RA­DIO GUAU

TE EN­SE­ÑA­MOS A SIN­TO­NI­ZAR LA PRI­ME­RA RA­DIO PA­RA PE­RROS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: ANA ABE­LEN­DA

El guau lo po­ne­mos no­so­tros, pe­ro se lla­ma Ra­dio Can y es la pri­me­ra emi­so­ra web ca­ni­na. Ayu­da tan­to en la an­gus­tia por se­pa­ra­ción co­mo al re­lax.

Oye... que hay más.

guau por Ra­dio Can!, la pri­me­ra emi­so­ra he­cha en ex­clu­si­va pa­ra pe­rros. No es que emi­ta pro­gra­mas so­bre pe­rros, emi­te pa­ra ellos. Los ra­dio­afi­cio­na­dos son ca­ni­nos. Su ra­dio es web, se ac­ti­va en In­ter­net (des­de el or­de­na­dor, en dis­po­si­ti­vos mó­vi­les con Mo­zi­lla) y sus 12 pro­gra­mas tra­tan des­de la an­sie­dad por se­pa­ra­ción has­ta el re­lax ani­mal, pa­san­do por la adap­ta­ción a un nue­vo ho­gar o el me­ro en­tre­te­ni­mien­to. So­lo hay que ver las ne­ce­si­da­des del can, ir po­co a po­co y sa­ber «que no to­dos son re­cep­ti­vos a Ra­dio Can», ad­mi­te su crea­dor, Fer­nan­do. «Mi tra­ba­jo co­mo adies­tra­dor de­di­ca­do a edu­car y co­rre­gir con­duc­tas en ca­cho­rri­tos y mi experiencia con mis pro­pias pe­rras, Ki­ra y Nes­ka, me lle­vó a gra­bar una co­lec­ción de so­ni­dos. Lue­go vi que en Amé­ri­ca fun­cio­na­ba la te­le­vi­sión pa­ra pe­rros Dogs TV, y me pa­re­ció bue­na idea usar los so­ni­dos... Le di unas vuel­tas, me ras­qué la ca­be­za y con esa co­lec­ción que ha­bía gra­ba­do na­ció la idea de di­se­ñar la ra­dio», di­ce.

Ra­dio Can tie­ne su im­pron­ta, que es a su vez una fa­se de­ci­si­va en la vi­da del pe­rro. «En esa eta­pa [de las se­ma­nas 5 a la 10.ª de vi­da] cor­ta y de­ci­si­va, un ca­cho­rro ha de vi­vir to­das las ex­pe­rien­cias que pue­da, pa­ra que de adul­to es­té ha­bi­tua­do y no vea des­co­no­ci­dos o pe­li­gro­sos si­tua­cio­nes y rui­dos que son par­te de su en­torno». So­ni­dos que van des­de el de unos pa­sos en las es­ca­le­ras al del trá­fi­co o los la­dri­dos de otros pe­rros, y con los que la emi­so­ra ca­ni­na le pue­de ayu­dar a fa­mi­lia­ri­zar­se des­de el prin­ci­pio.

An­tes de po­ner­se en on­da se de­be «co­no­cer al pe­rro, sa­ber có­mo es, si es o no tran­qui­lo y si tie­ne mie­do a que­dar­se so­lo o a rui­dos co­mo los de true­nos o pe­tar­dos», pre­vie­ne el pa­sea­dor An­to­nio No­guei­ro, crea­dor de Dog Wal­kers Ga­li­cia, web des­de don­de po­déis ac­ce­der a Ra­dio Can.

