A LOS 45 SE ROM­PE

LAS PA­RE­JAS SE SE­PA­RAN CUAN­DO LLE­VAN 20 AÑOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: AMAN­DA VAL

Es me­jor em­pe­zar por el plo. Cuan­do Ma­ría se ca­só con su do él le pro­me­tió que la iba a te­ner al­mi­tas, que la iba a tra­tar co­mo a rei­na, que ja­más le fal­ta­ría de na­da e nun­ca ten­dría que so­por­tar un de. «Na­da de eso se cum­plió», le di­jo a un día a su te­ra­peu­ta, Arán­za­zu ía. «La vi­da es así, se­gu­ro que él quea­ber­te da­do to­do lo que te pro­mee­ro no pu­do ser. ¿Tú pu­dis­te dár­se­le pre­gun­tó Arán­za­zu en una de las eras se­sio­nes. Y Ma­ría le res­pon­dió nda: «No». «Pues aho­ra so­lo que­da ear­te la cues­tión prin­ci­pal: ¿quie­res ir con él y lu­char por esa re­la­ción?». es so­lo un ejem­plo de lo que les pa­sa ayo­ría de las pa­re­jas que acu­den a nsul­ta, que sue­len lle­gar «ter­mi­na«pa­ra cui­da­dos pa­lia­ti­vos», cuan­do oca ayu­da que ofre­cer y mu­cho rehe de uno ha­cia el otro. ro en de­fi­ni­ti­va, el ejem­plo de Ma­ría, ne Arán­za­zu, vie­ne a po­ner so­bre la uno de los pro­ble­mas que la ma­de los ma­tri­mo­nios o de las pa­ren una con­vi­ven­cia larga tie­nen: que uno de los dos se ha­ce res­pon­sa­ble

dis­fru­te, de dar­se go­ce, de bus­car egría sino que es­pe­ran que el de al se la pro­por­cio­ne. Esa es una de las ipa­les claves de que se pro­duz­can s rup­tu­ras al­re­de­dor de los 45 años, egún pu­bli­có el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal sta­dís­ti­ca la se­ma­na pa­sa­da, tie­nen r cuan­do la pa­re­ja ha con­vi­vi­do en

y 20 años, fe­cha que coin­ci­de en el po cuan­do las mu­je­res han cum­plis 44 años y los hom­bres los 47. Ca50% de las se­pa­ra­cio­nes se pro­du—se­ña­la el INE— des­pués de ha­ber par­ti­do la vi­da du­ran­te vein­te años, omen­to crí­ti­co por la acu­mu­la­ción stin­tas si­tua­cio­nes. ué nos pa­sa en­ton­ces a los 45? án­za­zu con­fir­ma por su lar­go tie­me ex­pe­rien­cia co­mo te­ra­peu­ta que los 45 tie­nen ese amar­go sa­bor de la de­silu­sión. «A esa edad ya no es­tás en una eta­pa de ilu­sión, no es­tás fe­liz por lo que va a ve­nir (tie­nes lo que tie­nes) y ade­más nor­mal­men­te coin­ci­de con que la ma­yo­ría es­tán crian­do hi­jos ado­les­cen­tes. Una eta­pa en la que hay mu­chos desacuer­dos, mu­chos re­pro­ches, mu­cho des­gas­te, y so­bre to­do mu­cho can­san­cio fí­si­co, tam­bién por­que sue­le ser una épo­ca de fre­ne­sí la­bo­ral. Pe­ro a di­fe­ren­cia —di­ce ella— del can­san­cio que pro­vo­ca la crian­za de los ni­ños pe­que­ños, aho­ra no hay esos mo­men­tos dul­ces que te pro­por­cio­na un be­bé, que une, y ti­ra fe­liz­men­te de la pa­re­ja».

