Tie­nes un año pa­ra cum­plir tu de­seo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DE GENTE - TEX­TO: ANA ABELENDA, PA­TRI­CIA GAR­CÍA,

De­jar de fu­mar, ir al gim­na­sio, lan­zar­se en pa­ra­pen­te, ¡ra­par­se la bar­ba!, or­de­nar los ar­ma­rios o la vi­da en un ál­bum de fo­tos. Co­mien­za el año co­rrien­do ha­cia una me­ta. ¿La tu­ya cuál es?

Nohay co­sa más tí­pi­ca que em­pe­zar el año con un me­nú de bue­nos pro­pó­si­tos. ¿Y las uvas? Bueno, sí, a ve­ces nos dan las uvas pa­ra cum­plir­los, pe­ro ¿quién re­nun­cia a re­se­tear el dis­co de las gran­des in­ten­cio­nes que se han ido de­va­luan­do en el ro­da­je de los días, pa­ra pro­po­ner­se una me­ta en se­rio? Me­nos ri­sas, que hay bar­bas po­bla­das en jue­go. Mi­rad la de An­drés, un in­for­má­ti­co de 24 años dis­pues­to a per­der la su­ya en el 2016. ¿Per­der? Se­rá ga­nar. Pues sí, per­der el hir­su­to pelo pa­ra ga­nar un cam­bio de look que rom­pa con la ten­den­cia im­pe­ran­te, ya sa­béis, “bar­ba gran­de gus­te o es­pan­te”. “Les pa­só el mo­men­to de no­ve­dad y ya es­tán un po­co vis­tas”, di­ce es­te co­ru­ñés que da for­ma a la su­ya en Her­min’s y de­mues­tra te­ner memoria his­tó­ri­ca: “Cuan­do nos vea­mos den­tro de unos años va­mos a dar­nos la mis­ma im­pre­sión que cuan­do ve­mos las fo­tos de los 70”. Sí. To­dos nos reí­mos de aque­llos otros bar­bu­dos que nos mi­ran des­de fo­tos des­co­lo­ri­das con el or­gu­llo de una es­pe­cie en evo­lu­ción.

DE MA­DRES A HI­JAS

Pa­ra pre­sen­te en co­lor, la vi­da en imá­ge­nes que des­plie­ga pa­ra YES Ana José Gon­zá­lez. Me­xi­ca­na afin­ca­da en Santiago, Ana re­ve­la es­te pro­pó­si­to pa­ra el año nue­vo: tras­la­dar a fo­tos to­da su vi­da en Es­pa­ña. “Quie­ro ha­cer un ál­bum por ca­da año que lle­vo aquí, y ya van nue­ve!”, cuen­ta. Lle­gó a Ma­drid en el 2006 pa­ra ha­cer un más­ter. Iba a es­tar so­lo un año, pe­ro no re­gre­só. Aquí se enamo­ró, se ca­só y echó raí­ces for­man­do una familia. Un clásico de fo­to.

Ana tie­ne cien­tos de fo­tos guar­da­das en su or­de­na­dor, or­de­na­das en car­pe­tas, y otras tan­tas im­pre­sas en pa­pel. Re­cuer­dos de via­jes, de com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, bai­lan­do fla­men­co… Nue­ve años dan pa­ra mu­cho, ¡que nos qui­ten lo bai­lao! Ella cuen­ta que fue su ma­dre quien le en­se­ñó a or­de­nar las fo­tos de su vi­da. “Cuan­do era pe­que­ña —di­ce—, nos sen­ta­ba a mis dos her­ma­nas y a mí en el sa­lón y a ca­da una nos man­da­ba ha­cer un ál­bum con nues­tras fo­tos del año”. Los pa­dres de Ana su­man cer­ca de 100 li­bros de fo­tos: 37 por ca­da año de ca­sa­dos y 20 por ca­da hi­ja. “Siem­pre fue muy or­ga­ni­za­da y creo que he­re­dé esa cua­li­dad!”, son­ríe. Des­de que se mu­dó a Ga­li­cia re­co­no­ce que con­si­guió ter­mi­nar al­guno, co­mo el de la bo­da y el de la lu­na de miel, pe­ro aún que­da mu­cho por ha­cer. “Quie­ro ha­cer uno del pri­mer año de vi­da de mi hi­ja Ana”, re­ve­la. “Si me pon­go no tar­da­ré mu­cho en aca­bar­los. So­lo ne­ce­si­to con­se­guir do­ce ho­ras se­gui­das.” ¿Qué son 12 ho­ras en la vi­da de una ma­dre?, pre­gun­ta la iro­nía. “¡De es­te año no pa­sa!”, ase­gu­ra Ana. Así se le­van­ta una ad­mi­ra­ción. Cuán­to tra­ba­jo nos da el amor.

