¿Cuán­tas ve­ces he pen­sa­do qué ha­go aquí si quie­ro sa­lir co­rrien­do?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - RESPONDE - TEX­TO: VIR­GI­NIA MA­DRID

Se de­cla­ra re­bel­de, tes­ta­ru­da y muy exi­gen­te. Ade­más «soy muy ex­tre­ma, cam­bio de áni­mo», con­fie­sa. La he­mos vis­to en «Bus­can­do el nor­te», «La que se ave­ci­na» y en la po­pu­lar «Vel­vet», pe­ro es­tá desean­do ha­cer de una ma­la ma­lí­si­ma

«Si­tu­vie­ra que emi­grar, co­mo en la se­rie Bus­can­do el nor­te, me mar­cha­ría a un país en el que no hi­cie­ra ni mu­cho frío ni en el que el cie­lo es­tu­vie­se siem­pre gris, co­mo en Ber­lín don­de gra­ba­mos la pri­me­ra tem­po­ra­da, por­que sé que no lo aguan­ta­ría. Pro­ba­ble­men­te, me iría a Es­ta­dos Uni­dos o a al­gún país de La­ti­noa­mé­ri­ca», ase­gu­ra Sil­via (Sa­la­man­ca 1989). En­ton­ces, ¿ya con­tro­la­rás el ale­mán no? «¡Ja, ja, ja! Ya qui­sie­ra yo. Ha­blo cua­tro pa­la­bras. Los tex­tos en ale­mán los apren­día­mos con un coach y a ba­se de re­pe­tir y re­pe­tir con­se­gui­mos que sa­lie­ra de­cen­te­men­te», apun­ta. Pa­si­to a pa­si­to y con mu­cho es­fuer­zo y de­di­ca­ción, se ha ido co­lan­do en nues­tras ca­sas con su par­ti­ci­pa­ción en las se­ries más po­pu­la­res de la te­le­vi­sión des­de La que se ave­ci­na, Sin Iden­ti­dad has­ta más re­cien­te­men­te la exi­to­sa Vel­vet.

—¿Es­tá Sil­via bus­can­do el nor­te? Y ¿lo has en­con­tra­do?

—¡Ja, ja, ja! La ver­dad es que no ten­go in­ten­ción de en­con­trar­lo. Vi­vo al día sin ob­se­sio­nar­me por lle­gar a un pun­to en con­cre­to. Ade­más, ¿cuál es mi nor­te?

—¿En al­gún mo­men­to te has te­ni­do que pa­rar por­que es­ta­bas per­di­da?

—Sí, mu­chas ve­ces. Mi im­pul­si­vi­dad por un la­do y mi ra­cio­na­li­dad por otro me han lle­va­do a es­tar en más de una oca­sión en ese ti­po de si­tua­cio­nes en las que uno mi­ra a su al­re­de­dor y se di­ce en voz ba­ji­ta: «Pe­ro Sil­via, ¿se pue­de sa­ber qué estás ha­cien­do aquí, si en reali­dad te gus­ta­ría sa­lir co­rrien­do?»

—¿Por qué te hi­cis­te ac­triz?

—Des­de ni­ña siem­pre he si­do muy ar­tís­ti­ca. Me gus­ta­ba ju­gar a ac­tuar, por­que me di­ver­tía mu­cho. Y a me­di­da que fui ha­cién­do­me ma­yor, la idea de probar eso de la in­ter­pre­ta­ción y ver có­mo me sen­tía, fue cua­jan­do en mi ca­be­za. Pe­ro la ver­dad, nun­ca ha­bría di­cho que hoy se­ría ac­triz.

—¿Có­mo se to­ma­ron en ca­sa que qui­sie­ras de­di­car­te a la in­ter­pre­ta­ción?

—La no­ti­cia les ca­yó co­mo una bom­ba, no les hi­zo mu­cha gra­cia. Ima­gí­na­te a mis pa­dres pen­san­do: «Mi ni­ña en ese am­bien­te de ar­tis­tas». Es­tu­dié dos años Pe­rio­dis­mo, no me vi y lo de­jé. Mi fa­mi­lia pen­sa­ba que eso de ser ac­triz eran pá­ja­ros que te­nía yo en la ca­be­za. Con los años se han da­do cuen­ta de que esos pá­ja­ros dan fru­tos y ya han cam­bia­do de opi­nión y es­tán con­ten­tos.

—En bus­ca de una opor­tu­ni­dad aban­do­nas­te tu Sa­la­man­ca na­tal con die­ci­sie­te años y te vi­nis­te a Ma­drid. ¿Fue­ron du­ros aque­llos pri­me­ros me­ses?

