La pa­sión in­mor­tal de Bur­ton y Tay­lor

VUEL­VE EL MI­TO Han pa­sa­do más de cua­ren­ta años des­de su se­gun­do di­vor­cio, aun­que la su­ya si­gue sien­do la his­to­ria de amor más le­gen­da­ria y tur­bu­len­ta de la his­to­ria del ci­ne. ¿Pe­ro có­mo fue el lar­go epí­lo­go de aque­lla pa­sión? Una nue­va pe­lí­cu­la nos lo cue

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DE CINE - TEX­TO: ANTÍA DÍAZ LEAL

Un adic­to sa­be de lo que ha­bla cuan­do ha­bla de drogas. No im­por­ta de qué ti­po sean, la vía por la que se ad­mi­nis­tren o los efec­tos que pro­vo­que. Hay drogas fí­si­cas, tan­gi­bles, me­di­bles. Hay otras im­po­si­bles de ver o de pe­sar, o de echar en un va­so. Y de va­sos sa­bía mu­cho Ri­chard Bur­ton. Él, que se ha­bía be­bi­do has­ta el agua de los flo­re­ros, le es­pe­ta a Eli­za­beth Tay­lor que eso es su re­la­ción: una dro­ga. La conversación no es real, pe­ro po­dría ser­lo. For­ma par­te de los diá­lo­gos áci­dos y du­ros, a ve­ces (po­cas) tier­nos, de Bur­ton

y Tay­lor, una mi­ni­se­rie de la BBC que aca­ba de ate­rri­zar en Es­pa­ña, vía Fil­min, tres años des­pués de su es­treno en Gran Bre­ta­ña. Las con­ver­sa­cio­nes son fic­ción, sí, pe­ro lo real es la úl­ti­ma oca­sión en la que los dos ac­to­res tra­ba­ja­ron jun­tos. El es­ce­na­rio, Broad­way. La obra, Vi­das pri­va­das de Noël Co­ward. Lo que ellos nun­ca ha­bían te­ni­do, sal­pi­ca­dos por aque­llo que Bur­ton lla­ma­ba le scan­da­le, las crí­ti­cas del Va­ti­cano, los ma­tri­mo­nios ro­tos, las bron­cas, el al­cohol, los dia­man­tes del ta­ma­ño de pe­lo­tas de pim­pón, y esa be­lle­za sal­va­je de los dos, vis­ta a tra­vés del fil­tro im­pla­ca­ble del tiem­po y de lo que ya no tie­ne re­me­dio. Dos enor­mes fi­gu­ras en el oca­so de su ca­rre­ra, él unos me­ses an-

tes de su muer­te, ella re­cién cum­pli­do el me­dio si­glo y en­gan­cha­da a una bo­te­lla y a las pas­ti­llas. He­le­na Bon­ham Car­ter se me­te de lleno en la piel de una mu­jer es­con­di­da tras su do­ble fi­la de pes­ta­ñas, su adic­ción, el pa­so del tiem­po y la in­ca­pa­ci­dad pa­ra aban­do­nar a su ya dos ve­ces ex­ma­ri­do. Frá­gil, apa­ren­te­men­te frí­vo­la, irri­tan­te. Él es Do­mi­nic West, a me­dio ca­mino en­tre las ga­nas de caer de nue­vo en to­das sus drogas, y las de huir de to­do lo pa­sa­do pa­ra re­fu­giar­se en su úl­ti­ma mu­jer y en los bra- zos de Sha­kes­pea­re. Pa­ra es­cép­ti­cos so­bre Bon­ham Car­ter re­con­ver­ti­da en Liz Tay­lor, las cin­co no­mi­na­cio­nes a me­jor ac­triz (de los Glo­bos de Oro a los Emmy, pa­san­do por los Baf­ta, los Sa­te­lli­te y los Screen Ac­tors Guild Awards), y so­bre to­do la enor­me ca­pa­ci­dad de me­ter en un cuer­po tan pe­que­ño, al mis­mo tiem­po, la fuer­za arro­lla­do­ra de Tay­lor y su in­men­sa fra­gi­li­dad. Ca­paz de mon­tar las me­jo­res es­ce­nas en pú­bli­co y en pri­va­do, y de mos­trar­se a pun­to del de­rri­bo so­la en su ca­me­rino, sin pe­lu­ca ni dia- man­tes. Esa Tay­lor des­co­no­ci­da, so­la. Y esa otra Tay­lor que sos­pe­cha­mos di­ver­ti­dí­si­ma. Fren­te a ella, o tra­tan­do de es­ca­par de esa es­pe­cie de atrac­ción fa­tal, Do­mi­nic West cons­tru­ye un Ri­chard Bur­ton in­ca­paz de vol­ver a su­bir­se al cir­co que fue su vi­da con ella, ob­se­sio­na­do con un Rey Lear que nun­ca lle­gó a po­ner en es­ce­na, lu­chan­do con­tra to­dos sus fan­tas­mas. Bur­ton no sa­be qué ha­ce allí, pe­ro allí es­tá. Rién­do­se del mi­to de su pro­pia voz, «el equi­va­len­te tea­tral a un pe­ne gran­de. Pe­ro eso no quie- re de­cir que seas un buen aman­te», iro­ni­za. En me­dio de aque­lla gi­ra por Es­ta­dos Uni­dos, él se ca­só en Las Ve­gas con quien se­ría su úl­ti­ma mu­jer, Sally. La mis­ma que re­cor­da­ría des­pués que Tay­lor y Bur­ton es­tu­vie­ron enamo­ra­dos, sí, pe­ro se di­vor­cia­ron dos ve­ces. Aun­que na­da ha con­se­gui­do des­mi­ti­fi­car aque­lla his­to­ria de amor que tan­tos ríos de tin­ta hi­zo co­rrer, de esos que tan­to gus­tan en Holly­wood: es­can­da­lo­so, se­xual, vio­len­to, adic­ti­vo. Her­mo­so y sal­va­je, co­mo sus pro­ta­go­nis­tas.

To­do en ellos fue ex­tre­mo: la pa­sión, las adic­cio­nes, las jo­yas. Siem­pre al fi­lo del desas­tre, siem­pre uni­dos a pe­sar de los di­vor­cios.

He­le­na Bon­ham Car­ter y Do­mi­nic West se me­ten en la piel de los dos ac­to­res en el oca­so de sus ca­rre­ras, du­ran­te su úl­ti­ma gi­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.