De pla­za en pla­za

LAS PLA­ZAS MÁS ANI­MA­DAS DE GA­LI­CIA son es­tas, las más YES, en las que da igual sen­tar­se en las es­ca­le­ras o en la cén­tri­ca te­rra­za; don­de co­rre­tean los ni­ños o can­ta la tu­na. ¡Arri­ba esas ca­ñas!

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MA­RÍA GA­RRI­DO

Dos ba­res, un pub y un par de es­ca­le­ras pé­treas ani­man es­te rin­cón a los pies del Obra­doi­ro

Hay que echar­se a las pla­zas, a lle­nar­las aho­ra que es tiem­po de ca­lor y apro­ve­char­nos de esos rin­co­nes úni­cos que es­con­de Ga­li­cia en sus cen­tros his­tó­ri­cos. Y no tan his­tó­ri­cos, que en al­gu­nas ciu­da­des tam­bién las pla­zas han ido cre­cien­do al rit­mo de sus ba­rrios. Del Cas­co Ve­llo a las zo­nas nue­vas, de las em­ble­má­ti­cas a las más cu­rio­sas, hoy en YES nos va­mos de pa­seo pa­ra dar­nos un res­pi­ro, con la ex­cu­sa tam­bién de sa­bo­rear el ape­ri­ti­vo de me­dio­día o la caña de úl­ti­ma ho­ra de la tar­de. Al pie de las es­ca­le­ras en la Pra­za da Igre­xa de Vi­go, don­de la ple­ga­ria es pa­ra con­se­guir sen­tar­se en­tre los fie­les del buen vi­vir, has­ta Fe­rrol, en Am­boa­ge, un es­pa­cio que rom­pe la fa­mo­sa ta­ble­ta de cho­co­la­te que di­bu­jan las ca­lles más céntricas don­de man­da el ocio y el ver­de. Los ce­dros que la ro­dean son otro de los in­gre­dien­tes que la ha­cen es­pe­cial y, de pa­so, nos vie­nen de per­las cuando las que­da­das em­pie­zan (o aca­ban) con sol. Y se­gui­mos en Pon­te­ve­dra, en la que es im­po­si­ble ele­gir una úni­ca pla­za, por­que hay pa­ra to­dos los gus­tos. Y hoy el gus­to es de los ni­ños, así que pa­ra­mos en la de A Verdura. En Lu­go, qué lu­jo, nos que­da­mos en la más aco­ge­do­ra, la Pra­za do Cam­po, y en Ou­ren­se, qué pla­za, la Maior, que ahí no se pa­ra en to­do el día. ¿Quién di­jo pa­rar? To­ma­mos la úl­ti­ma en A Co­ru­ña, en una de las que jun­ta más gen­te jo­ven: la de Jo­sé Se­llier. Pe­ro si la bus­can, pre­gun­ten por la de la Ur­ba­na. Aquí nos que­da­mos, no sin an­tes ren­dir­nos al es­plen­dor san­tia­gués.

