­na de des­can­so y en la que es po­si­ble dis­fru­tar de va­rios tra­ta­mien­tos... Deses­tre­sar­se en la mon­ta­ña pa­re­ce mu­cho más fá­cil ba­jo las ma­nos del os­teó­pa­ta que te atien­de con una son­ri­sa pe­ren­ne. Y to­da­vía pue­de me­jo­rar con el pa­se por la sau­na, con vis­tas al ex­te­rior, en una ima­gen nór­di­ca en los días ne­va­dos, al es­tar ro­dea­da de bos­que. ¿Que to­da­vía quie­res más? En­fren­te es­tá el pa­be­llón, y en me­dio, el cam­po de fút­bol. No muy le­jos, el ro­có­dro­mo. Y a unos me­tros, el al­ma­cén don­de se re­co­gen los tra­jes pa­ra el paint­ball, cu­yas par­ti­das se dispu­tan en un cam­po mar­ca­do en me­dio del bos­que, don­de no fal­tan los fuer­tes —y has­ta un es­pa­cio pa­ra que los mi­ro­nes pue­dan dis­fru­tar sin es­tar al al­can­ce de las bo­las de pin­tu­ra—.

¿Y SI NIE­VA?

Pues a to­da la ofer­ta an­te­rior se une la po­si­bi­li­dad de es­quiar, ha­cer snow­board o ti­rar­se en tri­neo. Ade­más, pa­ra agi­li­zar las co­las que se pro­du­cen en los días de ma­yor ava­lan­cha, la es­ta­ción ya per­mi­te com­prar los for­faits por In­ter­net (co­mo mí­ni­mo el día an­tes de su­bir) y es­tu­dia po­ner en mar­cha el mis­mo ser­vi­cio de ca­ra al al­qui­ler de es­quís.

En la es­ta­ción di­cen es­tar lis­tos pa­ra la tem­po­ra­da de nie­ve. So­lo fal­ta que cai­ga y des­pués co­men­za­rán a pi­sar­la pa­ra po­der abrir las pis­tas. No hay nue­vas es­te año, pe­ro aún así, los ha­bi­tua­les se en­con­tra­rán no­ve­da­des, ya que se han ha­bi­li­ta­do pa­sos en­tre ellas, lo que per­mi­ti­rá va­riar los re­co­rri­dos y fa­ci­li­ta­rá pa­sar de unas a otras. ¿To­da­vía no te ape­te­ce su­bir a Man­za­ne­da?

1 RU­TAS EN QUAD.

El al­qui­ler pue­de tra­mi­tar­se en la pro­pia es­ta­ción, pa­ra des­pués re­co­rrer las in­me­dia­cio­nes.

SAU­NA .

La zo­na de spa in­clu­ye una sau­na con vis­tas al ex­te­rior, in­me­jo­ra­bles cuan­do nie­va.

RES­TAU­RAN­TE.

Ade­más de va­rias ca­fe­te­ría y au­to­ser­vi­cio, la es­ta­ción cuen­ta con res­tau­ran­te a la car­ta.

AL JA­CUZ­ZI.

En el ja­cuz­zi de la zo­na de spa ca­ben va­rias per­so­nas.

TI­RO­LI­NA.

La es­ta­ción cuen­ta con una ti­ro­li­na gi­gan­te, li­mi­ta­da a per­so­nas que pe­sen más de 40 ki­los.

PIS­CI­NA TER­MAL.

La pis­ci­na de­por­ti­va se mo­di­fi­có pa­ra in­cluir una zo­na de pis­ci­na ter­mal.

TRA­TA­MIEN­TOS.

Ma­sa­jes y tra­ta­mien­tos cor­po­ra­les es­tán dis­po­ni­bles en la zo­na de spa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.