HO­TE­LES DE MA­TRÍ­CU­LA

LOS PA­RAÍ­SOS GA­LLE­GOS CON ME­JOR NO­TA EN LA RED

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: NOE­LIA SILVOSA

Sihay que ha­blar de ho­te­les de so­bre­sa­lien­te, to­ca pa­rar­se en Pon­te­ve­dra y, más con­cre­ta­men­te, en Meis. El No­va­vi­la Wi­ne De­sign Ho­tel es de esos que ro­zan la ma­trí­cu­la. Un 9,8 es la no­ta que le han da­do sus clien­tes en Boo­king, una no­ta que su pro­pie­ta­rio, Jo­sé Luis Vi­la­no­va, ex­pli­ca así: «El via­je­ro se mue­ve por ex­pe­rien­cias, y en nues­tro ho­tel le ofre­ce­mos una su­ma de ellas». Es­te pe­que­ño ho­tel des­tino con bo­de­ga pro­pia apor­ta, pa­ra em­pe­zar, una eno­ló­gi­ca. «Po­der pro­bar nues­tros vi­nos y de­gus­tar el al­ba­ri­ño y el espumoso que ha­ce­mos aquí es un pun­to ex­tra. Y a ma­yo­res edi­ta­mos pro­duc­tos de vi­no­te­ra­pia», di­ce Vi­la­no­va, que ase­gu­ra que allí uno pue­de en­tre­gar­se ade­más a ac­ti­vi­da­des com­ple­men­ta­rias: «El clien­te pue­de dar­se una vuel­ta por las Rías Bai­xas pa­ra asis­tir a las ar­tes de pesca de la zo­na, ir a cla­ses de tai­chi, dar­se un ma­sa­je con acei­te de vi­no­te­ra­pia o ver có­mo se ma­ris­quea».

Ellos re­ser­van en aque­llas en las que el clien­te desee par­ti­ci­par, por­que fa­ci­li­tar su alo­ja­mien­to es una de las má­xi­mas. Por su­pues­to, ir­se de sen­de­ris­mo por al­gu­na de las ru­tas de Meis es otro de los atrac­ti­vos de la zo­na. «Al es­tar en el Ca­mino Por­tu­gués, a par­tir de ma­yo y de ca­ra al ve­rano vie­nen mu­chos ex­tran­je­ros», ex­pli­ca el due­ño. Y ya no ha­ble­mos de la pis­ci­na ex­te­rior que abren en cuan­to lle­ga el ca­lor. Otro de sus pun­tos fuer­tes es la de­co­ra­ción. De he­cho, ese es el ne­go­cio al que se de­di­ca­ba Vi­la­no­va an­tes de la aper­tu­ra del ho­tel en el 2009. «El ho­tel es real­men­te un show­room de lo que ha­ce­mos: interiorismo, alo­ja­mien­to y bo­de­ga. To­dos los mue­bles es­tán a la ven­ta y hay pie­zas ver­da­de­ra­men­te em­ble­má­ti­cas del di­se­ño de in­te­rio­res», ex­pli­ca. Por ven­der, a más de un clien­te le han ven­di­do has­ta el col­chón.

MÁ­XI­MO CON­FORT

Una vez den­tro de la ha­bi­ta­ción, lo que pri­ma es el con­fort. «Los col­cho­nes son de los me­jo­res y la ro­pa de ca­ma igual, de hi­lo y al­go­dón egip­cio. Ofre­ce­mos una car­ta de al­moha­das y la tem­pe­ra­tu­ra siem­pre es­tá en­tre los 20 y los 22 gra­dos. Tam­bién de­ja­mos unos de­ta­lli­tos, co­mo fru­ta fres­ca, cho­co­la­te, agua y ame­ni­tés de vi­no­te­ra­pia», di­ce el pro­pie­ta­rio, que des­ta­ca ade­más su desa­yuno-brunch: «Lo da­mos en­tre las nue­ve y las do­ce y me­dia de la ma­ña­na con pro­duc­tos fres­cos y eco­ló­gi­cos dul­ces y sa­la­dos. Si se to­ma tar­de ca­si no ha­ce fal­ta ni co­mer. Ade­más, po­ne­mos a dis­po­si­ción del clien­te una ce­na con la pro­pie­dad con de­gus­ta­ción de vi­nos». El pár­king gra­tui­to es otro de los ser­vi­cios del ho­tel, que tam­bién le en­tre­ga al vi­si­tan­te un mó­vil con los nú­me­ros del per­so­nal pa­ra rea­li­zar con­sul­tas des­de cual­quier par­te. Dor­mir en una de sus seis ha­bi­ta­cio­nes tie­ne un pre­cio de en­tre 175 y 200 eu­ros se­gún la épo­ca del año. Y los va­le.

