ES­TOS LO­CA­LES ACA­BAN DE ABRIR, ¿QUE AÚN NO LOS CO­NO­CES?

NO ES­TÁN A ES­TRE­NAR, PE­RO CA­SI... Por­que ha­ce muy po­qui­to que es­tos lo­ca­les han abier­to sus puer­tas. A qué es­tás es­pe­ran­do pa­ra de­cir: «Ya lo co­noz­co, me lo re­co­men­dó YES».

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: PATRICIA GAR­CÍA, RO­SA ES­TÉ­VEZ, TANIA TA­BOA­DA Y CÁNDIDA AN­DA­LUZ.

Co­ge­pa­pel y bo­li y to­ma bue­na no­ta de lo que te va­mos a con­tar. Por­que es­tos son los nue­vos lo­ca­les de Ga­li­cia por los que tie­nes que de­jar­te ver es­te ve­rano. Si­tios con vis­tas pri­vi­le­gia­das, mú­si­ca mo­lo­na y una car­ta pa­ra chu­par­se los de­dos. Ba­res, ta­ber­nas y res­tau­ran­tes en los que no vas a po­der evi­tar ha­cer­te sel­fies y pre­su­mir de ellos en las re­des so­cia­les. #Yo es­tu­ve aquí pri­me­ro. Si­tios con los que im­pre­sio­nar a los ami­gos que vie­nen de vi­si­ta y ba­res pa­ra alar­gar los días de pla­ya. Lo­ca­les efí­me­ros, pa­ra sa­bo­rear so­lo du­ran­te unos me­ses o con ga­nas de se­guir dan­do gue­rra en in­vierno. De la Cos­ta da Mor­te a las Rías Bai­xas. Es­ta es la ru­ta de YES por lo nue­vo de la hos­te­le­ría ga­lle­ga. Pre­pa­ra el GPS por­que arran­ca­mos. ¡Nos va­mos de ba­res!

UNA MEGATERRAZA CON DJ

Pri­me­ra pa­ra­da: Cos­ta da Mor­te. Lle­gar a es­te es­con­di­te es fá­cil. So­lo tie­nes que se­guir el ca­mino de las fle­chas con es­pi­na. O, más bien, de A Es­pi­ña, co­mo se lla­ma el nue­vo bar de Cor­me pa­ra es­te ve­rano. A dos pa­sos de la pla­ya do Os­mo, y con una pa­no­rá­mi­ca del océano Atlán­ti­co to­da pa­ra ti, A Es­pi­ña es el nue­vo pro­yec­to del gru­po Con­cep­to Ne­gra, que tie­ne otros tres lo­ca­les en A Co­ru­ña. De­trás es­tá el ca­pi­tán de la mar­ca «ne­gra», Pa­blo Pi­za­rro. Aquí hay una car­ta de ra­cio­nes con pro­duc­tos au­tóc­to­nos y recetas de la abue­la, dj con mú­si­ca en vi­vo los vier­nes, sá­ba­dos y do­min­gos y una megaterraza con vis­tas a la ría de Cor­me y La­xe. Por los ve­ci­nos de la tie­rra de los per­ce­bes co­rre san­gre dis­tin­ta. Os lo di­ce una au­tóc­to­na de Cor­me-Al­dea. Y la Es­pi­ña es di­fe­ren­te. Den­tro del lo­cal la de­co­ra­ción ani­ma a ha­cer fotos y fue­ra en la te­rra­za so­lo tie­nes ga­nas de des­co­nec­tar, de sen­tir que es­tás de vacaciones sin es­tar­lo. «La car­ta man­tie­ne la esen­cia de los lo­ca­les del gru­po, pe­ro adap­ta­da a las ne­ce­si­da­des de la zo­na», ex­pli­ca Pi­za­rro. Me­ji­llo­nes al va­por, zam­bu­ri­ñas, pa­rro­chi­tas fri­tas o ber­be­ri­ños al aji­llo. Y, por su­pues­to, que no fal­te la ra­ción de car­ne asa­da. To­do obra de Ch­ris­tian Arias. Abrie­ron el 20 ju­nio, vi­vie­ron el subidón de la fies­ta del Per­ce­be y aho­ra atien­den gus­to­sos a la pe­re­gri­na­ción de gen­te que va has­ta allí pa­ra co­no­cer el lo­cal. «Vie­nen mu­chos tu­ris­tas, gen­te de la zo­na y, los fi­nes de se­ma­na, tam­bién te­ne­mos clien­tes que vie­nen des­de A Co­ru­ña pa­ra co­no­cer­nos». Si te ani­mas, siem­pre pue­des co­mer allí y echar­te a dor­mir la sies­ta en la pla­ya do Os­mo. O dar­te un cha­pu­zón, si eres va­lien­te y no te im­po­ne el agua ti­ran­do a fría. No te des­pis­tes, Es­pi­ña Con­cep­to Ne­gra so­lo es­ta­rá abier­to en ve­rano.

