Si ceno an­tes, ¿adel­ga­zo?

No se ha­ce en un día, pe­ro hay quie­nes creen que ade­lan­tan­do la ho­ra de la ce­na lo tie­nen más fá­cil. El doc­tor Vi­so ex­pli­ca si hay re­la­ción en­tre el tiem­po y la co­mi­da y có­mo de­be­mos ali­men­tar­nos si que­re­mos es­tar bien

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - CUI DATE - TEX­TO: SAN­DRA FA­GI­NAS

Si has leí­do por ahí que el se­cre­to del buen cuer­po de El­sa Pa­taky es que ce­na an­tes de las ocho, es ló­gi­co que te pre­gun­tes lo mis­mo que yo: si ceno an­tes, ¿en­ton­ces adel­ga­zo? Que no sea por pre­gun­tar y por in­ten­tar­lo que no que­de, pe­ro me te­mo, por lo que me cuen­ta el doc­tor Ma­nuel Vi­so, que pa­ra te­ner el cuer­po de Pa­taky (o el de su ma­ri­do) ha­ce fal­ta otra vo­lun­tad. «A la ho­ra de ba­jar de pe­so im­por­ta la can­ti­dad de co­mi­da que in­gie­ras y so­bre to­do las ca­lo­rías que que­mes, y en una bue­na nu­tri­ción im­por­ta, ade­más, la ca­li­dad de lo que to­mes, pe­ro no por ce­nar an­tes un chu­rras­co y tar­ta de San­tia­go vas a adel­ga­zar, es ob­vio». «Tam­po­co —aña­de Vi­so— vas a per­der pe­so si te co­mes un pu­ré a las ocho de la tar­de y no desa­yu­nas has­ta las ocho de la ma­ña­na del día si­guien­te por­que el tiem­po en sí mis­mo no adel­ga­za; lo que im­por­ta en de­fi­ni­ti­va es lo que ha­yas in­ge­ri­do a lo lar­go del día y lo que ha­yas gas­ta­do. Es su­mar y res­tar, y si res­tas más que su­mas, es­tás en el ca­mino de ba­jar». Él lo ex­pli­ca con un ejem­plo muy cla­ro, tú pue­des to­mar­te en to­do el día una piz­za de 1.500 ca­lo­rías, que si no co­mes otra co­sa, te pue­de lle­var a adel­ga­zar. Es piz­za, cla­ro, es­ta­rás mal ali­men­ta­do, mal nu­tri­do, pe­ro si tie­nes un des­gas­te ca­ló­ri­co ma­yor, la die­ta de la piz­za te va a fun­cio­nar. Co­mo no se tra­ta pre­ci­sa­men­te de es­tar mal ali­men­ta­do, lo me­jor es asu­mir que la ce­na de­be ser el 25 % o 30 % de la in­ges­ta del día, que de­be­mos to­már­nos­la en se­rio y que si la ha­ce­mos de ma­ne­ra sa­lu­da­ble po­de­mos co­mer de to­do: pes­ca­do co­ci­do, car­nes blan­cas, en­sa­la­das, pu­rés, fru­ta y has­ta hi­dra­tos (arroz, pa­ta­ta y pas­ta). «De lo que se tra­ta es de evi­tar los fri­tos, la co­mi­da pre­co­ci­na­da, las sal­sas, pe­ro por lo de­más la ce­na de­be ha­cer­se siem­pre, no so­lu­cio­nar tam­po­co con eso de so­lo fru­ta y yo­gur», in­sis­te Vi­so. Quien ad­vier­te de otro fal­so mi­to: «La fru­ta de no­che no en­gor­da».