¿Te cor­ta­rías la bar­ba ya por la chi­ca de tu vi­da?, pre­gun­ta­mos a An­drés in­su­fla­dos de emo­ción. “No. Quie­ro que me acep­ten co­mo soy —ríe él, con la bo­ca es­col­ta­da, com­pues­to y sin no­via... to­da­vía—. Pe­ro sí me cor­ta­ría la bar­ba YA por un tra­ba­jo”. No se­rá ro­mán­ti­co, pe­ro sí muy pro­fe­sio­nal. ¿Qué otros pro­pó­si­tos tie­ne el chi­co de la bar­ba con los días con­ta­dos? ¿Or­de­nar el ar­ma­rio, por ejem­plo? “Pues fal­ta me ha­ría, la ver­dad...”. ¿Te­ner un hi­jo? “¡Pri­me­ro de­ja que en­cuen­tre con quién!”, se ríe. El ca­so es po­ner­se.

Po­ner­se a con­tar es lo que ha­rá Gael Ro­drí­guez con las uvas. Con­tar los días pa­ra ir­se de Es­pa­ña. Tie­ne 29 años pe­ro ha­ce unos cuan­tos que sue­ña con co­ger un avión. ¿Des­tino? Lon­dres. Es­te es el pro­pó­si­to de es­te jo­ven de Vi­go: ir­se en Se­ma­na San­ta a la City pa­ra vi­vir allí dos o tres años. Es­ta­dos Uni­dos tam­bién en­tra en sus pla­nes más a largo pla­zo. Li­cen­cia­do en Már­ke­ting, de­ci­dió es­tu­diar en Ma­drid. “Pien­so que pa­ra al­can­zar el éxi­to ten­go que ir­me”, ase­gu­ra. Pe­ro Gael sa­be bien a lo que va. “Al lle­gar y has­ta que do­mi­ne el idio­ma tra­ba­ja­ré en al­go re­la­cio­na­do con el sec­tor ser­vi­cios”. Eso sí, se mar­cha con ex­pe­rien­cia, por­que es­te chi­co hi­zo de to­do. Fue com­mu­nity ma­na­ger en una es­cue­la de ne­go­cios, téc­ni­co de már­ke­ting en una ca­de­na de per­fu­me­rías y co­la­bo­ra­dor en un mu­seo de ar­te con­tem­po­rá­neo. Aho­ra es em­plea­do de ban­ca, pe­ro sa­be que su sue­ño es­tá le­jos, ¿o no?: “Mi me­ta es ser di­rec­tor creativo de una firma de moda”. De ahí ese otro sue­ño de vo­lar a Nue­va York, “el

epi­cen­tro”, le lla­ma. ¿Que si tie­ne mie­do a ir­se? “Qué va, so­lo de lle­gar y no en­con­trar tra­ba­jo”.

