Va­ca­cio­nes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ¡QUÉ CO SAS! - FER­NAN­DA TA­BA­RÉS DI­REC­TO­RA DE V TE­LE­VI­SIÓN

Si hay una sen­sa­ción aso­cia­da a la in­fan­cia esa es la de las va­ca­cio­nes eter­nas. Ho­ras in­fi­ni­tas en las que no pa­sa­ba na­da más que el tiem­po. Ha­bría que com­pa­de­cer­se de quie­nes no tu­vie­ron ese ti­po de ni­ñez, la de los ve­ra­nos con olor a sa­li­tre y so­ni­do de gri­llos. Si pu­dié­ra­mos rea­li­zar la tra­za­bi­li­dad de al­gu­nas vi­das qui­zás des­cu­bri­ría­mos que las ta­ras con las que se ma­ne­jan al­gu­nos adul­tos se sus­ten­tan en la au­sen­cia de va­ca­cio­nes, en ni­ñe­ces ato­si­ga­das a las que no se les da­ba un res­pi­ro.

Po­dría­mos pre­gun­tar­nos, por ejem­plo, qué adul­tos se­rán los ni­ños que hoy se amon­to­nan co­mo re­si­duos tó­xi­cos en los cam­pos de re­fu­gia­dos de Eu­ro­pa. Críos res­ca­ta­dos por sus pa­dres de la gue­rra y con­du­ci­dos de la mano ha­cia un pa­raí­so que no los quie­re. Mu­chos han na­ci­do en tien­das de cam­pa­ña in­sa­lu­bres; otros afron­tan un fu­tu­ro sin fu­tu­ro, una vi­da sin más pers­pec­ti­vas que per­ma­ne­cer vi­vos. Hay po­ca in­for­ma­ción so­bre esos ni­ños; so­bre los que lle­gan so­los a Eu­ro­pa; so­bre los que son ase­si­na­dos; so­bre los seis mil que in­di­can las oe­ne­gés que han des­apa­re­ci­do, que se han es­fu­ma­do sin que na­die los re­cla­me. Me pre­gun­to qué ti­po de adul­tos se­rán los que so­bre­vi­van. Qué ha­rán con su ra­bia. Y con­tra quién la con­du­ci­rán. Con­tra quién dis­pa­ra­rán su dig­ni­dad tras ha­ber si­do tra­ta­dos co­mo ma­te­rial de de­rri­bo. Se pue­de va­ti­ci­nar que en vein­te años Eu­ro­pa po­dría en­con­trar­se con una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes do­lien­tes dis­pues­tos a co­brar­se tan­ta ig­no­mi­nia ins­ti­tu­cio­nal. Y en­ton­ces el sis­te­ma se per­sig­na­rá y se pre­gun­ta­rá, con el ci­nis­mo ha­bi­tual, por qué tan­tos chi­cos des­pre­cian la tie­rra que los aco­gió...

Mien­tras to­dos esos ni­ños van cre­cien­do, a po­cos ki­ló­me­tros ha­bla­mos de cuá­les se­rían las va­ca­cio­nes idea­les. En Can­ta­bria han mo­di­fi­ca­do el ca­len­da­rio pa­ra pa­rar una se­ma­na ca­da dos me­ses, re­du­cir el ve­rano, ade­lan­tar el ini­cio del cur­so y re­tra­sar su fi­nal. To­do el sis­te­ma edu­ca­ti­vo es­tá es­tos días en cues­tión y al­gu­nos con­si­de­ran que la me­jor ma­ne­ra de cam­biar­lo es re­ven­tan­do nues­tra gran se­ña de iden­ti­dad: el eterno ve­rano, esos tres me­ses de sus­pen­sión ins­ti­tu­cio­nal que ade­más de a los ni­ños com­pe­te a los pro­fe­sio­na­les más en­vi­dia­dos de la tie­rra cuan­do ju­lio se apro­xi­ma: los pro­fe­so­res.

Las va­ca­cio­nes es­tán tan in­crus­ta­das en lo que so­mos que es uno de los asun­tos que más ex­tra­ñe­za an­tro­po­ló­gi­ca pro­vo­ca cuan­do se co­no­cen sis­te­mas di­fe­ren­tes. En fe­bre­ro, el Go­bierno ja­po­nés de­ci­dió obli­gar a los ciu­da­da­nos a dis­fru­tar por de­cre­to de al me­nos cin­co días de sus va­ca­cio­nes pa­ga­das. Preo­cu­pa­do por las con­se­cuen­cias fí­si­cas y men­ta­les de una de­di­ca­ción la­bo­ral ca­si pa­to­ló­gi­ca, el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo de­tec­tó en una en­cues­ta que de los 18,5 días de des­can­so que los ja­po­ne­ses tie­nen ca­da año so­lo dis­fru­ta­ban de la mi­tad.

No ha­ce fal­ta ir­se a una cul­tu­ra orien­tal. En Es­ta­dos Uni­dos, re­fe­ren­te cul­tu­ral de Eu­ro­pa pa­ra tan­tas co­sas, has­ta un cuar­to de los tra­ba­ja­do­res del sec­tor pri­va­do no tie­ne va­ca­cio­nes pa­ga­das. Lo ha­bi­tual es que las em­pre­sas con­ce­dan en­tre cin­co y quin­ce días li­bres re­mu­ne­ra­dos. Su­ce­de en vir­tud de una cul­tu­ra del tra­ba­jo opues­ta a la nues­tra y sus­ten­ta­da en una re­li­quia nor­ma­ti­va del año 1938 que con­si­de­ra las va­ca­cio­nes pa­ga­das un be­ne­fi­cio y no un de­re­cho.

Así que ni ja­po­ne­ses ni ame­ri­ca­nos han si­do ins­trui­dos en esa cul­tu­ra. Y eso im­pri­me ca­rác­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.