AGO­TA­MIEN­TO FÍ­SI­CO

El ago­ta­mien­to in­flu­ye mu­cho en nues­tras reac­cio­nes, en es­pe­cial por­que de­ja­mos de la­do nues­tro dis­fru­te pro­pio. «A esa edad las pa­re­jas es­tán muy po­co ac­ti­vas —tam­bién se­xual­men­te, por­que a no­so­tras las emo­cio­nes nos afec­tan en el de­seo— y es muy pro­ba­ble que el po­co tiem­po li­bre que ten­gan los dos lo de­di­quen a las res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res, a las ta­reas do­més­ti­cas», con­clu­ye Arán­za­zu, pa­ra aña­dir que es en­ton­ces cuan­do la que­ja se ins­ta­la co­mo mo­de­lo vi­tal. Es muy nor­mal que uno se em­pie­ce a que­jar de to­do, de los hi­jos, del tra­ba­jo, del ma­ri­do, de la mu­jer, de la sue­gra. El ta­lan­te se cen­tra en la que­ja. Eso, sin ol­vi­dar, co­mo apun­ta la ex­per­ta, que tam­bién es ver­dad que a los 45 no so­mos los mis­mos que a los 25, y pue­de pa­sar que en ese pe­río­do lar­go ha­ya­mos cam­bia­do y cues­te más en­ca­jar­nos co­mo pa­re­ja.

Pe­ro co­mo no se tra­ta de ha­cer un NOT, sino un YES, hay que plan­tear­se una bue­na so­lu­ción y dar­le la vuel­ta a la tor­ti­lla si que­re­mos pe­lear. Lo pri­me­ro —in­di­ca la te­ra­peu­ta— es apro­ve­char to­da esa ener­gía del en­fa­do pa­ra cam­biar, y por en­ci­ma de to­do pa­ra no res­pon­sa­bi­li­zar al otro de la in­sa­tis­fac­ción pro­pia: cú­rra­te tu dis­fru­te, bus­ca aque­llo que te ha­ga fe­liz y no le re­pro­ches tu des­gas­te al de al la­do. Des­pués, Arán­za­zu ape­la al de­por­te por­que con­fir­ma que la gen­te que tie­ne una bue­na for­ma fí­si­ca tie­ne ener­gía vi­tal, una fuer­za que es ca­paz de asu­mir cual­quier ta­rea sin que eso su­pon­ga un dra­ma. «A ve­ces el can­san­cio es tal que has­ta le­van­tar­se de la ca­ma nos cues­ta», di­ce. Así que hay que co­ger ga­nas y te­ner la for­ta­le­za fí­si­ca y aními­ca pa­ra lle­var a ca­bo la ru­ti­na sin ol­vi­dar que los con­flic­tos van a exis­tir y de­ben sos­te­ner­se. «En nues­tra cul­tu­ra no es­ta­mos he­chos a ne­go­ciar, ¡y en las pa­re­jas ya ni te cuen­to!, pe­ro se de­be ma­ti­zar que ne­go­ciar no es ce­der, que es lo que sue­len ha­cer la ma­yo­ría: ‘Hoy hi­ce yo es­to, ma­ña­na tú lo otro’... y lue­go vie­ne el re­pro­che: ‘Yo hi­ce tres ve­ces más’. No», zan­ja Arán­za­zu. Lo que hay que abrir son otras vías, no la tu­ya o la mía, sino otras op­cio­nes que nos lle­ven a dis­fru­tar tam­bién jun­tos sin que sea o tu plan o el mío. ¿Por qué no otro?

En su opi­nión, cuan­do dos per­so­nas son fe­li­ces es su­per­fá­cil que cuan­do es­tén jun­tas lo es­tén tam­bién, pe­ro si es­tán amar­ga­das es im­po­si­ble.

¿Si su­pe­ra­mos es­ta cri­sis de los 45 ya po­de­mos ti­rar mi­llas?, le pre­gun­ta­mos. «Bueno, des­pués es cier­to que hay me­nos se­pa­ra­cio­nes, pe­ro yo ten­go la sen­sa­ción de que mu­chos ma­tri­mo­nios es­tán có­mo­dos en esa si­tua­ción, al­gu­nos fe­li­ces y otros no; co­noz­co gen­te de 80 años que pa­sean de la mano y otras que vi­ven jun­tas pe­ro por se­pa­ra­do», con­clu­ye. «A los 45 —di­ce ella— aún sien­tes que pue­des dar el sal­to, por eso se ani­man a se­pa­rar­se, por­que sa­ben que que­da mu­cha vi­da por de­lan­te». ¿Sí o no?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.