Nues­tra pró­xi­ma pa­ra­da es de 9,9. A una dé­ci­ma del 10 se ha que­da­do Ca­sa de Car­men, en Cor­cu­bión.

UNA CA­SA CON HIS­TO­RIA Pre­ci­sa­men­te en el in­te­rior de es­ta ca­sa de 400 años de an­ti­güe­dad que la his­to­ria cuen­ta que per­te­ne­ció a un cor­sa­rio nos re­ci­be Ana Sen­dón, que apo­ya a su ma­ri­do, Jo­sé Ro­me­ro, en su pro­yec­to de hos­pe­da­je. Ella es la res­pon­sa­ble de su de­co­ra­ción, pe­ro qui­zás lo pri­me­ro que hay que de­cir de Ca­sa de Car­men es que no es un ho­tel, sino que es­tá ca­ta­lo­ga­da co­mo apar­ta­men­to tu­rís­ti­co y tie­ne so­lo una ha­bi­ta­ción.

«Real­men­te es co­mo una ca­sa de cam­po en me­dio del pue­blo», se­ña­la Ana, que aña­de que es una de las más an­ti­guas de Cor­cu­bión. De­co­rar­la fue un pla­cer. «Bus­ca­ba una fan­ta­sía, y creo que lo con­se­guí», ase­gu­ra la pro­pie­ta­ria, que di­ce que bus­ca­ba «un es­ti­lo fran­cés». Pa­ra eso em­pleó mue­bles res­tau­ra­dos, al­gu­nos in­clu­so cu­bier­tos de pan de oro. So­lo la re­for­ma as­cen­dió a los 120.000 eu­ros. Eso sí, me­re­ció la pe­na. Tan­to que es­tán ya pre­pa­rán­do­se pa­ra am­pliar el ne­go­cio con la aper­tu­ra de otra ca­sa cer­ca­na. «A ver có­mo lo ha­go pa­ra con­se­guir el mis­mo efec­to», in­di­ca. To­do em­pe­zó con la aper­tu­ra de la pen­sión rús­ti­ca A La­xe, en O Pin­do (Car­no­ta). ¿Por qué la de Ca­sa de Car­men tie­ne un 9, 9? «La de­co­ra­ción es bue­na, pe­ro no es­tá ahí to­do el mé­ri­to. Mi ma­ri­do re­ci­be a los clien­tes y les ofre­ce mu­cha in­for­ma­ción so­bre dón­de co­mer y qué vi­si­tar, dán­do­les una aten­ción muy per­so­na­li­za­da. Sin em­bar­go, mu­cha gen­te se que­da to­do el fin de se­ma­na y ca­si no sa­le», ex­pli­ca Ana, que se­ña­la que la ca­sa se al­qui­la ca­si to­dos los fi­nes de se­ma­na del año con un pre­cio de 100 eu­ros si se duerme una noche, 90 si se pa­san dos y 80 a par­tir de la ter­ce­ra. El per­fil ti­po de su clien­te­la son pa­re­jas so­las o con un hi­jo, y la ma­yor par­te ex­tran­je­ros que se que­dan una se­ma­na o dos pa­ra co­no­cer la Cos­ta da Mor­te. Cuan­do uno en­tra se da cuen­ta de por qué hay quien ape­nas sa­le de la ca­sa. Una sui­te con chi­me­nea y ba­ñe­ra con lu­ces de LED y efec­to llu­via for­man par­te de la ex­pli­ca­ción. Ca­si re­sul­ta cho­can­te po­ner un pie fue­ra.