UN DESA­YUNO CON VIS­TAS

Una mu­lli­da cor­ti­na de mú­si­ca sua­ve y de vo­ces ba­jas. So­bre la me­sa, un ra­mo de blan­co y de in­ten­so ver­de. Y al otro la­do de la ven­ta­na, el azul de Arousa y el tran­qui­lo per­fil de la is­la de Cor­te­ga­da. El Au­ga­ma­re, en Ca­rril (Vi­la­gar­cía), es un lu­gar pa­ra dis­fru­tar con tiem­po. Un pa­rén­te­sis de buen gus­to que ha lo­gra­do sa­ciar el ham­bre de to­dos aque­llos que echa­ban de me­nos un rin­cón di­fe­ren­te en el que co­mer­se el mun­do a bo­ca­dos. Bea­triz He­rráez y Cruz Li­jó pi­lo­tan es­te bar­co, con­ta­gia­do de la lu­mi­no­si­dad y del en­can­to de la ría jun­to a la que atra­ca. Es Bea quien nos pre­pa­ra el desa­yuno: un des­fi­le de tos­ta­das de­li­cio­sas que ela­bo­ra con mi­mo, con­vir­tien­do ca­da re­ba­na­da de pan en una pe­que­ña obra de ar­te. «Te­ne­mos unos pa­nes fan­tás­ti­cos; son fun­da­men­ta­les», cuen­ta ha­cien­do un in­ci­so en el pro­ce­so. So­bre esa ba­se ge­nial, des­plie­ga po­co a po­co una sor­pren­den­te re­ce­ta de cho­co­la­te con acei­te y sal. O una mez­cla de que­so fres­co, miel y fru­tos ro­jos que es­ta­lla en la bo­ca co­mo unos fue­gos ar­ti­fi­cia­les. Quien los prue­ba, re­pi­te si pue­de. Por­que es­te pe­que­ño lo­cal, con ape­nas dos me­ses de his­to­ria, tie­ne ya clien­tes fie­les que ha­cen apo­lo­gía del Au­ga­ma­re allá don­de van. «El bo­ca a bo­ca es­tá fun­cio­nan­do muy bien en­tre la gen­te que es­tá bus­can­do al­go di­fe­ren­te», cuen­ta Bea.

Ella nos ex­po­ne el con­cep­to maes­tro de es­ta gas­tro­tien­da que apues­ta por al­go tan bá­si­co co­mo «to­ma­tes que se­pan a to­ma­te», por las ex­ce­len­tes con­ser­vas ga­lle­gas, por los me­jo­res vi­nos. Así que cuan­do sal­gan del lo­cal, cuan­do re­gre­sen a la reali­dad más pro­sai­ca, po­drán lle­var­se ba­jo el bra­zo un her­mo­so pa­que­te de sa­bo­res del pa­raí­so.

UN ÉXI­TO EN BOI­RO

Si la co­mi­da tra­di­cio­nal te apa­sio­na, ne­ce­si­tas abun­dan­cia pa­ra re­po­ner fuer­zas y te en­cuen­tras en la co­mar­ca de Bar­ban­za tie­nes una pa­ra­da obli­ga­to­ria. No te va­yas sin dar­te un buen ho­me­na­je en O Fu­ran­cho do Mar.

Es­te aco­ge­dor lo­cal abrió sus puer­tas a prin­ci­pios de ve­rano y se en­cuen­tra en pleno cen­tro de Boi­ro, en la ca­lle Fran­cis­co del Río Ro­me­ro. Lo re­gen­ta Da­vid Tu­bío y su apues­ta es­tá sien­do un au­tén­ti­co éxi­to. No es pa­ra me­nos por­que, ade­más de ser muy a la vis­ta, ofre­ce un me­nú y un vino ca­se­ro au­tén­ti­co y de ca­li­dad.

No fal­ta en es­te es­ta­ble­ci­mien­to la co­ci­na tí­pi­ca ga­lle­ga y el vino del país, ser­vi­do en la tí­pi­ca ta­za de co­lor blan­co. En­tre los pla­tos des­ta­can el pul­po, las na­va­jas, las zam­bu­ri­ñas, los me­ji­llo­nes y otros man­ja­res de la ría. Tam­po­co fal­tan otros reyes ve­ra­nie­gos, co­mo el ra­xo, la tor­ti­lla, una bue­na en­sa­la­da con pro­duc­tos de la huer­ta o los pi­mien­tos de Pa­drón. «Te­ne­mos una car­ta fi­ja pe­ro va­mos aña­dien­do pro­pues­tas se­gún nos van de­man­dan­do los clien­tes», co­men­ta el pro­pie­ta­rio, Da­vid Tu­bío.

