Los ni­ños hoy pi­den la ca­mi­se­ta de su ído­lo, an­tes que­rían un ba­lón”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - RESPONDE - TEX­TO: AN­TÓN BRUQUETAS

Val­dano re­fle­xio­na en su úl­ti­mo li­bro so­bre la trans­for­ma­ción que ha su­fri­do el fút­bol en los úl­ti­mos años, cuan­do ha pa­sa­do a con­ver­tir­se en un ne­go­cio glo­bal y se ha apar­ta­do li­ge­ra­men­te de la esen­cia del jue­go más po­pu­lar del pla­ne­ta

Una­char­la con Jor­ge Val­dano (San­ta Fe, Ar­gen­ti­na, 1955) es un com­pen­dio so­bre el fút­bol y la vi­da. Re­fle­xio­nes a cá­ma­ra len­ta, ca­ta­li­za­das por ese acento sua­ve, em­bau­ca­dor y dul­ce que es par­te de su esen­cia, de sus raí­ces. Es, en cier­to mo­do, un via­je ins­tan­tá­neo al otro la­do del Atlán­ti­co. Pre­sen­ta li­bro. Fút­bol: El jue­go in­fi­ni­to (Co­nec­ta), don­de abor­da có­mo es­te de­por­te se ha ido trans­for­man­do en un ne­go­cio glo­bal, en un fe­nó­meno de ma­sas. Con lo bueno y lo ma­lo que re­pre­sen­ta el sal­to des­de la inocen­cia del jue­go más po­pu­lar del pla­ne­ta a las fac­tu­ra­cio­nes mul­ti­mi­llo­na­rias, a clu­bes y ju­ga­do­res con­ver­ti­dos en má­qui­nas de ha­cer di­ne­ro.

—¿Tie­nen al­go de po­si­ti­vo es­tos cam­bios que se es­tán pro­du­cien­do en el fút­bol?

—La in­ter­na­cio­na­li­za­ción mis­ma. Los hé­roes que ge­ne­ra ya son glo­ba­les, lle­gan a to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta. El fe­nó­meno se pro­pa­ga y cier­ta­men­te ayu­da a que lo co­noz­ca más gen­te.

—¿De ahí lo de que se ha con­ver­ti­do en un jue­go in­fi­ni­to?

—Por eso, pe­ro tam­bién por la fa­ci­li­dad que tie­ne pa­ra re­no­var ilu­sio­nes, mie­dos, in­tere­ses... lo ha­ce ca­si a dia­rio... y por la for­ma en la que se sube a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, a las nue­vas tec­no­lo­gías. No tie­ne lí­mi­tes. Yo que soy un po­co pri­mi­ti­vo en es­te sen­ti­do me sor­pren­do con la na­tu­ra­li­dad que el fút­bol lo­gra en­ca­ra­mar­se a ca­da so­por­te pa­ra con­ver­tir­se en no­ti­cia.

—¿Qué es lo que me­nos te gus­ta de es­tos nue­vos tiem­pos?

—Que se ha des­po­pu­la­ri­za­do. El fút­bol co­men­zó sien­do un jue­go de po­bres y aho­ra se ha con­ver­ti­do en al­go eli­tis­ta. Cuan­do uno ve la ce­re­mo­nia del Ba­lón de Oro es al­go os­ten­to­so. An­tes, al ga­na­dor se lo da­ban en el cam­po, en me­dio de un par­ti­do y aca­ba­ba en ma­nos de un uti­lle­ro. Aho­ra es im­pen­sa­ble. Ha­ce po­cas se­ma­nas es­tu­ve en Ca­tar y no ten­go nin­gu­na du­da de que van a or­ga­ni­zar un gran Mun­dial, pe­ro se­rá lu­jo­so, ex­tra­va­gan­te, re­ple­to de ho­te­les de cin­co es­tre­llas... y no va a re­sul­tar ba­ra­to.

—¿Có­mo era cuan­do tú em­pe­za­bas?

—La fuer­za del jue­go pri­ma­ba por en­ci­ma de la del ído­lo. Los ni­ños hoy pi­den que les com­pren la ca­mi­se­ta de su ído­lo, an­tes que­ría­mos que nos com­pra­sen un ba­lón. No veo na­da ma­lo en que quie­ran la ca­mi­se­ta, pe­ro pa­ra apren­der a ju­gar se ne­ce­si­ta una pe­lo­ta.

—¿Por qué le re­co­men­da­rías a al­guien que su hi­jo apren­die­se a ju­gar al fút­bol?

—Bueno el fút­bol es un mun­do de exa­ge­ra­cio­nes, con­si­gue po­ner­le acento a to­do, a la gran­de­za y a la mi­se­ria. Pe­ro, si se apro­ve­cha bien, tie­ne una ca­pa­ci­dad edu­ca­ti­va enor­me. Por­que el fút­bol agran­da el uni­ver­so men­tal de cual­quier ni­ño, lo pre­dis­po­ne, co­mo jue­go que es, a re­ci­bir va­lo­res. Lo que de ver­dad me preo­cu­pa es ver có­mo en al­gu­nas es­cue­las en­se­ñan an­tes a los chi­cos a ga­nar que a ju­gar.