UNA MU­JER EN MAR­CHA

Tie­ne se­sen­ta años pe­ro ya qui­sie­ran ver­se así al­gu­nas de cua­ren­ta. Lu­cía Teo­do­ra de Je­sús (Bra­sil, 1955), li­cen­cia­da en Ma­gis­te­rio, vi­vió en su país has­ta el 1994, cuan­do cru­zó el char­co pa­ra ve­nir­se a vi­vir a Lu­go. En Bra­sil te­nía car­né de con­du­cir, pe­ro no lo ho­mo­lo­gó cuan­do se asen­tó en Es­pa­ña. El de aquí se pa­re­ce en na­da al per­mi­so bra­si­le­ño, por eso tu­vo que em­pe­zar de nue­vo pe­se a su edad, que en ver­dad va por den­tro y de­pen­de de las ga­nas que nos mue­van a ha­cer co­sas. Per­se­guir una me­ta si es en co­che pue­de acor­tar el ca­mino.

Va­mos al pun­to de par­ti­da. Lu­cía de­ci­dió apun­tar­se a la au­toes­cue­la por la si­tua­ción de ca­sa. Vi­ve con su ma­ri­do y con su hi­jo en una cén­tri­ca ca­lle de Lu­go y aun­que los dos tie­nen car­né de con­du­cir su es­po­so tie­ne 70 años y pro­ble­mas de co­ra­zón. «Ha­ce fal­ta que to­dos ten­ga­mos el car­né de con­du­cir por lo que pue­da pa­sar», di­ce, con­si­de­ran­do que su hi­jo tra­ba­ja.

Mu­chas ve­ces, ella y su ma­ri­do sa­len a com­prar a los gran­des al­ma­ce­nes, fue­ra de la ciu­dad, y otras ve­ces ha­cen via­jes. «Va­mos con fre­cuen­cia por va­rias pro­vin­cias de Es­pa­ña. Es bueno que los dos ten­ga­mos el per­mi­so pa­ra tur­nar­nos y po­der guiar los dos el co­che».

¿Al­gún te­mor a po­ner­se al vo­lan­te? Nin­guno pa­ra quien se de­fi­ne co­mo una per­so­na muy ac­ti­va a la que no le im­po­nen las di­fi­cul­ta­des. To­das las ma­ña­nas acu­de a la Au­toes­cue­la Be­ce­rreá pa­ra ha­cer los test y es­tu­diar. Es­ta con­duc­to­ra no­vel con sus años de ex­pe­rien­cia vi­tal jue­ga con una gran ven­ta­ja. Tie­ne en ca­sa un Seat Ibi­za que se­rá el que co­ja na­da más con­tar con per­mi­so de con­du­cir. Con ese em­pe­ño y sus ga­nas es muy pro­ba­ble que su pro­pó­si­to se ven­ga arri­ba y se cum­pla a los 60.

Unos se van y otros sue­ñan con que­dar­se a vi­vir aquí. Co­mo Die­go Bo­la­ños que a sus 26 años y con cin­co ca­fés dia­rios en­ci­ma es ca­paz de re­mo­ver­se co­mo na­die. Na­ció en El Sal­va­dor, pe­ro la in­quie­tud lo lle­vó a Hon­du­ras don­de es­tu­dió y en Ita­lia se es­pe­cia­li­zó pa­ra dar­le el me­jor gus­to a sus pa­dres y hoy va ca­mino de con­ver­tir­se en uno de los me­jo­res ca­ta­do­res de ca­fé. La vi­da se la be­be a sor­bos pe­ro tie­ne un sue­ño gran­de: “Quie­ro que­dar­me en Ga­li­cia y cum­plir to­das mis me­tas a ni­vel pro­fe­sio­nal”. Él, que son­ríe pa­ra dar­le el me­jor sen­ti­do a una Na­vi­dad que vi­ve muy le­jos de los su­yos, se con­for­ma con la hu­mil­dad de quie­nes sa­ben que ade­más de un la­do ma­lo hay otro peor.