—¡Qué va! A los tres días ya me ha­bía he­cho a mi nue­va ciu­dad. Vi­ne a una re­si­den­cia de es­tu­dian­tes y fue una ex­pe­rien­cia fan­tás­ti­ca y co­mo ade­más te­nía tan­tas ga­nas de probar suer­te en la in­ter­pre­ta­ción, pues no me re­sul­tó di­fí­cil adap­tar­me.

—Fue en­ton­ces, cuan­do te to­co ini­ciar­te en el fas­ci­nan­te mun­do de los cas­tings ¿ver­dad?

—¡Ja, ja, ja! Eso es. Yo es­ta­ba es­tu­dian­do en la RESAD (Real Es­cue­la Su­pe­rior de Ar­te Dra­má­ti­co) y de vez en cuan­do me pre­sen­ta­ba a al­gu­na prue­ba. Sin em­bar­go, aun­que te pre­pa­res fenomenal, nun­ca sa­bes có­mo va a sa­lir­te, por­que in­flu­yen tan­tos fac­to­res. El cas­ting es qui­zá una de las si­tua­cio­nes más di­fí­ci­les y an­ti­na­tu­ra­les a las que se en­fren­ta un ac­tor, por­que to­do es for­za­do. Me ha pa­sa­do que he he­cho prue­bas de las que he sa­li­do con­ten­ta y sin em­bar­go no sa­lió na­da; y en cam­bio he he­cho otras prue­bas de las que sa­lí di­cien­do fa­tal, ho­rri­ble y me han co­gi­do. Nun­ca se sa­be.

—Lo más di­ver­ti­do de ser ac­triz es…

—La po­si­bi­li­dad de vi­vir otras vi­das. Yo me abu­rro mu­cho de mí mis­ma y ju­gar a ser otra per­so­na con otras vi­ven­cias es muy en­ri­que­ce­dor, por­que apren­des mu­cho. Po­ner­te en la piel de otras per­so­nas te ayu­da a cam­biar la pers­pec­ti­va de las co­sas y com­pren­des si­tua­cio­nes que de otra for­ma no en­ten­de­rías.

—Y ¿qué es lo que me­nos te gus­ta de tu pro­fe­sión?

—Qui­zá que en oca­sio­nes te con­vier­tes en un pro­duc­to co­mer­cial y aun­que lo en­tien­do, re­co­noz­co que no lo ges­tiono del to­do bien.

—Cuan­do echas la vis­ta atrás y ana­li­zas el mo­men­to en el que te en­cuen­tras hoy, ¿qué se te pa­sa por la ca­be­za?

—Aho­ra me doy cuen­ta de que to­dos los pa­sos que he ido dan­do en mi ca­rre­ra tie­nen sen­ti­do, aun­que en su mo­men­to, pen­sa­ra que qui­zá no me iban a lle­var a nin­gún la­do. Ade­más, du­ran­te los úl­ti­mos años he apren­di­do y he cam­bia­do mu­cho tan­to a ni­vel pro­fe­sio­nal co­mo en lo per­so­nal. Hoy, re­la­ti­vi­zo to­do más, pro­cu­ro no to­mar­me las co­sas tan en se­rio e in­ten­to no con­tro­lar tan­to. Ade­más, me sien­to más relajada y he apren­di­do a dis­fru­tar de los mo­men­tos po­si­ti­vos con más se­re­ni­dad.

—¿Tie­nes mu­chas ga­nas de...?

—Ha­cer una ma­la ma­lí­si­ma, un per­so­na­je de esos que pro­du­ce mu­cho re­cha­zo en el es­pec­ta­dor. Una mu­jer re­tor­ci­da y ma­quia­vé­li­ca, por­que es un re­gis­tro nue­vo y su­pon­dría un re­to pa­ra mí.

—¿Có­mo des­co­nec­tas de los días de gra­ba­ción?

—Me en­can­ta es­ca­par­me por la sie­rra de Ma­drid y dar un lar­go pa­seo, pe­ro tam­bién yen­do al ci­ne, le­yen­do tran­qui­la­men­te en ca­sa o vien­do al­gún ca­pí­tu­lo de las se­ries Ba­tes Mo­tel o El Mi­nis­te­rio del Tiem­po.

—Un con­se­jo de esos que no se ol­vi­dan.

—Que es ne­ce­sa­rio apren­der a de­cir no. Es al­go que me cues­ta un mon­tón, pe­ro úl­ti­ma­men­te es­toy me­jo­ran­do mu­cho. Los cam­bios cues­tan. Pa­si­to a pa­si­to.

—¿Ha­cia dón­de ca­mi­nas hoy?

—Quie­ro se­guir cre­cien­do co­mo ac­triz. Pa­ra ello con­ti­nuo con mi for­ma­ción to­man­do cla­ses de voz e in­ter­pre­ta­ción, por­que en oca­sio­nes los tra­ba­jos sur­gen de un día pa­ra otro y hay que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra lan­zar­se a la pis­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.