No soy un icono, soy hu­ma­na y par­te de un círcu­lo”

A sus 82 años si­gue igual de ac­ti­va que siem­pre qui­zás por­que «pen­sar que eres in­mor­tal no ayu­da a or­ga­ni­zar­se bien». Con­si­de­ra­da un sím­bo­lo del fe­mi­nis­mo en su país, Es­ta­dos Uni­dos, así co­mo una lu­cha­do­ra in­can­sa­ble de los de­re­chos de la mu­jer, con­fie­sa:

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - RESPONDE - TEX­TO: RITA ÁL­VA­REZ DE TUDELA

Fe­mi­nis­ta, pe­rio­dis­ta y ac­ti­vis­ta so­cial, la lu­cha de Gloria Stei­nem (Ohio, 1934) co­men­zó en los se­sen­ta co­mo por­ta­voz del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta. Aho­ra, seis dé­ca­das des­pués, pre­sen­ta su li­bro de me­mo­rias My Li­fe on the Road y va­rios do­cu­men­ta­les pa­ra lu­char con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro. To­do ello sin ol­vi­dar su in­can­sa­ble ba­ta­lla en fa­vor del con­trol de la na­ta­li­dad, pa­ra con­se­guir la igual­dad de sa­la­rios, la me­jo­ra de los de­re­chos ci­vi­les y la jus­ti­cia so­cial.

—Re­cien­te­men­te ha pu­bli­ca­do su li­bro de me­mo­rias, ¿qué ba­lan­ce ha­ce de «My Li­fe on the Road»?

—Siem­pre es di­fí­cil pa­ra un es­cri­tor li­diar con la pro­mo­ción, pe­ro es­toy in­ten­tan­do ha­cer­lo atrac­ti­vo pa­ra los lec­to­res. Es un via­je muy per­so­nal so­bre mi vi­da y es­pe­ro que ayu­de a otras per­so­nas.

— En su li­bro no apa­re­cen mu­chos hom­bres, pe­ro sí co­mien­za con un ca­pí­tu­lo de­di­ca­do a su pa­dre…

—To­do ese pri­mer ca­pí­tu­lo fue una sor­pre­sa pa­ra mí mis­ma y pa­ra el edi­tor. Al fi­nal, soy hi­ja de mi pa­dre. Te re­be­las con­tra la in­fan­cia y de re­pen­te te das cuen­ta de que la es­tás vol­vien­do a vi­vir.

—Aho­ra, re­cién cum­pli­dos los 82 y us­ted no pa­ra…

—Sí, he ve­ni­do dos ve­ces a Lon­dres en po­cas se­ma­nas, pa­ra pro­mo­cio­nar el li­bro y tam­bién pa­ra la ex­po­si­ción de la fo­tó­gra­fa An­nie Lei­bo­vitz, don­de hay uno de los re­tra­tos que me hi­zo. Pe­ro tam­bién pue­do de­cir que pen­sar que eres in­mor­tal no te ayu­da a or­ga­ni­zar­te bien, pon­gá­mos­lo de esa ma­ne­ra.

—¿En qué otros pro­yec­tos es­tá tra­ba­jan­do ac­tual­men­te?

—Aca­bo de pre­sen­tar una se­rie de ví­deos lla­ma­dos Mu­jer con el ca­nal VI­CE so­bre la vio­len­cia de gé­ne­ro en va­rios paí­ses del mun­do. Se pue­de en­con­trar en to­das par­tes, en mi país es es­pe­cial­men­te alar­man­te la vio­len­cia do­més­ti­ca. En Asia es­tá más uni­do a la pre­fe- ren­cia his­tó­ri­ca por el hom­bre fren­te a la mu­jer, pe­ro hay mu­chas for­mas en las que pue­de en­con­trar­se. Más que la po­bre­za, los re­cur­sos na­tu­ra­les, la re­li­gión o el gra­do de la de­mo­cra­cia, la vio­len­cia con­tra las mu­je­res es el pre­dic­tor más fia­ble pa­ra sa­ber si una na­ción es vio­len­ta o si va a usar la vio­len­cia con­tra otro país.

—¿Có­mo de­ci­dió en qué con­cen­trar­se pa­ra los ocho epi­so­dios?

—Te­nía­mos cla­ro que que­ría­mos in­cluir to­dos los con­ti­nen­tes. No que­ría­mos ha­cer que pa­rez­ca co­mo si los pro­ble­mas de vio­len­cia se li­mi­tan a una par­te del mun­do. Nos fi­ja­mos en lo que era más pre­va­len­te o im­por­tan­te pa­ra los mo­vi­mien­tos de las mu­je­res en ese país.

