Na­da de ja­món an­tes de dor­mir

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - CURIOSO - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

¿TE CUES­TA DOR­MIR? Pien­sa en lo que has ce­na­do que puede que ahí es­té la res­pues­ta. To­dos evi­ta­mos el ca­fé o la Co­ca-co­la an­tes de me­ter­nos en la ca­ma, pe­ro no son los úni­cos ali­men­tos con su­per­po­de­res pa­ra quitarnos el sue­ño. Al­gu­nos te sor­pren­de­rán.

Ave­ces por mu­chas ove­ji­tas que con­te­mos no con­se­gui­mos ce­rrar los ojos cuan­do nos me­te­mos en la ca­ma, o peor aún, en to­da la noche. Lo acha­ca­mos al es­trés, a pro­ble­mas co­ti­dia­nos, al can­san­cio, y ra­ra vez mi­ra­mos ha­cia la me­sa. Sí, por­que an­tes de lan­zar­te a por cuan­ta pas­ti­lla aca­ba­da en

pam pa­ra con­ci­liar el sue­ño, de­be­rías re­vi­sar tu die­ta pa­ra ver si ahí puede es­tar la ex­pli­ca­ción a tu in­som­nio. Se­ría al­go así co­mo di­me qué ce­nas, y te di­ré por qué no duer­mes. Lo que co­me­mos, cuán­do lo co­me­mos y có­mo lo co­me­mos in­flu­ye tan­to en la ca­li­dad co­mo en las ho­ras del sue­ño. Y vi­ce­ver­sa. Las ho­ras del sue­ño tie­nen mu­cho que ver con los ali­men­tos de los que echa­mos mano na­da más le­van­tar­nos. «A ve­ces dor­mi­mos mu­cho, pe­ro de­bi­do a que esa ca­li­dad no es ade­cua­da op­ta­mos por ali­men­tos con una al­ta ca­li­dad ener­gé­ti­ca, que a lo me­jor no nos in­tere­san, co­mo pueden ser los azú­ca­res re­fi­na­dos o las gra­sas. Tam­bién es­tas per­so­nas que duer­men po­co con­su­men me­nos can­ti­dad de fru­ta, de ver­du­ras, de hor­ta­li­zas o de ce­rea­les, que es de lo que te­ne­mos que to­mar un ma­yor nú­me­ro de ra­cio­nes», ex­pli­ca Vic­to­ri­na Agui­lar, ca­te­drá­ti­ca de Nutrición de la Uni­ver­si­dad de Al­ca­lá de He­na­res.

La re­la­ción entre el sue­ño y los rit­mos bio­ló­gi­cos es ob­je­to de estudio de la cro­no­nu­tri­ción, una dis­ci­pli­na de re­cien­te cu­ño que se es­tá po­nien­do en au­ge en una so­cie­dad don­de ca­da vez hay más noc­tám­bu­los. Es ob­vio que no de­be­mos to­mar­nos un ca­fé, una Co­ca-co­la o cho­co­la­te an­tes de ir­nos a la ca­ma por­que co­rre­mos el ries­go de ex­ci­tar­nos, pe­ro a prio­ri no ve­ría­mos pe­li­grar nues­tro sue­ño por ce­nar un po­co de ja­món con to­ma­te, una tor­ti­lla fran­ce­sa o atún. Y por qué lo íba­mos a ver, (os pre­gun­ta­reis) si en ple­na ope­ra­ción pos­na­vi­de­ña, y si­guien­do co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra la die­ta YES de ha­ce dos nú­me­ros, nos di­cen que hay que ce­nar li­ge­ri­to y evi­tan­do las gra­sas o los hi­dra­tos. Pre­gun­ta­mos a la ex­per­ta. «Si yo me to­mo un to­ma­te, en prin­ci­pio se­ría fan­tás­ti­co, es una fru­ta y se­ría bueno to­már­me­lo por la noche, y sin em­bar­go, no. ¿Por qué? Por­que lo que ha­ce es pro­vo­car la li­be­ra­ción de ami­nas bió­ge­nas, en con­cre­to de la his­ta­mi­na, que nos va a di­fi­cul­tar el sue­ño», ex­pli­ca Vic­to­ri­na. En es­te mis­mo grupo de ali­men­tos que de­be­mos evi­tar se en­cuen­tra el ja­món o las car­nes ro­jas, que con­tie­nen ami­noá­ci­dos co­mo la ti­ro­si­na o la fe­ni­la­la­ni­na que lo que ha­cen es fa­vo­re­cer la sín­te­sis de neu­ro­trans­mi­so­res que ac­ti­van el es­ta­do de vi­gi­lia. Ade­más, aña­de la nu­tri­cio­nis­ta, exis­ten una se­rie de ali­men­tos que de una ma­ne­ra in­di­rec­ta pueden aso­ciar­se al sue­ño. La piña, el pe­re­jil, las en­di­bias, las be­ren­je­nas o la ce­bo­lla, to­dos diu­ré­ti­cos, pueden fa­vo­re­cer que nos ten­ga­mos que le­van­tar más de una vez a lo lar­go de la noche al ba­ño. Tam­po­co es re­co­men­da­ble, —ase­gu­ra Vic­to­ri­na—, in­ge­rir co­mi­das es­pe­cia­das en las úl­ti­mas ho­ras del día ya que au­men­tan los ju­gos gás­tri­cos y pueden pro­du­cir ma­les­tar.

OTROS QUE NI SÍ NI NO

Lue­go hay otro grupo de ali­men­tos que tan­to dan co­mo qui­tan. «Con las le­gum­bres ten­dría­mos que lle­gar a una si­tua­ción de com­pro­mi­so, por­que su com­po­si­ción nos po­dría fa­ci­li­tar la sín­te­sis de se­ro­to­ni­na y me­la­to­ni­na, pe­ro to­dos sa­be­mos que las le­gum­bres son fla­tu­len­tas así que nos va­mos a sen­tir in­có­mo­dos, y por lo tan­to no se­ría re­co­men­da­ble to­mar gar­ban­zos o ju­días blan­cas por la noche», apun­ta la ex­per­ta. Con la piña pasa tres cuar­tos de lo mis­mo. A fa­vor tie­ne que sin­te­ti­za la se­ro­to­ni­na pe­ro en con­tra sus pro­pie­da­des diu­ré­ti­cas.

Nin­guno de es­tos ali­men­tos tie­ne su­per­po­de­res, y es­tos efec­tos no se evi­den­cian por una in­ges­ta oca­sio­nal sino por un con­su­mo fre­cuen­te, pe­ro es bueno que los ten­gas en cuen­ta a la ho­ra de pla­ni­fi­car una die­ta equi­li­bra­da, que no todo va a ser mi­rar pa­ra las gra­sas, hi­dra­tos o pro­teí­nas... Tam­bién es im­por­tan­te fa­vo­re­cer la vi­gi­lia de día y el sue­ño de noche. Eso sí, ¡que no te qui­te el sue­ño una lon­cha de ja­món!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.