“Lo que ten­go cla­ro es que no vol­ve­ría a vi­vir en mi país”. Die­go echa la vis­ta atrás y pien­sa en que en El Sal­va­dor ha de­ja­do a un so­brino que ape­nas ha co­no­ci­do, a su her­mano y a sus pa­dres, pe­ro no tie­ne cla­ro su ca­mino. “Ya de­jé de ex­tra­ñar la co­mi­da de mi país, me en­can­ta el pul­po, la cer­ve­za de aquí y aun­que soy del Ma­drid, me en­can­ta ir a ver el Dé­por”. Por­que Die­go ya es­tá afin­ca­do en A Co­ru­ña, una ciu­dad de la que ha­bla con to­da la ilu­sión: “Ca­da vez que les man­do fo­tos a mis ami­gos y a mi familia se que­dan sor­pren­di­dos de lo bo­ni­ta que es. A mí me gus­tan mu­cho las ciu­da­des pe­que­ñas en las que te pue­das mo­ver fá­cil­men­te”. ¿Y so­mos tan di­fe­ren­tes vis­tos des­de el otro mun­do? “¡Qué va! Al fi­nal la gen­te se pa­re­ce mu­cho, yo me sien­to muy fe­liz y muy bien aco­gi­do, sé que es­toy le­jos, pe­ro ten­go por de­lan­te el me­jor fu­tu­ro.

EL GRAN SUE­ÑO DEL HOM­BRE

Si a Javier Sánchez Díaz (Ba­rrei­ros, 1978) le di­cen eso de “Javier, es­tás en las nu­bes” o “Javier, tie­nes pá­ja­ros en la ca­be­za” no le pa­re­ce mal. Al con­tra­rio. Es su ilu­sión. Su de­seo del 2016. Lo di­ce con los pies en la tie­rra y mi­ran­do al cie­lo. Ca­da vez que ve a los que prac­ti­can pa­ra­pen­te al­zar el vue­lo des­de O Co­ma­do fa­vo­re­ci­dos por el nordés se le cae, li­te­ral­men­te, la ba­ba. Y el año pró­xi­mo él se­rá uno de ellos, sí o sí. Quie­re es­tre­nar­se en una pa­sión en su vi­da, en ge­ne­ral por la ae­ro­náu­ti­ca, coin­ci­dien­do que lo ha­rá co­mo pa­dre. La pa­ter­ni­dad... que la fuer­za le acom­pa­ñe. El Club de Pa­ra­pen­te de Fe­rrol, al que per­te­ne­ce un ve­cino, a lo me­jor no le en­se­ña a cam­biar pa­ña­les pe­ro sí a vo­la­re... uoo ooohh. “Te­ño subido con eles ao Co­ma­do, dúas ve­ces es­ti­ven alí arri­ba, e dé­ron­me a tar­xe­ta pa­ra ma­tri­cu­lar­me. Os den­tes lon­gos pon­mos sem­pre o ve­ci­ño e to­dos os do clu­be”, di­ce. Ya que for­mar­se co­mo pi­lo­to “eco­nó­mi­ca­men­te é im­po­si­ble”, por lo me­nos un pa­ra­pen­te le da­rá “alas”. Y de es­ta, va. “O ano pa­sa­do ía­me apun­tar pe­ro ti­ña un tra­ba­llo que non me dei­xa­ba tem­po li­bre, ata que ato­pei un que si xa mo dei­xa máis”, se­ña­la con­fia­do. Y si el pe­que, ade­más, es de esos que duer­men y co­men, duer­men y co­men, no se di­ga más. Javier... ¡a co­mer­se el cie­lo!

RUM­BO A LOS MA­RES DE SUR

No ha­rá 20.000 le­guas de via­je sub­ma­rino, pe­ro Mar­cos Váz­quez quie­re co­no­cer el fon­do del mar... en Oki­na­wa.