—¿Qué cree que se ne­ce­si­ta pa­ra ata­jar el pro­ble­ma de la vio­len­cia de gé­ne­ro?

—De­be­ría ser tra­ta­do de for­ma muy di­fe­ren­te y no sim­ple­men­te tra­tar de bus­car una so­lu­ción tem­po­ral. La cues­tión bá­si­ca ra­di­ca en la su­pe­rio­ri­dad del hom­bre en la so­cie­dad, que se man­tie­ne a día de hoy, pe­ro que no siem­pre ha si­do así a lo lar­go de la his­to­ria. Se de­be­ría ha­cer una cam­pa­ña po­lí­ti­ca si­mi­lar en mu­chos paí­ses, pa­ra con­se­guir la igual­dad.

—Pe­ro si es­cu­cha­mos el men­sa­je de Trump pa­re­ce que es­ta­mos a años luz de lo­grar­lo….

—Su men­sa­je re­tó­ri­ca­men­te apo­ya la vio­len­cia y el ra­cis­mo. Yo no creo que mu­cha gen­te va­ya a vo­tar­lo, sin em­bar­go ha­ce una ape­la­ción po­pu­lis­ta, es una mar­ca. Las per­so­nas lo co­no­cen por la te­le­vi­sión y hay bas­tan­te des­con­ten­to con la enor­me de­sigual­dad de in­gre­sos. Es­pe­ro que fi­nal­men­te vo­ten a Hi­lary Clin­ton, es la otra ca­ra de la mo­ne­da, te­ne­mos que vo­tar­la. La igual­dad del pa­sa­do pue­de lo­grar­se en el fu­tu­ro y po­de­mos con­se­guir­lo.

— Lle­va más de seis dé­ca­das de lu­cha con­tra el fe­mi­nis­mo, ¿qué cam­bios ha vi­vi­do?

—Aho­ra sa­be­mos, pro­fun­da y ma­yo­ri­ta­ria­men­te, que los vie­jos sis­te­mas dis­cri­mi­na­to­rios eran una lo­cu­ra, y que no es­ta­mos lo­cos. Aho­ra sa­be­mos que el ra­cis­mo no es real y que fue in­ven­ta­do, que es cruel y que se pue­de de­te­ner. Sa­be­mos que el se­xis­mo no es inevi­ta­ble. Es so­lo so­bre el con­trol de la re­pro­duc­ción y, por tan­to, pa­ra el con­trol a las mu­je­res. Si te­ne­mos la li­ber­tad pa­ra re­pro­du­cir­nos, que es la ca­pa­ci­dad de de­ci­dir por no­so­tras mis­mas so­bre cuán­do te­ner hi­jos y si te­ner hi­jos y lo que su­ce­de a nues­tro cuer­po, es­to pue­de ser re­ver­ti­do. Creo que el en­ten­di­mien­to no es inevi­ta­ble. Eso es cru­cial.

— Mu­chos la ven a us­ted co­mo un icono, ¿sien­te mu­cha pre­sión por ha­cer­lo bien?

—Yo ha­go es­te tra­ba­jo por­que lo he­re­dé de otras mu­je­res. No soy un icono, soy hu­ma­na y par­te de un círcu­lo. Tra­to de usar so­lo mi nom­bre y no mi nom­bre com­ple­to por­que de al­gu­na ma­ne­ra sue­na más ami­ga­ble. No me pre­sen­to a fo­to­gra­fías o pro­gra­mas de te­le­vi­sión o char­las si to­dos los po­nen­tes son blan­cos. A ve­ces las per­so­nas me di­cen que las mu­je­res so­mos nues­tros peo­res enemi­gos, pe­ro siem­pre les di­go: ‘No, no lo so­mos’. In­clu­so si qui­sié­ra­mos ser, no te­ne­mos el po­der de ser. Las co­sas es­tán me­jor aho­ra, creo, por­que hay mu­cho más en­ten­di­mien­to de que es­ta­mos fren­te a un pro­ble­ma co­lec­ti­vo y de que no es un pro­ble­ma in­di­vi­dual.

—¿Qué le­ga­do cree que de­ja­rá?

—No pue­do juz­gar si he mar­ca­do una gran di­fe­ren­cia por­que no sé lo que hu­bie­ra si­do del mun­do sin mí. Pe­ro sí sien­to una in­men­sa sa­tis­fac­ción cuan­do al­guien me ve por la ca­lle y se me acer­ca di­cien­do que hu­bo al­go que hi­ce o al­go que he es­cri­to que les ayu­dó. Eso sig­ni­fi­ca mu­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.