CAM­PEO­NES EN DIS­CU­TIR

ES­TOS CHI­COS NOS DAN LAS CLA­VES DE UN BUEN DE­BA­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: LAU­RA G. DEL VA­LLE

No les lle­ves la con­tra­ria. Es­tos chi­cos sa­ben lo que ha­cen, o más bien lo que di­cen, y eso que nin­guno al­can­za to­da­vía la ma­yo­ría de edad. Es­tán cur­ti­dos en dis­cu­tir, pe­ro no en ca­sa por la ho­ra de lle­ga­da noc­tur­na, no. Ellos pre­fie­ren lle­var las de ga­nar en te­mas co­mo el ma­chis­mo en la ado­les­cen­cia, el pa­so de la ma­yo­ría de edad a los 16 años o la se­gu­ri­dad na­cio­nal. Y lo con­si­guen. Son los alum­nos del IES de Be­ce­rreá, que el pa­sa­do año ga­na­ron la com­pe­ti­ción de de­ba­te Par­la­men­to Xo­ve y que, gra­cias a las cla­ses ex­tra­es­co­la­res de ora­to­ria y de­ba­te im­par­ti­das por su pro­fe­sor, Xu­lio Tei­xei­ro, es­tán dis­pues­tos a co­mer­se el mundo a gol­pe de ora­ción.

NO VA­LE TO­DO

«Re­pre­sen­ta­mos si­tua­cións da vi­da real, co­mo do ám­bi­to xu­rí­di­co, po­lí­ti­co ou da pu­bli­ci­da­de. En­si­ná­mos­lles a de­fen­der as dis­tin­tas po­si­cións que hai nun­ha dis­cu­sión e apren­den a im­por­tan­cia de ter un dis­cur­so es­tru­tu­ra­do, dun­ha men­sa­xe cla­ra e de apor­tar un nú­me­ro fi­ni­to de ar­gu­men­tos», ex­pli­ca Tei­xei­ro. Sí, se­gún es­te pro­fe­sor ex­per­to en ora­to­ria, en un de­ba­te no va­le to­do. Ni po­ner­se a enu­me­rar ra­zo­nes que ava­sa­llen al con­tra­rio ni evi­tar que el opo­nen­te pue­da ar­gu­men­tar. «To­do o con­tra­rio, é im­pres­cin­di­ble es­coi­tar a quen tes dian­te pa­ra que os con­tra­ar­gu­men­tos ga­ñen va­lor», apun­ta.

Co­mo apre­cia el me­diá­ti­co coach Eu­pre­pio Pa­du­la, «nues­tras vi­das son la su­ma de una inevi­ta­ble su­ce­sión de dis­cu­sio­nes, ne­go­cia­cio­nes y con­flic­tos. Y pa­ra po­der lo­grar nues­tros ob­je­ti­vos, sim­ples en oca­sio­nes y, en otras, más am­bi­cio­sos, ne­ce­si­ta­mos sa­lir triun­fan­tes de la ma­yor par­te de ellas y apren­der de las que per­da­mos. Sí, nues­tra que­bra­di­za au­to­es­ti­ma pue­de ver­se mi­na­da en mul­ti­tud de mo­men­tos por la sen­sa­ción de fra­ca­so tras no sa­ber sa­lir de un bre­te con nues­tras pa­re­jas, je­fes o ami­gos. Sin em­bar­go, «nin­gu­na dis­cu­sión de­be ser plan­tea­da co­mo una pe­lea, sino co­mo la con­fron­ta­ción, sen­ci­lla­men­te, de pun­tos de vis­ta di­fe­ren­tes», se­ña­la Pa­du­la.

Tan­to el es­pe­cia­lis­ta en de­ba­tes po­lí­ti­cos co­mo el pro­fe­sor de Be­ce­rreá tie­nen cla­ro que aten­der a los as­pec­tos psi­co­ló­gi­cos es in­dis­pen­sa­ble pa­ra li­de­rar una con­ver­sa­ción. Así co­mo con­tro­lar el es­pa­cio y te­ner en cuen­ta el don de pa­la­bra. Se­gún Pa­du­la, sue­le ga­nar un de­ba­te «quien me­jor con­tro­la sus ner­vios y no se de­ja do­mi­nar por la ra­bia o las emo­cio­nes. No se tra­ta de ser fríos en la esen­cia, so­lo de no per­der las for­mas». Otro de los pun­tos in­fa­li­bles es lo que los ex­per­tos de­no­mi­nan «fo­cus», es de­cir, in­ten­tar no dis­traer­se ni per­mi­tir que te dis­trai­gan, «tan­to en po­lí­ti­ca co­mo en el tra­ba­jo, so­bre to­do, hay que te­ner cla­ro de qué va­mos a dis­cu­tir».

Pe­ro pa­ra ga­nar una dis­cu­sión la ló­gi­ca no pa­re­ce re­sul­tar su­fi­cien­te y de­be­mos apli­car el pen­sa­mien­to la­te­ral. Sí, las co­sas se com­pli­can. Es­to ha­ce re­fe­ren­cia a «la in­tro­duc­ción de ideas al mar­gen de la for­ma ha­bi­tual de pen­sa­mien­to. Hay que aña­dir crea­ti­vi­dad, pa­sión, ha­cer las co­sas de for­ma dis­rup­ti­va: el he­mis­fe­rio de­re­cho y el izquierdo son igual de im­por­tan­tes pa­ra ga­nar en una ne­go­cia­ción», ad­vier­te el coach fa­vo­ri­to de los po­lí­ti­cos.

WIN-WIN

¿Y si to­dos ga­na­mos? Es una op­ción que a los más or­gu­llo­sos qui­zás no les atrai­ga de­ma­sia­do, pe­ro, al pa­re­cer, mu­chas teo­rías de ora­to­ria de­mues­tran que no ha­ce fal­ta hun­dir al opo­nen­te o qui­tar­le to­do. ¿O se tra­ta de una ar­gu­cia? Sí. En un de­ba­te es im­por­tan­te que na­da sea lo que pa­re­ce, por eso una es­tra­te­gia fun­da­men­tal se ba­sa en ha­cer sen­tir al otro ga­na­dor pa­ra que, de es­ta ma­ne­ra, sea más fá­cil con­se­guir nues­tros ob­je­ti­vos. Y es­to nos lle­va di­rec­ta­men­te a la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal. Ape­lar a los sen­ti­mien­tos del opo­nen­te y po­ner­se en su lu­gar pa­ra sa­ber siem­pre lo que sien­te y sa­ber lo que le lle­va a de­fen­der sus po­si­cio­nes. «Sé hu­mano y usa to­da la sen­si­bi­li­dad de la que seas ca­paz», re­co­mien­da Pa­du­la.

A la vis­ta es­tá que sa­lir ai­ro­so de una dis­cu­sión no es ni mu­cho me­nos fá­cil. A no ser que seas ma­dre y to­do es­to ya ven­ga de se­rie. Cuán­to nos que­da por apren­der al res­to.

FO­TO: AL­BER­TO LÓ­PEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.