ÁN­GE­LES CA­SO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DE GENTE - TEX­TO: ANA ABELENDA

EN­TRE­VIS­TA­MOS A LA ES­CRI­TO­RA Y PE­RIO­DIS­TA

Mu­chos la re­cor­da­rán co­mo ros­tro te­le­vi­si­vo en los ochen­ta. Pe­ro de­jó de ser rei­na ca­tó­di­ca pa­ra de­di­car­se a es­cri­bir. Án­ge­les Ca­so da la ca­ra por la cul­tu­ra y es­tá desatan­do pa­sio­nes con “To­do ese fue­go”: “Los gran­des sen­ti­mien­tos son siem­pre los mis­mos, per­ma­ne­cen a lo largo del tiem­po”.

Co­nu­na voz muy gra­ve, di­ce que lo que se es­cri­be a mano se que­da den­tro. Y eso que ella es “muy de or­de­na­dor”. “Me com­pré el pri­me­ro cuan­do aún no los ha­bía en la re­dac­ción de Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la”, cuen­ta es­te icono te­le­vi­si­vo de los ochen­ta que se ale­jó del fo­co pa­ra se­guir su vo­ca­ción. Pre­mio Pla­ne­ta 2009, Án­ge­les Ca­so ha que­ri­do es­cri­bir siem­pre. El más idea­lis­ta y so­ña­dor de los ad­ver­bios. Es­te es un amor que le vie­ne del pa­dre: “Un ser ex­tra­or­di­na­rio. Se em­pe­ñó en es­tar en el par­to cuan­do na­cí... ¡Y ha­blo del 59! Mi pa­dre le de­di­có mu­cho tiem­po a sus hi­jos, y a mi ma­dre le lle­va­ba el desa­yuno a la ca­ma to­dos los días”. ¿To­do es luz en la in­fan­cia?, pre­gun­ta­mos a quien de­cla­ró ha­ce me­ses que la ha­bían arrui­na­do. “De ni­ña re­cuer­do el mie­do a la os­cu­ri­dad. Ce­ná­ba­mos en la co­ci­na con mi pa­dre. Creo que pa­ra que su­pe­ra­se mi te­mor, me man­da­ba cru­zar el pa­si­llo e ir a por ta­ba­co a su des­pa­cho. Ese pa­si­llo era pa­ra mí un uni­ver­so”, re­ve­la alar­gan­do va­rios pa­sos la e.

–¿Mie­do a los fan­tas­mas?

– Mmm, no, no, bueno... o sí. En reali­dad es un mie­do a que te asal­te lo in­con­tro­la­ble, pe­ro he apren­di­do a con­vi­vir con él.

–El va­lor es una de las cua­li­da­des de las her­ma­nas Bron­të en “To­do ese fue­go”. ¿Có­mo pren­dió esa lla­ma?

–Las Bron­të son pa­ra mí un amor, un amor no tan le­jano. No las qui­se leer de ado­les­cen­te, qui­zá por la vi­sión que las ha­cía pa­re­cer ño­ñas o sen­ti­men­ta­lo­nas. Pe­ro lue­go me acer­qué a ellas y me pa­re­cie­ron asom­bro­sas. Ha­ce tres años vi­si­té la ca­sa [el an­ti­guo ho­gar de la familia en Haworth, don­de se am­bien­ta la no­ve­la] y me im­pre­sio­nó tan­to... El lu­gar, el pai­sa­je, ima­gi­nar­las allí. Me he acer­ca­do tan­to a ellas que son co­mo ami­gas.

–Las mues­tras co­ci­nan­do, plan­chan­do, es­cri­bien­do a es­con­di­das, re­pri­mien­do “to­do ese fue­go” in­te­rior que ti­tu­la el li­bro. ¿Fue tan du­ro co­mo pa­re­ce?

–Las Bron­të es­tán ro­dea­das de ne­gru­ra. Pe­ro se­gu­ro que mien­tras es­ta­ban en el pe­que­ño co­me­dor de la rec­to­ral de Haworth es­cri­bien­do sus no­ve­las eran fe­li­ces. Yo he que­ri­do re­crear pa­ra ellas ese mo­men­to de fe­li­ci­dad.

–¿Cuál ha si­do tu gran suer­te en la vi­da?

–La familia. Ha­ber na­ci­do en la familia en la que na­cí. Ha­ber te­ni­do un pa­dre ex­tra­or­di­na­rio. Era ca­te­drá­ti­co de Li­te­ra­tu­ra, pe­ro eso es lo de me­nos. Nos en­se­ñó a amar el ar­te, la na­tu­ra­le­za, la im­por­tan­cia de la éti­ca. No sé si ha­bría si­do es­cri­to­ra sin ha­ber­le te­ni­do a él.

–¿Man­da mu­cho la suer­te?

