“Saíu de min, gús­ta­me aten­der ben os fi­llos”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - VA POR ELLOS - TEX­TO: ME­LIS­SA RO­DRÍ­GUEZ

Son­po­cos los pa­dres que co­gen la ba­ja por pa­ter­ni­dad y me­nos, to­da­vía, los que asu­men esas pri­me­ras se­ma­nas de crian­za, por­que en la ma­yo­ría de los ca­sos las ma­dres si­guen sien­do las pie­zas cla­ve. No obs­tan­te, los hay. Son au­tén­ti­cos pa­dra­zos que han de­ci­di­do cam­biar los ro­les y que de­ben ser­vir co­mo ejem­plo.

UN MUN­DO NUE­VO

Ma­ría Jo­sé Caa­ma­ño (1983) y Ja­vier To­rrei­ra (1977), de Carballo, lle­van 16 años de la mano y 8 ca­sa­dos. Ha­ce 2 tu­vie­ron a An­drea, y en ju­lio lle­gó Ma­nu pa­ra com­ple­tar la fa­mi­lia. En am­bos ca­sos, Ma­ría co­gió la ba­ja por ma­ter­ni­dad, pe­ro en es­te ca­so Ja­vier de­ci­dió acom­pa­ñar­la en ese ca­mino pri­me­ri­zo aco­gién­do­se al per­mi­so de pa­ter­ni­dad, que des­de el pa­sa­do 5 de ju­lio se am­plió de cua­tro a cin­co se­ma­nas. «Den­de o pri­mei­ro mo­men­to saíu de min, por­que en­cán­tan­me os ne­nos e gús­ta­me aten­de­los ben. To­dos os pais de­be­rían fa­ce­lo, tan­to po­la ma­má co­mo po­los ne­nos, e por un pro­pio, por­que o tem­po pa­sa moi rá­pi­do e vai ser un­ha ex­pe­rien­cia que nun­ca vas vol­ver vi­vir. Hai que go­za­la. Dan moi­to tra­ba­llo, pe­ro me­re­ce a pe­na. Á par­te, eses pri­mei­ros días son os máis com­pli­ca­dos e nos que máis aten­ción ne­ce­si­tan», ex­pli­ca es­te pa­dra­zo, que asi­mis­mo ase­gu­ra que en el tra­ba­jo no le pu­sie­ron nin­gún pe­ro.

En­tre los dos se re­par­ten las ta­reas al 50 por cien­to pa­ra que la jor­na­da sea me­nos pe­sa­da: «Un día ér­gue­se un a dar os bi­be­róns e ou­tro día o ou­tro», cuen­ta. No obs­tan­te, de­bi­do al ho­ra­rio la­bo­ral, Ja­vier asu­me, más bien, las fae­nas de úl­ti­ma ho­ra del día cen­tra­das en An­drea, aun­que al­gu­na vez tam­bién le to­que aten­der a Ma­nu: «Che­go de tra­ba­llar, xo­go con ela, bá­ñoa, sén­toa a cear, vol­vo xo­gar con ela, dúr­moa, dú­cho­me eu, e se o ou­tro aín­da es­tá es­per­to, có­lloo ta­mén», di­ce en­tre ri­sas. Es­ta úl­ti­ma labor es la que me­jor se le da: «Te­ño un don pa­ra ador­me­cer os ne­nos», ase­gu­ra con or­gu­llo, mien­tras que lo que peor lle­va son, pre­ci­sa­men­te, las po­cas ho­ras de sue­ño per­so­na­les. Por lo de­más, tie­ne to­das las lec­cio­nes apren­di­das, al­go que es de gran ayu­da pa­ra Ma­ría, que es­tá «en­can­ta­da», al sen­tir­se «máis li­be­ra­da», in­clu­so pu­dien­do pres­cin­dir de las abue­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.