Don­de no pa­sa eso es en la otra ca­sa de 9,9 en Boo­king: Ca­sa do Ba­tán, en Chavín (Vi­vei­ro). Cons­trui­da en el año 1800, es­ta ca­sa de al­dea es­tá ro­dea­da de ver­de y tie­ne una de­co­ra­ción muy sen­ci­lla y mi­ni­ma­lis­ta.

FI­LO­SO­FÍA «SLOW»

«Aquí se­gui­mos a fi­lo­so­fía slow», ex­pli­ca Luz Pe­na, que la ges­tio­na jun­to a su ma­ri­do, An­tón Váz­quez. Ellos tie­nen cla­ra su pro­pues­ta: «To­ca­mos o te­ma da sos­te­ni­bi­li­da­de, con pro­du­tos lo­cais e da zo­na e apos­tan­do po­lo qui­ló­me­tro ce­ro des­de a ho­nes­ti­da­de cos hós­pe­des, que son moi agra­de­ci­dos». Abier­ta des­de el 2004, dan mu­cha im­por­tan­cia a la ca­li­dad. «Te­mos ca­tro ha­bi­ta­cións do­bres con moi boa len­ce­ría e pri­ma­mos o des­can­so. Aín­da que non o so­mos fun­cio­na­mos co­mo o ho­tel, dis­po­ñi­bles as 24 ho­ras». Siem­pre cie­rran en­tre no­viem­bre y mar­zo, por lo que es­tán pla­nean­do la aper­tu­ra de es­ta tem­po­ra­da el pró­xi­mo fin de se­ma­na. Se­rá en­ton­ces cuan­do sus pri­me­ros hués­pe­des del año pue­dan dis­fru­tar de uno de los dos desa­yu­nos que ofre­cen. Por­que si hay al­go que des­ta­car más allá de sus ins­ta­la­cio­nes, es el buen dien­te. Y eso in­clu­ye em­pe­zar el día con cho­ri­zo de por­co cel­ta. «Da­mos o ser­vi­zo de al­mor­zo Bos Días, que es­tá in­cluí­do no pre­zo, e do Ba­ta­nei­ro, que cus­ta on­ce eu­ros e le­va pan, bo­li­ños, acei­te de oli­va vir­xe ex­tra, froi­ta fres­ca, tor­ti­lla de pa­ta­ca, re­vol­to con chou­ri­zo de por­co cel­ta...», ex­pli­ca Luz que tam­po­co se que­da cor­ta al ha­blar de las ce­nas: «Non te­mos res­tau­ran­te, pe­ro fa­ce­mos un­has tos­tas e tá­boas con pro­du­to e pan ga­le­gos con to­ma­te da hor­ta ou quei­xo San Si­món, por exem­plo». Dor­mir aquí en una ha­bi­ta­ción do­ble su­pe­rior cues­ta 150 eu­ros, mien­tras que el pre­cio de la es­tán­dar es de 121, am­bas con el desa­yuno Bos Días in­clui­do. El clien­te pa­ga lo mis­mo in­de­pen­dien­te­men­te del mes en que re­ser­ve y de la de­man­da que ha­ya: «Co Re­su­rrec­tion xa que­da re­ser­va­do ca­se dun ano pa­ra ou­tro», in­di­ca la due­ña de es­ta ca­sa, que ase­gu­ra que a par­tir de fe­bre­ro ya em­pie­za a re­ci­bir re­ser­vas pa­ra ju­lio y agos­to. Si quie­res co­no­cer al­guno de es­tos tres hos­pe­da­jes de so­bre­sa­lien­te, ten­drás que dar­te pri­sa. Cuan­do te des cuen­ta, igual ya tie­nen el diez.

FO­TO: MAR­TI­NA MISER

FO­TO: ANA GARCÍA

FO­TO: PE­PA LO­SA­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.