Al­gu­nas pre­ci­sio­nes

La Voz de Galicia (Ferrol) - - Opinión - LUIS FE­RRER I BALSEBRE

En el to­tum re­vo­lu­tum ago­bian­te y can­si­ne­ro del asun­to ca­ta­lán que nos ha ro­ba­do el ve­rano y ame­na­za con amar­gar­nos el oto­ño, no po­de­mos mi­nus­va­lo­rar el pro­ble­ma que su­po­ne no re­co­no­cer las fuen­tes de au­to­ri­dad en una so­cie­dad que ha tor­pe­dea­do su pro­pia tra­di­ción de sa­ber co­mún, con­vir­tien­do en ído­lo to­do ti­po de ig­no­ran­cias y pa­sio­nes.

Pa­la­bras tan ma­no­sea­das es­tos días co­mo, desobe­dien­cia, au­to­ri­dad, au­to­ri­ta­ris­mo, li­ber­tad, le­ga­li­dad, mie­do, diá­lo­go… se usan y abu­san to­can­do de oí­do, sin otra par­ti­tu­ra que la del cli­ché en­la­ta­do que va­le igual pa­ra un ro­to que pa­ra un des­co­si­do, va­cián­do­se de con­te­ni­dos y de ca­pa­ci­dad de orien­ta­ción.

An­tes de se­guir con es­ta tra­gi­co­me­dia con­ven­dría ha­cer al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes pre­vias.

En su análisis so­bre el po­der D. M. Wrong cla­si­fi­ca las di­fe­ren­tes mo­da­li­da­des de ejer­ci­cio del mis­mo se­gún sea el ti­po de re­la­ción: asi­mé­tri­ca o de igual­dad. En las pri­me­ras se re­cu­rre a la fuer­za y la ma­ni­pu­la­ción a la ho­ra de ejer­cer­lo; en las se­gun­das, a la per­sua­sión y la au­to­ri­dad. El vo­ca­blo au­to­ri­dad pro­vie­ne del ver­bo au­gu­re, que sig­ni­fi­ca au­men­tar, cre­cer, pro­gre­sar. Muy le­jos del sen­ti­do con el que se ma­ne­ja.

Mien­tras que el po­der que se ejer­ce por la fuer­za tie­ne su sus­ten­to en la vio­len­cia, la ma­ni­pu­la­ción es un po­der que se ejer­ce ocul­tan­do las in­ten­cio­nes me­dian­te un es­fuer­zo de­li­be­ra­do de in­fluir en la so­cie­dad a la que no se le co­mu­ni­ca ex­plí­ci­ta­men­te las in­ten­cio­nes del po­de­ro­so.

La au­to­ri­dad es le­gí­ti­ma cuan­do se sus­ten­ta en le­yes con­sen­sua­das y so­lo en el con­tex­to de ac­ti­vi­da­des go­ber­na­das por re­glas com­par­ti­das tie­ne sen­ti­do ha­blar de la li­ber­tad de elec­ción.

Des­obe­de­cer las re­glas no es ob­te­ner la li­ber­tad per­fec­ta, sino crear una si­tua­ción don­de la no­ción de li­ber­tad no tie­ne asi­de­ro, re­sul­tan­do con­tra­dic­to­ria la afir­ma­ción de que pa­ra ase­gu­rar­se la li­ber­tad de elec­ción, es ne­ce­sa­rio des­obe­de­cer la au­to­ri­dad.

La li­ber­tad ver­da­de­ra acep­ta la au­to­ri­dad de la mis­ma for­ma que la au­to­ri­dad ver­da­de­ra re­co­no­ce la li­ber­tad. La li­ber­tad que no re­co­no­ce la au­to­ri­dad es una li­ber­tad ar­bi­tra­ria y vi­ce­ver­sa, la au­to­ri­dad que no re­co­no­ce la li­ber­tad es au­to­ri­ta­ris­mo. «Ven­ce­réis, pe­ro no con­ven­ce­réis», le di­jo la au­to­ri­dad al au­to­ri­ta­ris­mo.

En la me­di­da en que la au­to­ri­dad im­pli­ca que la obe­dien­cia a los or­de­na­mien­tos no sea im­pues­ta, sino que ten­ga sus­ten­to le­gí­ti­mo, se pue­de afir­mar que la cri­sis de la de­mo­cra­cia y de Ca­ta­lu­ña es una cri­sis de au­to­ri­dad en el sen­ti­do au­tén­ti­co de la pa­la­bra au­to­ri­dad.

Es­cu­char a la im­pa­cien­ta­da An­na Ga­briel de­cir que «no es ver­dad eso de que sin vio­len­cia se pue­da ha­blar de to­do» es una afir­ma­ción tan au­to­ri­ta­ria y pe­li­gro­sa co­mo ig­no­ran­te.

In­ten­tar per­sua­dir a la gen­te ven­dién­do­le una Ar­ca­dia de hu­mo o pre­ten­der ejer­cer la au­to­ri­dad so­lo a gol­pes de que­re­llas, tam­bién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.