Es­te ga­lle­go tie­ne en sus ma­nos el ar­te de Nue­va S

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DEGENTE -

i pa­sean por Nue­va York y se les va la vis­ta a cual­quie­ra de las pie­zas de ar­te pú­bli­co que es­tán ubi­ca­das por la ciu­dad, de­tén­gan­se un mo­men­to por­que de­be­rían sa­ber que un ga­lle­go tie­ne mu­cho que ver en ello. Ser­gio Par­do (A Co­ru­ña, 1984) tra­ba­ja des­de ha­ce dos años en el de­par­ta­men­to de Cul­tu­ra, con­cre­ta­men­te es di­rec­tor aso­cia­do del pro­gra­ma de ar­te pú­bli­co «Per­cent for Art». De su ga­bi­ne­te sa­len los ar­tis­tas que fa­bri­can las pie­zas que vis­ten los es­pa­cios pú­bli­cos de la ciu­dad más po­bla­da de los Es­ta­dos Uni­dos, es de­cir, que ca­si 70 mi­llo­nes de per­so­nas (en­tre re­si­den­tes y tu­ris­tas) dis­fru­tan de sus de­ci­sio­nes. Por­que des­de 1982 una ley de­ter­mi­na que el 1% del pre­su­pues­to de cual­quier obra de la ciu­dad que se fi­nan­cie con di­ne­ro pú­bli­co, ya sea una ace­ra, un par­que o una co­mi­sa­ría, tie­ne que ir de­di­ca­do a una obra de ar­te rea­li­za­da ex pro­fe­so pa­ra ese en­torno. El pro­gra­ma en el que tra­ba­ja Ser­gio se en­car­ga de que es­to se lle­ve a ca­bo. «Hay más de 100 ini­cia­ti­vas de ar­te pú­bli­co en mar­cha en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro es­te es el de re­fe­ren­cia, no so­lo a ni­vel na­cio­nal, sino in­ter­na­cio­nal. No exis­te na­da pa­re­ci­do en otra par­te del mun­do. Lo más si­mi­lar en Eu­ro­pa es­tá en No­rue­ga, que ya te­nían al­go en mar­cha y lue­go se in­tere­sa­ron en lo que ha­cía­mos no­so­tros, y el me­tro de Lon­dres», ex­pli­ca Ser­gio.

Es­te ges­tor cul­tu­ral y ar­qui­tec­to ha­ce hin­ca­pié en las par­ti­cu­la­ri­da­des de es­te pro­gra­ma, por­que no se tra­ta de com­prar pie­zas de ar­te y co­lo­car­las sin más en es­pa­cios va­cíos. Cuan­do co­mien­za la obra pú­bli­ca, se po­ne en mar­cha otro pro­ce­so pa­ra­le­lo de bús­que­da de un ar­tis­ta que im­pli­ca al en­torno. «Cuan­do co­men­cé a tra­ba­jar en es­to me sor­pren­die­ron dos co­sas. Por un la­do, la trans­pa­ren­cia: to­do el mun­do sa­be lo que se gas­ta, en qué se gas­ta, dón­de se gas­ta, y por otro, que nin­gún po­lí­ti­co de­ci­de, so­lo téc­ni­cos». Por­que ade­más del per­so­nal del pro­gra­ma, de las con­ce­ja­lías im­pli­ca­das y de los pro­fe­sio­na­les externos ele­gi­dos des­de las con­ce­ja­lías pe­ro que tie­nen que guar­dar cier­ta re­la­ción con el en­torno, tam­bién hay po­lí­ti­cos, ar­qui­tec­tos, ve­ci­nos, or­ga­ni­za­cio­nes y gru­pos lo­ca­les que dan su opi­nión, aun­que no ten­gan de­re­cho a vo­to en las ron­das fi­na­les. A la vez que los ar­qui­tec­tos con­ci­ben el es­pa­cio, y des­pués de re­ca­bar cier­ta in­for­ma­ción, qué le va a apor­tar la pie­za al en­torno o dón­de se va a ubi­car, Ser­gio se en­car­ga de ha­cer una se­lec­ción de ar­tis­tas, más o me­nos unos cua­ren­ta por pro­yec­to. Par­te de ellos los re­clu­ta de los que se han apun­ta­do en la web del ayun­ta­mien­to pa­ra ser con­si­de­ra­dos, y aquí pue­den ins­cri­bir­se tan­to ve­ci­nos de Be­tan­zos co­mo de Man­hat­tan, y otros tan­tos se su­man a la lis­ta co­mo re­sul­ta­do de una bús­que­da per­so­nal. «Vien­do su obra pa­sa­da con­si­de­ro si son óp­ti­mos pa­ra es­te pro­yec­to de­ter­mi­na­do. Yo des­de que em­pe­cé a tra­ba­jar aquí, pro­cu­ro que un ter­cio de los ar­tis­tas se­lec­cio­na­dos ten­gan una vin­cu­la­ción con el ba­rrio don­de se va a co­lo­car la pie­za, otro que sean na­cio­na­les o ten­gan re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos y otro que sean in­ter­na­cio­na­les, es de­cir, una se­lec­ción lo más he­te­ro­gé­nea po­si­ble», co­men­ta Ser­gio. Lo mis­mo pue­de sa­lir ele­gi­do un ar­tis­ta de re­nom­bre, co­mo Jep­pe Hein o Law­ren­ce Wei­ner, que al­guien re­cién sa­li­do de Be­llas Ar­tes. «No te­ne­mos en cuen­ta que ha­ya he­cho ar­te pú­bli­co an­te­rior­men­te o que ha­ya tra­ba­ja­do con ma­te­ria­les que no sean du­ra­de­ros. En­ten­de­mos que es­to es tra­ba­jo del ges­tor cul­tu­ral que tra­ta­rá pos­te­rior­men­te con el ar­tis­ta».