Via­jó por pri­me­ra vez a Ja­pón ha­ce diez años y al­guien le ha­bló de es­ta is­la. ¿El pa­raí­so? Aguas cristalinas, are­na blan­ca… Y mu­cho sub­ma­ri­nis­mo. Des­de en­ton­ces el sue­ño de Mar­cos es bu­cear en la cos­ta de la is­la Is­hi­ga­ki, una de las cien­tos que con­for­man el ar­chi­pié­la­go de Oki­na­wa, en el mar de Chi­na Orien­tal. Y el 2016 va a ser su mo­men­to. “Es la pri­me­ra vez que voy a ha­cer sub­ma­ri­nis­mo y quie­ro ha­cer­lo en Oki­na­wa”. Su plan es ir en ju­nio. Pa­sar unos días en To­kio y des­pués lan­zar­se a la aven­tu­ra. “Es una de las cu­nas del sub­ma­ri­nis­mo, la ba­rre­ra de co­ral, de 30 ki­ló­me­tros, es la más gran­de de Ja­pón”.

Es­te fo­tó­gra­fo (su nom­bre de gue­rra es Mjoll­nirp­ho­to2) cuen­ta que la is­la es­tá lle­na de es­cue­las pa­ra prac­ti­car es­ta ac­ti­vi­dad de­por­ti­va. “Por el cli­ma, es una de las zo­nas más lon­ge­vas del mun­do y mu­chos ja­po­ne­ses se mu­dan allí cuan­do se ju­bi­lan”. Pa­ra vi­vir eso que lla­man un re­ti­ro do­ra­do. Ade­más, es el úni­co si­tio en el que se pue­de ex­traer per­la ne­gra, esa jo­ya de los ma­res del sur.

Se­rá la pri­me­ra vez que es­te co­ru­ñés se su­mer­ja ves­ti­do de bu­zo y con la bom­bo­na a la es­pal­da, pe­ro no tie­ne mie­do: “No creo que sea muy di­fí­cil”. Ade­más, se cu­ra­rá en sa­lud: “Lo ha­ré con un mo­ni­tor”. A es­te ni­vel, el idio­ma no se­rá una ba­rre­ra: Mar­cos se de­fien­de bien en ja­po­nés. “Ade­más en Oki­na­wa, por las ba­ses ame­ri­ca­nas, se ha­bla mu­cho in­glés”, ad­mi­te. Se lle­va­rá su GoP­ro pa­ra in­mor­ta­li­zar el fon­do sub­ma­rino ni­pón. Sus te­so­ros los ve­re­mos a la vuel­ta.

FO­TO: ÁLVARO BALLESTEROS

HA­RÁ UN ÁL­BUM POR CA­DA AÑO QUE LLE­VA EN ES­PA­ÑA...

Ana José Gon­zá­lez

FO­TO: MAR­COS MÍ­GUEZ

Gael Ro­drí­guez

FO­TO: ÓSCAR VÁZ­QUEZ

“TEN­GO QUE IR­ME PA­RA AL­CAN­ZAR EL ÉXI­TO”

El pro­pó­si­to de es­te jo­ven de Vi­go es un des­tino: Lon­dres, don­de se irá a vi­vir dos o tres años

Lu­cía Teo­do­ra

«YO ME QUIE­RO SA­CAR EL CAR­NÉ DE CON­DU­CIR»

Die­go Bo­la­ños

FO­TO: PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

“MI DE­SEO ES QUE­DAR­ME A VI­VIR AQUÍ”

Es­te sal­va­do­re­ño de 26 años, ex­per­to en ca­tar ca­fés, lle­va unos me­ses en Ga­li­cia

FO­TO: ÓSCAR CE­LA

Javier Sánchez Díaz

FO­TO: PE­PA LO­SA­DA

“A MI­ÑA ILU­SIÓN É SA­CAR A LI­CEN­ZA PA­RA PO­DER VOAR EN PA­RA­PEN­TE”

Di­ce es­te ba­rrei­ren­se, que de mo­men­to tie­ne los pies en el suelo.

Mar­cos Va´zquez

FO­TO: PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

“ES LA PRI­ME­RA VEZ QUE VOY A HA­CER SUB­MA­RI­NIS­MO”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.