TÓCAME EL UKELELE

¿POR QUÉ ES­TÁ DE MO­DA ES­TE INS­TRU­MEN­TO?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: PATRICIA GAR­CÍA

Ni­gui­ta­rras, ni ba­te­rías. De ma­yor quie­ro to­car… el ukelele. «Hay va­rias ra­zo­nes que ex­pli­can es­ta fie­bre por el ukelele, en­tre ellas, que mu­chos gru­pos de mo­da, co­mo Crys­tal Figh­ters, lo in­cor­po­ran a su mú­si­ca y lo sa­can en sus con­cier­tos», ase­gu­ra Patricia Pre­se­do, co­ru­ñe­sa y adic­ta a es­te ins­tru­men­to de cua­tro cuer­das des­de ha­ce dos años. «Se lo re­ga­la­mos por el cum­plea­ños a nues­tra ami­ga Ca­ro­li­na; co­mo a ella le da­ba un po­co de cor­te to­car so­la, me com­pré uno pa­ra acom­pa­ñar­la». Des­de en­ton­ces, día de sol es si­nó­ni­mo de ukelele. «En in­vierno no to­ca­mos mu­cho, pe­ro aho­ra que se su­po­ne que va a me­jo­rar el tiem­po ¡ya es­ta­mos tar­dan­do en ir a la pla­ya o a cual­quier par­que a to­car­lo!», cuen­ta Patricia. Por­que el ukelele se to­ca, so­bre to­do, al ai­re li­bre, si pue­de ser en la pla­ya, me­jor, y en­tre ami­gos. Patricia y Ca­ro­li­na no son las úni­cas que han caí­do en sus cuer­das. Si pre­gun­tas, se­gu­ro que a un ami­go, o a un ami­go de un ami­go, tam­bién le han re­ga­la­do uno. «No­so­tras te­ne­mos a va­rios que tam­bién han em­pe­za­do a to­car­lo».

CUES­TIÓN DE TA­MA­ÑO

Hay más mo­ti­vos que ex­pli­can el éxi­to de es­te pe­que­ño ins­tru­men­to, que na­ció en Por­tu­gal y se hi­zo fa­mo­so en Ha­wái. «Es ba­ra­to y fá­cil de lle­var. Lo pue­des guar­dar en la ma­le­ta por­que no pe­sa y ca­si no ocu­pa es­pa­cio. Tam­bién es có­mo­do pa­ra ba­jar a la pla­ya». Su ami­ga Ca­ro­li­na, su com­pa­ñe­ra de ba­ta­llas con el ukelele, lo co­rro­bo­ra: «Te lo me­tes en el bol­so y lis­to, cuan­do te ape­tez­ca lo sa­cas y to­cas unas can­cio­nes». Pa­ra las fo­tos se ani­man con una de Bei­rut. Con ellas es­tá un gru­po de ni­ños de la es­cue­la Pres­to Vi­va­ce, don­de tra­ba­ja Patricia. En es­te cen­tro de A Co­ru­ña, los pe­que­ños asis­ten to­dos los lu­nes a cla­se de ukelele. Su pro­fe­sor, Jo­sé Re­cu­na, los acom­pa­ña con la gui­ta­rra; ellos, con el ins­tru­men­to de los pro­ta­go­nis­tas de Li­lo y Sketch to­can Pa­ra bai­lar la bam­ba.

«OVER THE RAINBOW»

Y aquí es don­de se en­cuen­tra el ter­cer mo­ti­vo por el que el ukelele es el rey: es fá­cil de apren­der a to­car, pa­ra ni­ños y pa­ra los que no sa­ben de mú­si­ca. «Es un ins­tru­men­to muy agra­de­ci­do. Aun­que nun­ca ha­yas to­ca­do nin­guno ni ten­gas ni idea de mú­si­ca, con dos acor­des eres ca­paz de acom­pa­ñar una can­ción. Y cuan­do lo con­si­gues di­ces: «¡Guau, lo he lo­gra­do, soy ca­paz de to­car­la!», ex­cla­ma Patricia. Pa­ra los ni­ños, el ukelele es per­fec­to pa­ra des­per­tar su gus­to mu­si­cal. «Les en­can­ta to­car Over the Rainbow, pe­ro a tra­vés de él des­cu­bren otros gru­pos, otro ti­po de mú­si­ca». Y pa­ra los pa­dres, fá­cil de asu­mir: Pue­des te­ner uno por me­nos de 30 eu­ros. Y, así, las mi­ni-gui­ta­rras de cua­tro cuer­das vue­lan de las es­tan­te­rías pa­ra lle­var sus me­lo­días le­jos de las pla­yas de Ha­wái. Lo cuen­ta la pro­fe­so­ra: «En al­gu­nas tien­das de mú­si­ca hay lis­ta de es­pe­ra pa­ra po­der ha­cer­se con uno».

FO­TO: MAR­COS MÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.