“Ni mi her­ma­na ni yo so­mos tan pre­su­mi­das co­mo ella”

LAS MA­DRES SON ÚNI­CAS y pa­ra ce­le­brar su día hoy en YES con­ta­mos la re­la­ción que tie­nen la di­se­ña­do­ra María Ba­rros, el actor Ja­vier Gutiérrez, la pre­sen­ta­do­ra Car­lo­ta Co­rre­de­ra y el chef Pe­pe So­lla con las su­yas. Va por ellas. LA DI­SE­ÑA­DO­RA MARÍA BA­RROS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - VAPOR ELLAS - TEX­TO: SAN­DRA FA­GI­NAS

La di­se­ña­do­ra María Ba­rros tie­ne en su ma­dre, Che­lo Ei­roa, la re­fe­ren­cia de una mu­jer ac­ti­va e in­de­pen­dien­te. Al fren­te des­de jo­ven de una tien­da de de­co­ra­ción, fue ella la pri­me­ra en ofre­cer­le tam­bién a su hi­ja la opor­tu­ni­dad de acom­pa­ñar­la en los via­jes de ne­go­cio, a las fe­rias de Mi­lán o Pa­rís, don­de María tu­vo la for­tu­na de em­pa­par­se de otras vi­ven­cias. Ese apren­di­za­je fue un pre­mio que la di­se­ña­do­ra re­ci­bió con la mis­ma suer­te de te­ner una ma­dre ac­ti­va y enér­gi­ca, que abar­ca­ba —y abar­ca— to­dos los fren­tes. «Yo creo que nos pa­re­ce­mos so­bre to­do fí­si­ca­men­te, y en que las dos so­mos muy au­to­crí­ti­cas, te­ne­mos una fuer­te exi­gen­cia, pe­ro ni mi her­ma­na pe­que­ña ni yo so­mos tan pre­su­mi­das co­mo ella», bro­mea María. Che­lo asien­te con el ejem­plo: «¿Ves có­mo voy aho­ra? Pues fá­cil­men­te es­toy así des­de las seis de la ma­ña­na, yo no pue­do sa­lir de ca­sa sin ir arre­gla­da». Esa co­que­te­ría es­tá guia­da por la mano de su hi­ja, a la que le pi­de con­se­jo pa­ra ves­tir­se (ni qué de­cir tie­ne que las dos lle­van en es­te re­por­ta­je crea­cio­nes de María), pe­ro el úl­ti­mo ma­tiz lo po­ne Che­lo: «Ten­go que ver­me yo, ¿eh? Le pi­do con­se­jo, cla­ro, pe­ro den­tro de mi es­ti­lo».

Su re­la­ción es es­tre­cha, se lla­man a dia­rio, aun­que María en­se­gui­da tra­za la lí­nea de lo pro­fe­sio­nal: «Ja­más le en­se­ño mis crea­cio­nes, es co­sa mía y de mi equi­po, no le di­go ni la te­má­ti­ca, por­que me gus­ta esa in­de­pen­den­cia». «María es muy su­ya, es ella, no creo que ten­ga tan­ta mez­cla de su pa­dre y mía, es muy a su ma­ne­ra, y yo res­pe­to mu­cho esa for­ma de ha­cer, su sen­si­bi­li­dad. Es más anár­qui­ca que yo, pue­de tra­ba­jar de no­che, co­sa que yo no con­ci­bo», di­ce Che­lo. Ella ape­la a la for­ta­le­za del ma­triar­ca­do, tie­ne a su ma­dre co­mo ejem­plo, «siem­pre ahí», y así ha que­ri­do in­cul­cár­se­lo a sus hi­jas. María hu­ye, en cam­bio, de esa pa­la­bra: «Creo que en mi mun­do lo del ma­triar­ca­do es­tá su­pe­ra­do, yo no ten­go na­da que de­mos­trar, esa lu­cha ge­ne­ra­cio­nal yo no la sien­to, y creo que con mi hi­jo ten­go una re­la­ción es­tre­chí­si­ma y mu­cho más na­tu­ral que la que te­nía mi ma­dre con no­so­tras». En eso Che­lo, a la que ca­ri­ño­sa­men­te su nie­to le di­ce Non­na (‘abue­la’ en ita­liano), es­tá de acuer­do; des­de que María ha si­do ma­dre se han acer­ca­do mu­chí­si­mo, pe­ro so­bre to­do a ella la ha abier­to más —«an­tes se edu­ca­ba de otra ma­ne­ra, eran otras for­mas». Las dos ha­cen pla­nes jun­tas y de la mano si­guen re­co­rrien­do un ca­mino que pa­ra am­bas so­lo res­pon­de a una cues­tión: su amor in­con­di­cio­nal. «Mi ma­dre es un po­co co­mo la de la Pan­to­ja —se ríe María— y así la quie­ro con­mi­go siem­pre».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.