«Y

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - CURIOSO -

al en­trar en la ca­sa, vie­ron al ni­ño con su ma­dre María, y pos­trán­do­se, lo ado­ra­ron; y abrien­do sus te­so­ros, le ofre­cie­ron re­ga­los: oro, in­cien­so y mi­rra». Así re­co­ge la Bi­blia (Evan­ge­lio de Ma­teo 2,11) la ado­ra­ción de los Re­yes Ma­gos al ni­ño Je­sús tras na­cer en aquel pe­se­bre de Be­lén e ini­cian­do la tradición que más re­ga­los nos ha traí­do has­ta aho­ra. El úl­ti­mo de los pre­sen­tes, la mi­rra, fue el ele­gi­do por el rey Baltasar que, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, te­nía que lle­var­le al Me­sías la ofren­da más exó­ti­ca. Mi­ra que nos sa­be­mos bien es­ta his­to­ria, pe­ro apues­to a que te­néis muy cla­ro lo del oro y el in­cien­so y muy po­qui­to lo de la mi­rra. ¿Qué es, pa­ra qué sir­ve y dón­de se con­si­gue (sin ir­se a Áfri­ca, cla­ro)? Va­mos a ello. La mi­rra es una sus­tan­cia re­si­no­sa aro­má­ti­ca. Se ob­tie­ne ha­cien­do una in­ci­sión en la cor­te­za del ár­bol de la que se ob­tie­ne una re­si­na go­mo­sa, de co­lor ama­ri­llo, que al se­car­se tie­ne for­mas irre­gu­la­res y una to­na­li­dad par­do-ro­ji­za. Cre­ce al no­res­te de Áfri­ca y en las zo­nas de Ara­bia y Tur­quía. Y Baltasar cre­yó que era una gran idea lle­vár­se­la al ni­ño Je­sús por­que es­ta­ba muy va­lo­ra­da en la an­ti­güe­dad, ya que era uno de los com­po­nen­tes pa­ra la ela­bo­ra­ción de per­fu­mes, in­cien­so, un­güen­tos, me­di­ci­nas y pa­ra di­luir tin­ta en los pa­pi­ros.

Tam­bién pa­ra em­bal­sa­mar a los muer­tos, por lo que la mi­rra representaba a Dios co­mo hom­bre y re­co­no­cía la vul­ne­ra­bi­li­dad de Je­sús, que mo­ri­ría pa­ra sal­var al ser hu­mano. Co­no­ci­da era tam­bién su efi­ca­cia con­tra los ron­qui­dos y sus be­ne­fi­cios me­di­ci­na­les con­tra las en­fer­me­da­des pa- ra­si­ta­rias, aun­que es po­co pro­ba­ble que Baltasar se la re­ga­la­se pen­san­do en ello. La mi­rra era, an­te to­do, un ar­tícu­lo de lu­jo. Hoy ya no lo es tan­to y, de he­cho, la te­ne­mos un po­co ol­vi­da­da. Nos lo con- fir­ma Hugo Ber­mú­dez, ge­ren­te de Sa­lud Shop Her­bo­la­rio & Eco­tien­da en A Co­ru­ña. «A día de hoy no se ven­de mu­cho, aun­que no­so­tros la te­ne­mos por­que que­re­mos tra­ba­jar de to­do», in­di­ca. Es él quien nos cuen­ta pa­ra qué sir­ve. «Se uti­li­za co­mo com­po­nen­te an­ti­sép­ti­co pa­ra tra­ta­mien­tos den­ta­les o in­fla­ma­cio­nes de en­cías; a ni­vel ex­terno, se usa tam­bién en aro­ma­te­ra­pia co­mo cal­man­te pa­ra com­ba­tir la hi­per­ac­ti­vi­dad y el es­trés y po­ten­ciar la con­cen­tra­ción; de he­cho, en su pre­sen­ta­ción en grano se pue­de que­mar co­mo el in­cien­so o uti­li­zar­se a mo­do de sa­les de ba­ño; y, co­mo po­see pro­pie­da­des ci­ca­tri­zan­tes o pa­ra com­ba­tir las grie­tas de la piel, pue­de em­plear­se co­mo acei­te esen­cial », nos cuen­ta Hugo. En fin, que la mi­rra es un cho­llo, y no muy ca­ro. Los 5 mi­li­li­tros de acei­te esen­cial (es muy con­cen­tra­do y dan pa­ra mu­cho) cues­ta 17,94 eu­ros, y los 100 gra­mos de re­si­na es­tán a 8,53. Baltasar, te nos estás de­va­luan­do. Pe­ro na­die te ga­na a ori­gi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.