In­ten­to pa­sar des­aper­ci­bi­da lo má­xi­mo po­si­ble”

Ha­bla al­to y cla­ro, lla­ma a las co­sas por su nom­bre y reivin­di­ca la cul­tu­ra fren­te al fri­kis­mo y la ig­no­ran­cia en su nue­vo es­pec­tácu­lo. La ca­na­ria no se re­sis­te a un buen vino y ase­gu­ra que al que no cam­bia le es­pe­ra la muer­te. Ca­si na­da.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ÚLTIMA - TEX­TO: VIR­GI­NIA MA­DRID

1 Tu obra tea­tral se ti­tu­la « Mi Lu­cha » , ¿ con­tra qué em­pren­des una cru­za­da?

Es una lu­cha con­mi­go mis­ma. Son tre­ce mo­nó­lo­gos en los que ha­blo del mo­men­to que es­ta­mos vi­vien­do y de lo de­nos­ta­da que es­tá la cul­tu­ra. So­lo nos in­tere­sa la vi­da ín­ti­ma de los de­más y ya no lee­mos. Se pre­mia el gri­to, la des­ca­li­fi­ca­ción y al ig­no­ran­te. Cuan­to más ig­no­ran­te eres, más di­ne­ro ga­nas y más lu­gar te dan en el mun­do en­te­ro.

2 Te veo muy reivin­di­ca­ti­va y sin pe­los en la len­gua.

Pues sí. Es lo que me sal­va­guar­da de la bes­tia­li­dad y de la ig­no­ran­cia. Con es­te nue­vo es­pec­tácu­lo ha­go una crí­ti­ca fe­roz al fri­kis­mo que nos ro­dea.

3 ¿Qué otros fren­tes con­si­de­ras que hay que ata­car con ar­ti­lle­ría pe­sa­da?

Sin lu­gar a du­das, la vio­len­cia ma­chis­ta. Es una ver­güen­za que to­das las se­ma­nas ma­ten a una mu­jer en es­te país. Es fun­da­men­tal que to­dos edu­que­mos a los ni­ños en el res­pe­to a la mu­jer y en la igual­dad. Vi­vi­mos ro­dea­dos de ma­chis­mo y así es­ta­mos.

4 ¿ Eres muy lu­cha­do­ra?

Co­mo cual­quie­ra, no me gus­ta ir de víc­ti­ma.

5 Tu per­so­na­je de Es­te­la Rey­nolds en « La que se ave­ci­na » ha si­do muy po­pu­lar.

Sí, Es­te­la ha si­do un per­so­na­je que ha gus­ta­do mu­cho por su his­trio­nis­mo, pe­ro no me ha abier­to las puer­tas a nue­vos ro­les y pro­yec­tos. Ha­ce tres años que no tra­ba­jo en te­le­vi­sión. Por eso, yo me aga­rro a mi tea­tro. Si no hi­cie­ra tea­tro, me mo­ri­ría de ham­bre.

6 ¿A qué no te pue­des re­sis­tir?

A una ri­ca co­mi­da, un buen vino, una lec­tu­ra in­tere­san­te, pe­ro so­bre to­do a la vi­da.

7 ¿ Y qué no so­por­tas?

La fra­se «Es­pe­ro que nun­ca cam­bies» me po­ne ma­la. Es­pe­ro cam­biar to­dos los días, por­que al que no cam­bia le es­pe­ra la muer­te. El cam­bio es la esen­cia de la vi­da.

8 Cuan­do te ba­jas del es­ce­na­rio...

Soy bas­tan­te tí­mi­da e in­ten­to pa­sar des­aper­ci­bi­da lo má­xi­mo po­si­ble.

9

Un sue­ño.

Ha­cer una ca­rre­ra de in­ter­pre­ta­ción a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Aho­ra mis­mo, ten­go co­sas de ci­ne, pe­ro fue­ra de Es­pa­ña. Ten­go tres o cua­tro pro­yec­tos en Fran­cia, en Ita­lia. A ver si sa­len ade­lan­te, por­que aún no hay na­da fir­ma­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.