Or­ti­guei­ra ha­ce ne­go­cio con la re­si­na de los pi­nos

Un re­si­ne­ro al­qui­la mil ár­bo­les en Loi­ba, en Or­ti­guei­ra, pa­ra ex­traer es­ta sus­tan­cia, una ac­ti­vi­dad com­pa­ti­ble con el apro­ve­cha­mien­to fo­res­tal y otros usos del mon­te

La Voz de Galicia (Ferrol) - - Portada - ANA F. CU­BA

En los pri­me­ros años de la pos­gue­rra, cuan­do Pas­cual Caín­zos, de 84 años, era un ni­ño, él y otros ve­ci­nos de la pa­rro­quia or­te­ga­na de Loi­ba apro­ve­cha­ban las bo­las de re­si­na que se acu­mu­la­ban en los nu­dos de la cor­te­za de los pi­nos pa­ra ilu­mi­nar las vi­vien­das. «Quei­má­ba­mo­la pa­ra ter luz de noi­te, nun ca­cha­rro, co­ma un can­dil, que fa­cía o fe­rrei­ro, cunha me­cha que fa­cia­mos con fíos de al­go­dón dun co­ber­tor. Me­tía­se na pa­re­de e da­ba luz pa­ra dúas ou tres ha­bi­ta­cións», re­cuer­da. Na­die vol­vió a in­tere­sar­se des­de en­ton­ces por es­ta sus­tan­cia na­tu­ral, pe­ga­jo­sa, de olor ca­rac­te­rís­ti­co, de la que se ob­tie­ne, tras una pri­me­ra des­ti­la­ción, una pe­que­ña por­ción lí­qui­da —agua­rrás o esen­cia de tre­men­ti­na— y una par­te só­li­da, la co­lo­fo­nia, em­plea­da, tras su­ce­si­vas des­ti­la­cio­nes, en far­ma­cia, cos­mé­ti­ca o ali­men­ta­ción, se­gún Fran­cis­co José Do­mín­guez (Bueu, 1978).

Es­te re­si­ne­ro au­tó­no­mo, con es­tu­dios de pe­ri­to fo­res­tal, tra­ba­ja de la mano de Al­ter­na­ti­vas Fo­res­ta­les, una fir­ma crea­da ha­ce po­co en Ga­li­cia con el fin de po­ten­ciar otros usos del mon­te (se­tas, re­si­na, et­cé­te­ra), al mar­gen de la ma­de­ra, me­dian­te una ges­tión in­te­gral y sos­te­ni­ble. «En Ga­li­cia, la ex­trac­ción de re­si­na es al­go pio­ne­ro, es­ta­mos pro­ban­do téc­ni­cas a par­tir del mé­to­do que uti­li­zan en Se­go­via, don­de lle­van ha­cién­do­lo to­da la vi­da», ex­pli­ca. El Pi­nus pi­nas­ter, co­no­ci­do co­mo pino del país, «es el me­jor por­que es del que se ex­trae más re­si­na y el que me­jor se de­ja tra­ba­jar», se­ña­la, aun­que tam­bién se pue­den uti­li­zar las va­rie­da­des in­sig­ne o sil­ves­tre (al­ta mon­ta­ña).

De ca­da ejem­plar (a par­tir de los 20 cen­tí­me­tros de diá­me­tro, que se al­can­zan en 18 o 20 años), «un buen re­si­ne­ro, con ex­pe­rien­cia», pre­ci­sa Do­mín­guez, ex­trae en­tre tres y tres ki­los y me­dio de re­si­na al año, «pe­ro hay pi­nos que han lle­ga­do a dar 12 y otros no pa­san de 500 gra­mos, por­que es­tán muy som­brea­dos o muy tor­ci­dos». Es­te pro­fe­sio­nal tra­ba­ja con mil pi­nos, en Loi­ba, 68 de su pro­pie­dad y el res­to al­qui­la­dos a dis­tin­tos pro­duc­to­res. «Esa es la prin­ci­pal di­fi­cul­tad, con­se­guir pies, por­que aquí las fin­cas sue­len ser de muy po­ca su­per­fi­cie. Tra­ba­jo en al­gu­na de 15 y la más gran­de, has­ta 250. Al prin­ci­pio [se ini­ció con 68 pies ha­ce tres años] ha­bía cier­ta des­con­fian­za, la gen­te de­be te­ner cla­ro que el ár­bol no su­fre y que pue­de ven­der la ma­de­ra igual», re­cal­ca.

«Cual­quier per­so­na que ten­ga 5.000 pi­nos pue­de vi­vir de la re­si­na [que él ven­de a la fá­bri­ca se­go­via­na Re­si­nas Na­tu­ra­les], ob­ten­dría 16.000 eu­ros bru­tos al año», ase­gu­ra. Los con­tra­tos que sus­cri­be son por tres años y en al­gún ca­so, al mar­gen o in­clu­so en sus­ti­tu­ción de la par­te eco­nó­mi­ca (un 10 % del mon­tan­te bru­to ge­ne­ra­do), in­clu­ye la­bo­res de des­bro­ce y man­te­ni­mien­to. «En

el mon­te, el re­si­ne­ro es un peón mul­ti­dis­ci­pli­nar, que man­tie­ne lim­pio el bos­que y lo vi­gi­la [...]. El mon­te te de­vuel­ve mu­cho, el pi­nar es muy agra­de­ci­do», sub­ra­ya.

Dos co­mu­ni­da­des de mon­tes ve­ci­na­les de Or­te­gal, la de Ma­ñón y una de Ca­ri­ño, se han in­tere­sa­do ya por el apro­ve­cha­mien­to de la re­si­na. «Ga­li­cia y es­ta co­mar­ca tie­nen un po­ten­cial in­creí­ble, pe­ro ha­ce fal­ta gen­te for­ma­da y por fin, des­pués de tres años, he­mos con­se­gui­do que las Ad­mi­nis­tra­cio­nes ga­lle­gas or­ga­ni­cen el pri­mer cur­so», re­sal­ta Do­mín­guez. El Con­ce­llo ma­ri­ñano de O Vi­ce­do pro­mue­ve un ta­ller, con fi­nan­cia­ción de la Xun­ta, que se im­par­ti­rá es­te oto­ño.

A Pas­cual Caín­zos le sa­tis­fa­ce ver que el pi­nar que co­no­ce des­de ni­ño «dá un ren­de­men­to» y que la re­si­na po­dría con­ver­tir­se en un ya­ci­mien­to de em­pleo pa­ra mu­chos jó­ve­nes de la zo­na.

«Con cin­co mil pi­nos se pue­de vi­vir de la re­si­na, dan 16.000 eu­ros bru­tos al año» En la pos­gue­rra, ve­ci­nos de Loi­ba uti­li­za­ban el pro­duc­to pa­ra ilu­mi­nar vi­vien­das

JOSÉ PARDO

Al­re­de­dor de mil ár­bo­les ya se apro­ve­chan en el Or­te­gal pa­ra la pro­duc­ción de re­si­na.

JOSÉ PARDO

Do­mín­guez, miem­bro de la Aso­cia­ción de Re­si­nei­ros de Ga­li­cia AREGA 16, tra­ba­jan­do en Loi­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.