Puig­de­mont re­pli­ca a Ra­joy: «No sub­es­ti­men la fuer­za del pue­blo de Ca­ta­lu­ña»

El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat y los más de 700 al­cal­des que apo­yan la con­sul­ta ile­gal ame­na­zan con mo­vi­li­za­cio­nes

La Voz de Galicia (Ferrol) - - España - CRISTIAN REINO

Car­les Puig­de­mont co­men­zó la se­ma­na avi­san­do a los po­de­res del Es­ta­do de que nin­gún tri­bu­nal es­pa­ñol tie­ne ya com­pe­ten­cias pa­ra in­ha­bi­li­tar­lo, y la aca­ba ad­vir­tien­do a Ra­joy de que­los ca­ta­la­nes no fal­ta­rán a su ci­ta con las ur­nas. El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat se dio ayer un ba­ño de ma­sas, el se­gun­do en po­co más de una se­ma­na. Arro­pa­do por los al­cal­des dis­pues­tos a co­la­bo­rar en el re­fe­ren­do ile­gal, re­pli­có al pre­si­den­te del Go­bierno y a las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do: «No sub­es­ti­men la fuer­za del pue­blo de Ca­ta­lu­ña [...]; la fuer­za de un pue­blo que ha to­ma­do la de­ci­sión de de­ci­dir y de plan­tar­se an­te un com­por­ta­mien­to an­ti­de­mo­crá­ti­co». El je­fe del Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán pa­ra­fra­seó a Ra­joy, que el vier­nes, en Bar­ce­lo­na, en uno de sus dis­cur­sos más du­ros so­bre la cues­tión ca­ta­la­na, ad­vir­tió de las con­se­cuen­cias de «sub­es­ti­mar la fuer­za de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la».

Puig­de­mont si­guió ayer con el fue­go cru­za­do. El di­ri­gen­te na­cio­na­lis­ta avi­só al pre­si­den­te del Go­bierno de que en­vian­do a la Guar­dia Ci­vil a im­pren­tas y a me­dios de co­mu­ni­ca­ción no con­se­gui­rá na­da más que dar alas al so­be­ra­nis­mo.

La ape­la­ción a no sub­es­ti­mar la fuer­za del pue­blo te­nía dos di­rec­cio­nes. Una in­ter­na: ape­lar al or­gu­llo iden­ti­ta­rio. Se tra­ta de lla- mar a vo­tar, de mo­vi­li­zar por una cues­tión, vino a de­cir, de dig­ni­dad co­mo pue­blo. En lo que res­pec­ta a Ra­joy, le es­ta­ba an­ti­ci­pan­do que ten­drá que for­zar al má­xi­mo. «Nos van a obli­gar a lle­gar a aque­llo a lo que no que­re­mos lle­gar», di­jo el lí­der del PP el vier­nes. El Go­bierno cen­tral ya ha gas­ta­do el co­mo­dín de la in­ter­ven­ción de las fi­nan­zas de la Ge­ne­ra­li­tat. Y, en el ran­go más al­to, le quedan dos más: el con­trol de al­gu­nas com­pe­ten­cias de la Ge­ne­ra­li­tat, co­mo la edu­ca­ción o la po­li­cía, lo que se­ría una sus­pen­sión de he­cho de la au­to­no­mía, y ya, co­mo úl­ti­mo ex­tre­mo, la de­ten­ción por desaca­to de di­ri­gen­tes del pro­ce­so.

Sin em­bar­go, des­de el se­ce­sio­nis­mo lle­van días ad­vir­tien­do a Ra­joy que ni por esas con­se­gui­rá de­te­ner el re­fe­ren­do. Ni el Cons­ti­tu­cio­nal ni la sus­pen­sión de la au­to­no­mía pue­den fre­nar el 1-O, ex­pre­só Puig­de­mont ha­ce una se­ma­na. Ra­joy tie­ne la ley, la Cons­ti­tu­ción y to­das las he­rra­mien­tas del Es­ta­do de derecho, pe­ro ayer Puig­de­mont le re­cor­dó que él cuen­ta con al­go más va­lio­so: la gen­te. Los cien­tos de mi­les de per­so­nas que se ma­ni­fes­ta­ron el lu­nes pa­sa­do en Bar­ce­lo­na con mo­ti­vo de la Dia­da y los mi­les de per­so­nas que aba­rro­ta­ron la pla­za de Sant Jau­me de Bar­ce­lo­na pa­ra arro­par a los más de 700 al­cal­des ci­ta­dos por la Fis­ca­lía por dar su apo­yo a la con­sul­ta del 1-O me­dian­te la ce­sión de lo­ca­les.

Sin ma­yo­ría so­cial

Una se­ma­na des­pués de la Dia­da, el in­de­pen­den­tis­mo reali­zó ayer una nue­va de­mos­tra­ción de fuer­za. El se­ce­sio­nis­mo no cuen­ta con la ma­yo­ría so­cial, se­gún el re­sul­ta­do de las úl­ti­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les y au­to­nó­mi­cas, pe­ro sí pue­de ex­hi­bir que tres de ca­da cua­tro al­cal­des de Ca­ta­lu­ña

es­tán dis­pues­tos a po­ner en ries­go su car­go con tal de apo­yar al Go­bierno ca­ta­lán en la ce­le­bra­ción del re­fe­ren­do ile­gal. To­dos ellos fue­ron re­ci­bi­dos ayer por Car­les Puig­de­mont y por Ada Co­lau y rea­li­za­ron el pa­seí­llo des­de el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na has­ta el pa­la­cio de la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra es­ce­ni­fi­car que las dos prin­ci­pa­les

ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas ca­ta­la­nas es­tán a fa­vor del re­fe­ren­do ile­gal y con­tra la «per­se­cu­ción ju­di­cial de car­gos elec­tos».

«No da­re­mos ni un pa­so atrás», afir­mó Mi­quel Buch, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Mu­ni­ci­pios de Ca­ta­lu­ña, va­ra de al­cal­de en mano, en un ac­to muy si­mi­lar al que se vi­vió en oc­tu­bre

del 2014, en vís­pe­ras del 9-N. «No aflo­ja­re­mos, es­tá en jue­go la de­mo­cra­cia», aña­dió. «No os fa­lla­re­mos», di­jo la pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Mu­ni­ci­pios por la In­de­pen­den­cia, Neus Llo­ve­ras. «El Es­ta­do per­si­gue a los car­gos elec­tos, es un aten­ta­do a la de­mo­cra­cia», re­ma­tó.

Las ba­zas de Puig­de­mont

Puig­de­mont y los más de 700 al­cal­des (de las gran­des ciu­da­des, so­lo los re­pre­sen­tan­tes de Ge­ro­na y Ba­da­lo­na) avi­sa­ron al Es­ta­do de que si si­gue por la vía ju­di­cial se va a en­con­trar con la res­pues­ta con­tun­den­te de una par­te de la so­cie­dad ca­ta­la­na en for­ma de mo­vi­li­za­cio­nes. De mo­men­to, or­ga­ni­za­das y pun­tua­les; más tar­de, quién sa­be si en for­ma de re­vuel­ta o de pro­tes­tas per­ma­nen­tes o de blo­queos jun­to a los co­le­gios elec­to­ra­les pa­ra im­pe­dir la en­tra­da de la po­li­cía. Desobe­dien­cia, in­su­mi­sión y pre­sión des­de la ca­lle son, por tan­to, las ba­zas del pre­si­den­te ca­ta­lán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.