Oí­do al me­nú ra­dio­fó­ni­co pe­rruno. Pa­ra el re­lax, mú­si­ca clá­si­ca en el ca­nal 10 (que por al­go se di­ce que aman­sa a las fieras). En el 11, la­ti­dos de co­ra­zón ca­ni­nos, efec­ti­vos en ca­cho­rros jó­ve­nes en ple­na mudanza. «Los la­ti­dos de una pe­rra son una ma­ne­ra de cal­mar al ca­cho­rro, co­mo lo es una man­ti­ta con el olor de la ma­dre», ex­pli­ca Fer­nan­do. Con los pe­rros co­mo con los ni­ños, ¿no?, que tie­nen su man­ta de ape­go o ne­ce­si­tan es­tar so­bre el pe­cho de la ma­dre pa­ra vol­ver­se a dor­mir. «Pues sí. Hay que apro­ve­char el ins­tin­to del ani­mal, tam­bién pa­ra re­la­jar­les re­cu­rrien­do a los so­ni­dos de la na­tu­ra­le­za [pro­gra­ma 12], don­de el silencio es in­di­ca­dor de pe­li­gro, de que an­da cer­ca un de­pre­da­dor. En cam­bio, oír los pá­ja­ros o los gri­llos su­po­ne cier­ta tran­qui­li­dad». Ojo al ca­nal, ra­dio­yen­te, es­cu­cha bien. Si el pro­gra­ma 6 de Ra­dio Can en­tre­tie­ne al can, el 7 lo ac­ti­va.

En la to­ma de con­tac­to con Ra­dio Can tie­ne su pa­pel Link, nues­tro yorks­hi­re YES, que aun­que ha de­ja­do atrás la in­fan­cia sin­to­ni­za la emi­so­ra por pri­me­ra vez. Y ad­ver­ti­mos una ac­ti­tud de aten­ta es­cu­cha. «Ade­más al oír la ra­dio no ladra, co­mo lo ha­ce cuan­do oye los la­dri­dos de otros pe­rros o ve a otro ani­mal en la te­le», ad­vier­te su due­ña, Ma­ría Vidal.

CON­TRA MIE­DOS Y FO­BIAS Mie­dos, fo­bias y la an­gus­tia por se­pa­ra­ción de sus due­ños son pro­ble­mas que afron­tar co­mo «ra­dio­ca­no­yen­tes». Al po­ner los pro­gra­mas pa­ra tra­tar la an­gus­tia por se­pa­ra­ción de­be ha­ber un re­tar­do, ad­vier­te Fer­nan­do. Las pri­me­ras ve­ces es ne­ce­sa­rio es­tar con él, vien­do el efec­to y ajus­tan­do el vo­lu­men. Pa­ra evi­tar que el ani­mal aso­cie el pro­gra­ma con la mar­cha del due­ño y ha­ga una ru­ti­na, sin­to­ni­zar «20 mi­nu­tos an­tes de sa­lir de ca­sa».

Y en cual­quier ca­so, de­be ha­ber un diag­nós­ti­co pro­fe­sio­nal pre­vio. «Sin­to­ni­zar es­ta emi­so­ra es­tá bien co­mo com­ple­men­to —apun­ta el adies­tra­dor Oc­ta­vio Vi­lla­za­la, del Cen­tro Mon­te­gat­to, en lí­nea con lo que ad­vier­ten Fer­nan­do de Ra­dio Can y An­to­nio No­guei­ro—. De­ben ser pro­gra­mas coad­yu­van­tes del tra­ba­jo de un te­ra­peu­ta ca­nino». En to­do ca­so, se­ña­lan los ex­per­tos, tie­ne que ha­ber un diag­nós­ti­co pro­fe­sio­nal y un tratamiento.

Y no ol­vi­dar­se de sa­lir. ¡Si eres pe­rro, más! «Aten­der las ne­ce­si­da­des fi­sio­ló­gi­cas del ani­mal, sa­car­lo a pa­sear tres ve­ces al día, pa­ra un pe­rro es prio­ri­ta­rio», sub­ra­ya An­to­nio. Tan­to él co­mo Fer­nan­do va­lo­ran Ra­dio Can co­mo una for­ma de ayu­dar al pe­rro a que­dar­se so­lo en ca­sa e ir per­dien­do sus mie­dos. «A rui­dos fuer­tes (true­nos o pe­tar­dos) o a rui­dos de ciu­dad (tim­bres, bo­ci­nas, co­ches). Es­tos son pro­gra­mas que se po­nen ins­tan­tá­neos. Se tra­ta de no lle­gar a de­to­nar el mie­do, de no re­ba­sar ese um­bral, e ir fa­mi­lia­ri­zan­do al pe­rro po­co a po­co con esos rui­dos» has­ta que el mie­do se va. Y apren­den a es­tar so­los tran­qui­los. En sin­to­nía con Ra­dio Can.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.