La Na­vi­dad tie­ne te­li­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - CURIOSO - TEX­TO: YOLANDA GAR­CÍA

Tro­ci­to a tro­ci­to, se crean ador­nos de lo más es­pec­ta­cu­lar. Un “do it your­self” con el que tus in­vi­ta­dos ten­drá en­vi­dia en mo­do “on”.

Pa­ra los an­glo­sa­jo­nes, di­fe­ren­ciar pass­word y patch­work es­tá chu­pa­do. Pe­ro pa­ra los que en su vi­da no pa­sa­ron del “my tailor is rich”, el mé­to­do de in­glés sin es­fuer­zo du­ran­te años pa­ra los es­pa­ño­les, la co­sa no es pre­ci­sa­men­te co­ser y can­tar. El pri­me­ro sig­ni­fi­ca “con­tra­se­ña”, el se­gun­do “par­che”, aun­que es fá­cil con­fun­dir­se. El patch­work, una de las téc­ni­cas más an­ti­guas de cos­tu­ra, cau­sa fu­ror. Mu­chas ma­nua­li­da­des en­gan­chan, sí, pe­ro aho­ra que la Na­vi­dad ha­ce toc, toc, toc no veas las co­si­tas tan mo­nas que se pue­den ha­cer. Des­de ha­ce dos años, Eva Fer­nán­dez en­se­ña a un gru­po de mu­je­res con ga­nas de co­ger la agu­ja... co­se que te co­se, pie­za a pie­za, ca­fé por aquí, in­fu­sión por allá. Coin­ci­de que la gran ma­yo­ría han com­par­ti­do el mis­mo lu­gar de tra­ba­jo, la fá­bri­ca de ce­rá­mi­ca Sar­ga­de­los. To­da una vi­da allí.

DIEZ EN ORI­GI­NA­LI­DAD

“Pa­re­ce máis com­pli­ca­do do que real­men­te é”, se­ña­la la pro­fe­so­ra. En las crea­cio­nes na­vi­de­ñas, ade­más, se uti­li­za mu­cho el ro­jo y el ver­de, “que son co­res máis cha­ma­ti­vas”. La cla­ve, sub­ra­ya, es acer­tar con la com­bi­na­ción de las te­las. Ha­cen pa­pa­noe­les so­bre una ba­se de po­rex­pán, ca­len­da­rios de Ad­vien­to, bo­las pa­ra col­gar, ar­bo­li­tos muy cu­cos, la bo­ta pa­ra de­jar los re­ga­los en la chi­me­nea (¡y cui­da­do que no te la lle­ve Pa­pá Noel!), man­te­les, col­ga­do­res, cua­dros, co­ji­nes que son una de­li­cia tex­til... to­do acol­cha­di­to, co­mo de­be ser pa­ra un re­sul­ta­do de diez. “A mi­ña col­cha que­dou di­vi­na de la muer­te”, di­ce Pal­mi­ra sin ne­ce­si­dad de abue­la, que quie­re con­tar su his­to­ria de có­mo el patch­work se co­ló en su vi­da: “Eu pa­rei en Sar­ga­de­los. Na ca­sa era un inferno. Cha­mou­me Eva e em­pe­cei a co­ser. Col­chas, cu­bre­pés, man­te­is...” Lo­la re­afir­ma la par­te te­ra­péu­ti­ca: “O me­llor psi­có­lo­go que hai”. A El­vi­ra se le pa­sa “o tem­po voan­do” con es­ta ma­nua­li­dad que ge­ne­ra una adic­ción sa­na si se tie­ne pa­cien­cia y amor por co­ser.

Si al­go va mal, Eva man­da des­ha­cer y em­pe­zar. Una pie­za, aun­que ma­nual, pue­de ser per­fec­ta. El ma­te­rial “es ca­ro —di­ce— pe­ro po­des im­pro­vi­sar, re­ci­clar. Me­llor uti­li­zar teas de al­go­dón”. De he­cho, la his­to­ria de la téc­ni­ca di­ce que na­ció si­glos atrás de una cul­tu­ra de apro­ve­cha­mien­to. A las ma­nos de unas mu­je­res, co­mo es­tas, lle­ga­ron tro­zos de te­la que su­pie­ron re­ci­clar en to­da una be­lla ar­te­sa­nía.

Ma­nua­li­dad con can­dor

Eva Fer­nán­dez, en el cen­tro, quin­ta por la iz­quier­da, que im­par­te cla­ses en Cer­vo, ro­dea­da por bue­na par­te de sus alum­nas jun­to

a la la­rei­ra de O Al­ma­cén, mues­tra al­gu­nas de las ma­ra­vi­llas na­vi­de­ñas que ha­cen con te­las es­tam­pa­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.