Con los 40 agra­cia­dos en­ci­ma de la me­sa se abre el de­ba­te, al que es­tán in­vi­ta­dos des­de el co­mi­sa­rio del Gug­gen­heim has­ta el ve­cino del ba­rrio don­de se va a co­lo­car la pie­za. To­das las opi­nio­nes se tie­nen en cuen­ta. Y se­gún apun­ta Ser­gio, en al­gu­na oca­sión los ar­gu­men­tos de un «no ex­per­to» le han da­do la vuel­ta a la tor­ti­lla. «Es bas­tan­te lla­ma­ti­vo có­mo fluc­túan las opi­nio­nes por­que son pers­pec­ti­vas que te plan­tean un pris­ma que tú no tie­nes. Ha­ce po­co hi­ci­mos una co­mi­sa­ría de po­li­cía en el Bronx, te­nía­mos me­dio mi­llón de dó­la­res de pre­su­pues­to pa­ra una obra de ar­te pú­bli­co. Es una zo­na que du­ran­te mu­cho tiem­po fue la más pe­li­gro­sa de Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro aho­ra el ac­tual al­cal­de es­tá apos­tan­do por su re­vi­ta­li­za­ción, por lo que era muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros es­ta pie­za. En la reunión es­ta­ba un co­mi­sa­rio del Gug­gen­heim que es­ta­ba muy con­ven­ci­do de uno de los ar­tis­tas que te­nía que lle­gar a la fi­nal. Ha­bía un se­ñor que te­nía una pa- Cuan­do ya so­lo que­dan cua­tro o cin­co fi­na­lis­tas, Ser­gio con­tac­ta con ellos pa­ra in­for­mar­les de que han si­do se­lec­cio­na­dos pa­ra rea­li­zar una pie­za de ar­te per­ma­nen­te de ar­te pú­bli­co de Nue­va York. «Mu­chos son ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les que no han es­cu­cha­do ja­más ha­blar de es­te pro­gra­ma y pien­san que les es­toy gas­tan­do una broma. Ha­ce po­co lla­mé a un chi­co a Adís Abe­ba... Ima­gí­na­te que estás en tu ca­sa y te di­cen que el ayun­ta­mien­to de Nue­va York te ha se­lec­cio­na­do pa­ra ha­cer una obra con un pre­su­pues­to de me­dio mi­llón. Entiendo que es di­fí­cil de creer...». Des­pués de va­rias car­tas acre­di­ta­das, Sky­pe y de­más for­ma­li­da­des, lle­gan va­rias reunio­nes don­de se les ex­pli­ca el pro­yec­to, y ca­da uno pre­sen­ta una pro­pues­ta «re­mu­ne­ra­da».

Fi­nal­men­te uno es el ele­gi­do y co­mien­za a tra­ba­jar pa­ra aco­mo­dar la obra a la pie­za, y vi­ce­ver­sa. «Hay ve­ces que se ha­cen talleres pa­ra que la co­mu­ni­dad ter­mi­ne de dar for­ma a la obra —ex­pli­ca Ser­gio—, por eso cuan­do lle­ga el mo­men­to de la inauguración la gen­te ya la sien­te co­mo su­ya». Ca­si lo que nos pa­sa a los gallegos con el ar­te de Nue­va York. Por­que se­gu­ro que a par­tir de aho­ra bus­ca­re­mos más fotos que la del Em­pi­re Sta­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.