La de­co­ra­ción de O Fu­ran­cho do Mar es una de sus se­ñas iden­ti­dad. En sus 77 me­tros cua­dra­dos aglu­ti­na ca­pí­tu­los de la his­to­ria lo­cal en sus pa­re­des, re­ves­ti­das por un mu­ral de 1833 de la ría de Arousa y otro com­pues­to por fo­to­gra­fías an­ti­guas de Es­ca­ra­bo­te y otros lu­ga­res de la vi­lla, de en­tre los se­sen­ta y no­ven­ta. Ade­más lo de­co­ran an­clas, re­des y na­sas que fue­ron com­pra­das a un ma­ri­ne­ro y com­ple­tan una pues­ta en es­ce­na 100% ma­ri­ne­ra.

O Fu­ran­cho do Mar es un lo­cal fa­mi­liar que pre­ten­de re­cu­pe­rar la esen­cia de los fu­ran­chos de la ría de Arousa, com­bi­na de una for­ma ele­gan­te lo tra­di­cio­nal con lo ma­ri­ne­ro y se ubia­gra­da­ble ca en pleno cen­tro de uno de los en­cla­ves tu­rís­ti­cos en los que el ve­rano sien­ta me­jor.

OCASOS A ORI­LLAS DEL MI­ÑO

Vá­mo­nos al Par­que Náu­ti­co de Cas­tre­lo de Mi­ño, don­de pue­des vi­vir to­dos los días un oca­so di­fe­ren­te. Su ca­fe­te­ría no es nue­va, pe­ro su es­ti­lo sí lo es des­de ha­ce unos me­ses, que cam­bió de ma­nos. Y es­te ve­rano se no­ta aún más. Hay que lle­gar se­gún cae la no­che, pe­dir al­go pa­ra ta­pear y re­la­jar­se. Los con­cier­tos al po­ner­se el sol, las ac­ti­vi­da­des cien­tí­fi­cas y las ca­tas de vino son lo no­ve­do­so. To­dos los miér­co­les, a par­tir de las 21.00 ho­ras, en el ex­te­rior de la ca­fe­te­ría sue­na la mú­si­ca. Rock, blues, jazz, soul...Hay al­go que los une: son to­dos gru­pos ou­ren­sa­nos. Los jue­ves son las no­ches de la cien­cia. La se­ma­na pa­sa­da se ce­le­bró un es­pec­tácu­lo gastro- as­tro­nó­mi­co, una ce­na con pre­sen­ta­cio­nes cu­rio­sas de te­má­ti­ca as­tro-

nó­mi­ca. La si­guien­te ci­ta, la del jue­ves 10 de agos­to, per­mi­ti­rá a los co­men­sa­les dis­fru­tar de una ce­na mien­tras con­tem­plan las per­sei­das en la te­rra­za. Ve­re­mos las es­tre­llas en Cas­tre­lo de Mi­ño, el Con­ce­llo apa­ga­rá las lu­ces pú­bli­cas y se po­drá go­zar del es­pec­tácu­lo de la llu­via de me­teo­ros más es­pec­ta­cu­la­res del año. To­do mien­tras se ce­na. «Pa­la­bros cien­tí­fi­cos que cam­bia­rán a túa vi­da» es la si­guien­te ci­ta, con Ma­nuel Vi­cen­te y César Gol­di, en es­te es­pa­cio. Com­ple­tan la ofer­ta de es­ta ca­fe­te­ría las ca­tas de vi­nos, to­dos los sá­ba­dos a me­dio­día. Un bo­de­gue­ro o co­se­cha­dor acer­ca su vino y se en­car­ga de co­men­tar­lo. To­do acom­pa­ña­do de mú­si­ca an­ti­gua en di­rec­to. Ade­más, al fi­na­li­zar la ac­ti­vi­dad, si el tiem­po lo per­mi­te, cla­ro, se pue­de ha­cer una ob­ser­va­ción as­tro­nó­mi­ca del sol con un te­les­co­pio. El res­to lo po­ne el en­torno, una gran zo­na ver­de al la­do del em­bal­se, ideal pa­ra las no­ches de ve­rano ou­ren­sa­nas. Si no has pro­ba­do... ¡es­tás tar­dan­do!

FOTOS: ANA GAR­CÍA

FO­TO: CAR­ME­LA QUEIJEIRO

FO­TO: MI­GUEL VILLAR

FO­TO: MÓ­NI­CA IRAGO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.