EL RIN­CÓN DEL OBRA­DOI­RO

San­tia­go cre­ce y vi­ve des­de ha­ce más de 500 años en torno a las pla­zas que ro­dean la Ca­te­dral. El Obra­doi­ro, A Quin­ta­na o Pra­te­rías se lle­van la fa­ma, las fo­to­gra­fías y las his­to­rias uni­ver­sa­les, pe­ro a me­di­da que la ciu­dad fue am­plian­do su ani­llo de in­fluen­cia y su pai­sa­na­je los com­pos­te­la­nos de pu­ra ce­pa y los de tem­po­ra­da se fue­ron sin­tien­do más có­mo­dos en otros es­pa­cios más dis­cre­tos y ale­ja­dos del lío tu­rís­ti­co de ca­da día. Sin em­bar­go, a los pies del epi­cen­tro mo­nu­men­tal hay un pe­que­ño ca­ba­llo de Tro­ya, el co­que­to y reha­bi­li­ta­do rin­cón ur­bano que desem­bo­ca en la rúa Ra­xoi por un la­do y que se­pa­ra el Ayun­ta­mien­to y la se­de de la Uni­ver­si­da­de, crean­do un pe­cu­liar eco­sis­te­ma: es­tu­dian­tes de ca­mino a sus fa­cul­ta­des, fun­cio­na­rios, po­li­cías fue­ra de ser­vi­cio, tu­nos a la es­pe­ra de ac­tuar ba­jo al­gún so­por­tal y sí, tam­bién al­gún tu­ris­ta, se reúnen en las te­rra­zas con las me­jo­res vis­tas que se pue­dan ima­gi­nar y que so­lo des­cu­bren los vi­si­tan­tes que se aso­man a la ram­pa pa­ra la clá­si­ca fo­to de gru­po con la pos­tal más re­co­no­ci­ble de Ga­li­cia de fon­do. Los his­tó­ri­cos due­ños de los ba­res Ra­xoi y Obra­doi­ro no se que­da­ron cal­vos pen­san­do los nom­bres de sus ne­go­cios, pe­ro fue­ron tes­ti­gos pri­vi­le­gia­dos del cre­cien­te am­bien­te que allí se vi­ve y del que tam­bién dis­fru­ta por las no­ches el pub Bo­ne­co, pa­ra­pe­ta­do tras una es­ca­li­na­ta pé­trea y con un ho­ra­rio no ap­to pa­ra pe­re­gri­nos ago­ta­dos.

Cer­van­tes, O Tou­ral o San Agus­tín, li­mi­tan­do ya con el mer­ca­do, son las si­guien­tes en­cru­ci­ja­das pea­to­na­les en im­por­tan­cia, en las que las tien­das en­fo­ca­das al tu­ris­mo con­vi­ven —y en cier­ta me­di­da, ace­chan— al comercio de ba­rrio de to­da la vi­da, con una clien­te­la en­tra­da en años que se mue­ve sin pri­sas, in­clu­so a me­nor rit­mo que los vi­si­tan­tes, que andan bas­tan­te más apu­ra­dos.

La ju­ven­tud, ya sean cha­va­les o ni­ños, se con­cen­tra más por la zo­na nue­va de la ciu­dad. San­tia­go to­da­vía pa­ga a día de hoy el pea­je de ha­ber si­do pio­ne­ra en la pea­to­na­li­za­ción, que obli­gó a en­tre­gar sus es­pa­cios más mo­der­nos a las co­ches. Las pla­zas de Ga­li­cia, Vi­go y Ro­xa tie­nen trá­fi­co en su­per­fi­cie y apar­ca­mien­tos en su pan­za, y aún así se han con­se­gui­do hu­ma­ni­zar con sen­dos par­ques in­fan­ti­les bien acon­di­cio­na­dos que tie­nen un in­ne­ga­ble éxi­to en­tre los pa­dres y ma­dres, que pue­den char­lo­tear en los ban­cos con la tran­qui­li­dad que da un re­cin­to pre­pa­ra­do pa­ra el jue­go y con me­di­das de se­gu­ri­dad.

De to­das ellas, la pla­za Ro­xa es la que tie­ne una his­to­ria más in­ten­sa y re­la­ti­va­men­te re­cien­te. Se hi­zo fa­mo­sa en los 70 y 80 por las pro­tes­tas es­tu­dian­ti­les, pe­ro más allá de los tu­mul­tos y muy a pe­sar de las tres re­for­mas in­te­gra­les, si­gue sien­do un ejem­plo de con­vi­ven­cia en­tre dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes. Los que co­rrían de­lan­te de los gri­ses lle­van aho­ra allí a sus nie­tos, y los uni­ver­si­ta­rios de aho­ra, mu­chos menos, so­lo han sus­ti­tui­do las car­pe­tas y los apun­tes de fo­to­co­pia­do­ra por or­de­na­do­res. Las ca­ñas en las te­rra­zas del DJ o del Krys­tal cuando sa­len los pri­me­ros ra­yos de la pri­ma­ve­ra, esas, no han cam­bia­do.

FO­TO: ÓS­CAR CEL

FO­TO: XOÁN A. SO­LER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.