—En tu eta­pa co­mo di­rec­ti­vo del Real Ma­drid te to­có vi­vir de pri­me­ra mano có­mo el ne­go­cio se abría ca­mino en me­dio del de­por­te.

—Que cons­te que tam­po­co me sien­to es­pan­ta­do por es­ta de­ri­va co­mer­cial. Al fin y al ca­bo, el fút­bol no de­ja de ser par­te del mun­do en el que vi­vi­mos. Pe­ro sí, el Real Ma­drid fue de los pri­me­ros clu­bes que vio la ne­ce­si­dad de alar­gar el pa­so, por­que si que­ría man­te­ner su po­si­ción he­ge­mó­ni­ca sa­bía que te­nía que ge­ne­rar más in­gre­sos pa­ra com­pe­tir con equi­pos de otros paí­ses que re­ci­bían ese oxí­geno de gran­des for­tu­nas y que dis­po­nían de cien o dos­cien­tos mi­llo­nes pa­ra fi­char ca­da tem­po­ra­da. El Ba­rça y el Atlé­ti­co se fue­ron adap­tan­do a es­ta cir­cuns­tan­cia. Pe­ro en los pri­me­ros mo­men­tos, los que yo vi­ví en el Real Ma­drid, fue com­pli­ca­do que los ju­ga­do­res en­ten­die­sen es­tas cues­tio­nes.

—De he­cho, la pri­me­ra gi­ra asiá­ti­ca ter­mi­nó sien­do un des­con­trol.

—[Son­ríe] Has­ta tal pun­to que co­mo con­se­cuen­cia de aque­lla gi­ra Ro­nal­do [el de­lan­te­ro bra­si­le­ño] tu­vo un ni­ño. Y lue­go le pe­día al Real Ma­drid que se hi­cie­se car­go de él, por­que un club se­rio co­mo el Ma­drid no de­be­ría ha­ber per­mi­ti­do que se co­me­tie­sen esos des­ma­nes [vuel­ve a son­reír]... los ju­ga­do­res no com­pren­dían que hu­bie­se tan­tos ac­tos pro­mo­cio­na­les, que no se en­tre­na­se cuan­do to­ca­ba. Re­cuer­do ha­ber es­cu­cha­do que ha­ce po­co cuan­do el Ba­rça vi­si­tó Asia, Mes­si di­jo que se en­tre­na­ría cuan­do pu­die­sen. Por­que tan­to Mes­si co­mo Cris­tiano ya son cons­cien­tes de que esa gi­ra po­ten­cia su pro­pia ima­gen de mar­ca.

—¿Có­mo es la con­vi­ven­cia con hom­bres co­mo tú que vie­nen del fút­bol con hom­bres de la em­pre­sa que son di­ri­gen­tes de fút­bol?

—Ma­la. To­da­vía no es­tán ten­di­dos los puen­tes en­tre la in­dus­tria y el jue­go. No hay un len­gua­je co­mún. Son mun­dos dis­tin­tos y ha­ce fal­ta tiem­po pa­ra que se en­cuen­tren. Po­co a po­co, creo que se res­pe­ta­rán al­gu­nos prin­ci­pios del fút­bol y el fút­bol ter­mi­na­rá de adap­tar­se al nue­vo es­ce­na­rio.

—¿Có­mo ves el re­cien­te do­mi­nio del fút­bol es­pa­ñol?

—Creo que tie­ne su ori­gen dé­ca­das atrás. La Ma­sía se ha lle­va­do to­dos los lau­re­les, pe­ro to­dos los equi­pos de pri­me­ra y se­gun­da di­vi­sión tra­ba­jan la can­te­ra con un mi­mo ex­cep­cio­nal a ni­vel téc­ni­co. Es cu­rio­so que jus­to cuan­do Es­pa­ña ha cre­ci­do a ba­se de buen fút­bol en Su­da­mé­ri­ca ha de­caí­do el amor por la pe­lo­ta.

—Tu Te­ne­ri­fe es­tá en­tre los pre­cur­so­res del ma­ni­do jue­go de to­que.

—La vir­tud que te­nía aquel equi­po es que de­fen­di­mos la idea de que con buen jue­go tam­bién se po­día lu­char por la sal­va­ción.

—Re­co­mién­da­nos al­gún li­bro ade­más del tu­yo.

—De ficción, di­ría Cien años de so­le­dad, de Gar­cía Már­quez. Fue una ven­ta­na ha­cia otros mun­dos y eso siem­pre es gra­ti­fi­can­te. Y de de­por­tes... Hé­roes de nues­tro tiem­po, de San­tia­go Se­gu­ro­la. Im­pres­cin­di­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.