EL ME­TA­BO­LIS­MO LEN­TO

El doc­tor tam­bién avan­za que es­to de que el tiem­po pre­vio a acos­tar­nos adel­ga­za tie­ne su ba­se en que cuan­do dor­mi­mos el me­ta­bo­lis­mo es más len­to. ¿Pe­ro qué pue­de su­mar esa len­ti­tud, 20 ca­lo­rías?, se pre­gun­ta Vi­so pa­ra in­me­dia­ta­men­te res­pon­der: «En el cómpu­to ge­ne­ral en una die­ta de 2.000 ca­lo­rías es in­sig­ni­fi­can­te». Tam­po­co in­flu­ye el tiem­po que trans­cu­rra en­tre co­mi­das, y si se re­co­mien­da ha­cer cin­co (de­sa­yuno, ten­tem­pié, co­mi­da, me­rien­da y ce­na) es por aque­llo de que hay de­ter­mi­na­das per­so­nas que no tie­nen con­trol so­bre lo que co­men, y si no to­man al­go a me­dia ma­ña­na o me­dia tar­de, lle­gan «de­ses­pe­ra­das» a la co­mi­da y a la ce­na. De ahí que pa­ra po­ner­le al­go de freno a ese vo­raz ape­ti­to, Vi­so es­té a fa­vor de ha­cer las cin­co. Si en cam­bio —di­ce él—, te­ne­mos con­trol so­bre lo que in­ge­ri­mos, no es ne­ce­sa­rio ha­cer­las por­que «las die­tas y los tiem­pos tie­nen que adap­tar­se a la vi­da de la gen­te, no la vi­da de la gen­te a las die­tas». Ha­cer cin­co co­mi­das es una bue­na pau­ta, pe­ro no una con­di­ción. Tam­bién pue­de su­ce­der que el ayuno pro­lon­ga­do fa­vo­rez­ca que ti­re­mos más de las gra­sas, pe­ro a la vez que nos en­tre el «ham­bre he­do­nis­ta», esa que so­lo se sa­cia con chu­ches, fri­tos o con cho­co­la­ti­nas, mien­tras es­ta­mos tra­ba­jan­do.

Lo im­por­tan­te, si ha­bla­mos de tiem­po, es to­mar­se la co­mi­da con cal­ma. «La hor­mo­na gre­li­na, que es la que nos des­pier­ta el ape­ti­to, per­ma­ne­ce en la san­gre 20 mi­nu­tos des­de que em­pe­za­mos a co­mer, y a par­tir de ahí ba­ja. Si en esos 20 mi­nu­tos te lle­nas, no vas a sa­ciar tu ape­ti­to, te va a en­trar más. Por eso —apun­ta Vi­so— aque­llas so­cie­da­des que co­men en com­pa­ñía son más del­ga­das. Si co­mes acom­pa­ña­do siem­pre vas a in­ge­rir me­nos, se ha­bla, se in­te­rrum­pe, se ha­cen pau­sas en­tre bo­ca­do y bo­ca­do que ayu­dan a no dar­se atra­co­nes». Mu­chos nu­tri­cio­nis­tas re­co­mien­den echar­se una can­ti­dad con­cre­ta en el pla­to, de esa ma­ne­ra sa­bes que no te vas a pa­sar co­mien­do y evi­tas an­dar pi­co­tean­do de las fuen­tes.

El tiem­po que di­la­te­mos co­mien­do tam­po­co in­flu­ye en la que­ma de ca­lo­rías, so­lo en la bue­na di­ges­tión: si co­mes más rá­pi­do te sen­ta­rá peor en el es­tó­ma­go. Vi­so lo re­fle­ja con un ejem­plo que ha­ce ex­plí­ci­to lo que han cam­bia­do nues­tros mo­dos a la ho­ra de co­mer y ce­nar: «Hay es­tu­dios que con­fir­man que ha­ce 25 años de­di­cá­ba­mos en­tre 20 y 25 mo­vi­mien­tos de mas­ti­ca­ción; aho­ra ese nú­me­ro es­tá en 9. Tan­to crua­sán, tan­ta piz­za y tan­ta ve­lo­ci­dad a la ho­ra de vi­vir nos han qui­ta­do mi­nu­tos en la co­mi­da. Y no hay na­da peor que co­mer con an­sia, so­bre to­do si que­re­mos adel­ga­zar», acon­se­ja Vi­so. Si quie­ren el cuer­po de El­sa Pa­taky tó­men­se­lo con cal­ma, la bue­na nu­tri­ción, ya lo ven, lle­va su tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.