PAU­LA Y BUS­TA­MAN­TE, SUS INSTAGRAMS HABLAN SO­LOS

Al me­nos en las re­des so­cia­les. Ana­li­za­mos su com­por­ta­mien­to en los per­fi­les pa­ra des­cu­brir lo que no pu­di­mos leer de es­ta cronica de una muer­te anun­cia­da. Son mu­chos los que creian que re­sis­ti­rían, pe­ro tres me­ses sin de­cla­ra­cio­nes de amor en Ins­ta­gram h

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA -

Sa­len con son­ri­sa so­cial y con las po­ses que les fa­vo­re­cen”

No­pu­do ser. Do­ce años des­pués, una hi­ja en co­mún y tras cien­tos de ru­mo­res de cri­sis, to­dos los me­dios dan por ter­mi­na­da la his­to­ria de amor de Pau­la Eche­va­rría y David Bus­ta­man­te. Una his­to­ria re­trans­mi­ti­da, pa­ra qué ne­gar­lo. Más allá de los tres úl­ti­mos me­ses de si­len­cio di­gi­tal, na­da ha­cía pre­sa­giar que la se­pa­ra­ción es­ta­ba tan cer­ca. Las elu­cu­bra­cio­nes se han desata­do y hay quien ya di­ce que lle­va­ban tiem­po, in­clu­so años, ha­cien­do vi­das se­pa­ra­das. Eso a pe­sar de sus dos úl­ti­mos via­jes jun­tos: uno a Ca­na­rias pa­ra pa­sar las Na­vi­da­des y otro a Nue­va York al que in­clu­so se su­ma­ron los padres de ella. ¿Bus­ta­man­te se­pa­ra­do y de va­ca­cio­nes con los sue­gros? A prio­ri, no pa­re­ce muy via­ble.

Lo que sí que pa­re­ce desde lejos es que es­to re­pen­tino, lo que se di­ce re­pen­tino, no es. Y al mar­gen del tiem­po que se lle­ve co­ci­nan­do el su­pues­to di­vor­cio, lla­ma la aten­ción que du­ran­te el mis­mo los dos han se­gui­do ac­ti­vos en In­ter­net. Mar Castro, con­sul­to­ra en co­mu­ni­ca­ción y ex­per­ta en re­des, ana­li­za sus per­fi­les y su com­por­ta­mien­to du­ran­te el úl­ti­mo me­dio año. Lo pri­me­ro que ha­ce la pro­fe­sio­nal es exa­mi­nar sus cuen­tas in­di­vi­dual­men­te. Y no em­pie­za muy bien la co­sa. «Tie­nen una au­sen­cia de em­pa­tía to­tal», sen­ten­cia Castro, que aña­de que «es inex­pli­ca­ble que Bus­ta­man­te si­ga a po­co más del 0,5 % de sus se­gui­do­res y Pau­la Eche­va­rría ni lle­gue a esa ci­fra». Ade­más de es­ta fal­ta de de­fe­ren­cia con sus fans, la ex­per­ta ad­vier­te que com­par­ten un ego no­to­rio. «Ob­ser­vo un ego­cen­tris­mo ab­so­lu­to en los dos. Ella al me­nos sí desa­rro­lla una mí­ni­ma fa­ce­ta so­cial, co­mo cuan­do di­fun­de des­apa­ri­cio­nes o apo­ya cau­sas de niños en­fer­mos, pe­ro él no», in­di­ca. Castro opi­na que am­bos son re­fe­ren­tes, por lo que po­drían apro­ve­char su vi­ra­li­dad pa­ra apor­tar al­go más. «Que pro­pon­gan al­go pa­ra vi­si­tar en Nue­va York, que se vea al­gún mo­nu­men­to que fa­vo­rez­ca la pro­mo­ción de los lu­ga­res que vi­si­tan y el acer­ca­mien­to con el pú­bli­co...

UN AMOR FOR­ZA­DO

ha­cer­lo en una fecha es­pe­cial o en una ce­le­bra­ción, se­ría más creí­ble. Pe­ro en las que he vi­sua­li­za­do sa­len con son­ri­sa so­cial, no con la na­tu­ral, y con las po­ses es­tu­dia­das que más les fa­vo­re­cen». Igual­men­te es­tu­dia­das ve las fo­tos que Bus­ta­man­te col­gó es­te fin de se­ma­na con su pa­dre y sus her­ma­nos en la vís­pe­ra de la tor­men­ta me­diá­ti­ca que se aca­ba de desatar. «Creo que es­tán pen­sa­das pro­fe­sio­nal­men­te», con­si­de­ra. A fa­vor de ellos, Castro des­ta­ca pre­ci­sa­men­te esa pro­fe­sio­na­li­dad que de­mues­tran a la ho­ra de se­guir cum­plien­do con sus res­pec­ti­vos com­pro­mi­sos y, en el ca­so de Pau­la, ac­tua­li­zan­do su blog. «Tie­nen que cum­plir con sus con­tra­tos, y en ese sen­ti­do lo es­tán ha­cien­do bien». Que­da por ver si ha­rán lo mis­mo du­ran­te el pro­ce­so de di­vor­cio que pa­re­ce ave­ci­nar­se. Y si fue­sen la pa­re­ja per­fec­ta, no es­ta­ría­mos ha­blan­do de se­pa­ra­ción. Un da­to que apor­te al­go más allá de lu­cir­se ellos», su­gie­re de for­ma crí­ti­ca. La ex­per­ta en co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal su­gie­re que los sel­fies son otra de las mues­tras de su au­sen­cia de em­pa­tía: «Hay mu­chas fo­tos de ellos mis­mos. Es ver­dad que Pau­la ha­ce al­gu­na re­fle­xión, pe­ro el 99 % de las que ha­ce son en in­glés cuan­do su pú­bli­co ma­yo­ri­ta­rio es es­pa­ñol. ¿Qué quie­re dar a en­ten­der con eso? ¿Que do­mi­na el in­glés? Por­que no da esa sen­sa­ción. Me pa­re­ce una fal­ta de res­pe­to a su audiencia». Ana­li­za­das sus con­duc­tas in­di­vi­dual­men­te, to­ca ha­cer­lo con las con­jun­tas. No sa­len me­jor pa­ra­das. «En los úl­ti­mos seis o sie­te me­ses to­da­vía se ven bas­tan­tes ac­tua­li­za­cio­nes jun­tos. Es uno de los prin­ci­pa­les erro­res, el de mos­trar tu día a día pri­va­do mo­men­to a mo­men­to, de ca­ra al pú­bli­co. Es ver­dad que son fa­mo­sos y que en su ca­so ese ám­bi­to no es­tá tan de­fi­ni­do, pe­ro no cui­da­ron esa par­ce­la de su vi­da. Con su se­pa­ra­ción es­tán en bo­ca de to­dos por­que así lo pro­vo­ca­ron du­ran­te su re­la­ción», se­ña­la la pro­fe­sio­nal. ¿Eran sin­ce­ras esas pu­bli­ca­cio­nes y de­cla­ra­cio­nes de amor? «Mu­chas de ellas no. Las veo ar­ti­fi­cio­sas. Otra co­sa se­ría

TEX­TO: NOE­LIA SIL­VO­SA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.