–Es cier­to que uno se cons­tru­ye su pro­pia vi­da, co­mo di­cen, pe­ro es in­ne­ga­ble que el azar in­flu­ye y mu­cho.

–¿Exis­ten los ca­pri­chos del des­tino?

–Me cues­ta de­cir­lo que el des­tino exis­te... no po­dría ar­gu­men­tar­lo.

–Eso de que las co­sas ocu­rren por al­gu­na ra­zón sue­na a gru­po de Fa­ce­book...

–Sí, sí, y no soy na­da da­da a lo eso­té­ri­co. Pe­ro a ve­ces he que­ri­do gi­rar a la de­re­cha y es cier­to que la vi­da se ha em­pe­ña­do en que si­guie­se de fren­te. A ve­ces, la vi­da es un ca­mión de gran to­ne­la­je que ca­si no pue­des con­du­cir.

–Te me­tes de lleno en lo que es­cri­bes.

–Siem­pre lo he he­cho. No soy una es­cri­to­ra de ac­ción. No me gus­ta la no­ve­la ne­gra. Me in­tere­san otros mis­te­rios. Lo que mue­ve a las per­so­nas. Los en­tre­si­jos del alma hu­ma­na.

–Lo bueno y lo ma­lo con­vi­ven en no­so­tros. ¿Es­ta­mos abo­ca­dos a li­diar con el pe­so de las som­bras?

– Sí, por­que el alma tie­ne zo­nas lu­mi­no­sas y otras os­cu­ras. Creo que es­cri­bir es una for­ma de acer­car­se a ellas, de tra­tar de en­ten­der­las.

–¿Es­cri­bes co­mo una mu­jer?

–De­fien­do el de­re­cho a es­cri­bir co­mo to­do eso que yo soy. Es­cri­bo no co­mo un es­cri­tor, sino co­mo una es­cri­to­ra. De ahí a que se me eti­que­te co­mo una es­cri­to­ra pa­ra mu­je­res... ¿Se di­ría al­go si­mi­lar de Pé­rez Re­ver­te, se di­ría que es un es­cri­tor mas­cu­lino que es­cri­be so­lo pa­ra hom­bres?

–¿No lo es?

–Bueno... si es así no se di­ce.

–¿Vul­ne­ra­ble a la crí­ti­ca?

–Sí, cla­ro, ¡es que la crí­ti­ca duele! En es­pe­cial cuan­do no te en­tien­den o te ma­lin­ter­pre­tan. Una vez leí en una crí­ti­ca so­bre uno de mis li­bros al­go de mis “es­car­ceos te­le­vi­si­vos” [largo si­len­cio]. ¿Se ha­bla­ría con esas pa­la­bras so­bre mi com­pa­ñe­ro Fernando Del­ga­do, por ejem­plo?

–¿Per­sis­te la de­sigual­dad?

–Evi­den­te­men­te no po­de­mos com­pa­rar­nos con las con­di­cio­nes en las que vi­vie­ron las Bron­të y las mu­je­res del si­glo XIX. En­ton­ces, te­nían que ele­gir en­tre ca­sar­se y des­apa­re­cer en la os­cu­ri­dad de lo do­més­ti­co o ser pro­fe­so­ras o ins­ti­tu­tri­ces. He­mos evo­lu­cio­na­do mu­chí­si­mo, pe­ro no al rit­mo que se de­be­ría. El pe­so de lo do­més­ti­co sue­le caer de lleno en la mu­jer. Ese ha­cer­se car­go de to­do, pa­se lo que pa­se...

–¿Qué te de­fi­ne?

–Soy mu­jer. Mi vi­sión del mun­do es la vi­sión de una mu­jer na­ci­da en Es­pa­ña, en Eu­ro­pa, en el mun­do oc­ci­den­tal, que en oca­sio­nes pien­sa y sien­te co­mo los hom­bres.

–Con “To­do ese fue­go” has le­van­ta­do pa­sio­nes. A mí me arra­só.

–¿Sí? Hay quie­nes di­cen que se han es­cri­to bio­gra­fías me­jo­res de las Bron­të o que en la no­ve­la no he in­ven­ta­do na­da. A mí me in­tere­sa lo que se lla­ma no­ve­la de no ficción. No es nue­vo, ya lo hi­zo al­guien co­mo Tols­tói con Gue­rra y paz.

–¿Qué te mue­ve a es­cri­bir?

– Si no lo hi­cie­se, me mo­ri­ría.

–¿Qué per­ma­ne­ce “as time goes bye”, co­mo di­ce esa can­ción?

– Los sen­ti­mien­tos ele­men­ta­les, los gran­des, son los mis­mos a lo largo del tiem­po. Hay co­sas que no se trans­for­man, aun­que sí lo ha­gan las ma­ne­ras... y la mo­ral. En oca­sio­nes, afor­tu­na­da­men­te.

FO­TO: CAR­LOS RUIZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.