La quin­ta par­te de la po­bla­ción de las ciu­da­des ga­lle­gas vi­ve de al­qui­ler

La Voz de Galicia (Ferrol) - - PORTADA - Al­ber­to Va­que­ro

Aun­que en la ac­tua­li­dad no dis- po­ne­mos de es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les so­bre el com­por­ta­mien­to de los pre­cios de los al­qui­le­res de vi­vien­das, pa­re­ce que al­go es­tá cam­bian­do. La prác­ti­ca to­ta­li­dad de los por­ta­les y aso­cia­cio­nes de em­pre­sas in­mo­bi­lia­rias vie­nen avi­san­do del im­por­tan­te cre­ci­mien­to de los pre­cios de los arren­da­mien­tos. Las ra­zo­nes de es­te com­por­ta­mien­to se en­cuen­tran en la ofer­ta y la de­man­da.

Por lo que res­pec­ta al pri­mer com­po­nen­te, es co­no­ci­do que los pro­pie­ta­rios de vi­vien­das no ha­bi­tua­les son po­co permea­bles a la op­ción del al­qui­ler, lo que re­du­ce el stock de in­mue­bles en el mer­ca­do. Las ra­zo­nes son de so­bra co­no­ci­das: la po­si­bi­li­dad de un im­pa­go, el cal­va­rio ju­di­cial pa­ra echar a un in­qui­lino mo­ro­so o el te­mor a en­con­trar­se con gra­ves des­per­fec­tos cuan­do fi­na­li­za el con­tra­to. To­do es­to re­dun­da en una cla­ra des­con­fian­za ha­cia el al­qui­ler, que so­lo se su­pe­ra si a cam­bio el pro­pie­ta­rio pue­de co­brar un pre­cio ma­yor o se tie­ne al­gu­na ga­ran­tía adi­cio­nal (por ejem­plo, un se­gu­ro con­tra im­pa­gos o más me­ses de fian­za).

Por lo que res­pec­ta a la de­man­da, la cri­sis eco­nó­mi­ca ha traí­do un em­peo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les y el mo­de­lo de ci­clo vi­tal de los ciu­da­da­nos ya no es el mis­mo. Has­ta no ha­ce mu­chos años, nos em­bar­cá­ba­mos en la com­pra de un pi­so pa­ra pa­gar­lo, en el me­jor de los ca­sos, en 25 o 30 años. Hoy po­co que­da de es­te de­seo por po­seer una vi­vien­da; no por­que no que­ra­mos, sino por­que no po­de­mos. La pre­ca­rie­dad en el em­pleo obli­ga a mu­chos jó­ve­nes y no tan jó­ve­nes a la op­ción del al­qui­ler, que es a lo má­xi­mo a lo que pue­den as­pi­rar da­das sus cir­cuns­tan­cias eco­nó­mi­cas.

Por otra par­te, el pre­cio del sue­lo en las gran­des ciu­da­des ga­lle­gas re­sul­ta prohi­bi­ti­vo pa­ra la prác­ti­ca to­ta­li­dad de los bol­si­llos. Y aun dis­po­nien­do de un tra­ba­jo es­ta­ble y con bue­na re­mu­ne­ra­ción, es­tos po­cos afor­tu­na­dos tam­bién op­tan por el al­qui­ler.

A to­do lo an­te­rior hay que aña­dir la cre­cien­te de­man­da de pi­sos de al­qui­ler en zo­nas de cos­ta, cues­tión tam­bién se­ña­la­da por al­gu­nas ca­de­nas ho­te­le­ras que es­tán vien­do una im­por­tan­te com­pe­ten­cia. Si se tra­ta de una pa­re­ja sin hi­jos pue­de sa­lir a cuen­ta al­qui­lar una ha­bi­ta­ción en un ho­tel en tem­po­ra­da es­ti­val; cuan­do hay des­cen­den­cia, la op­ción de al­qui­lar un apar­ta­men­to o un pi­so co­bra mu­cha más fuer­za por el me­nor cos­te que su­po­ne.

En re­su­men, y vol­vien­do a lo se­ña­la­do al prin­ci­pio de es­te ar­tícu­lo, si des­de el Mi­nis­te­rio de Fo­men­to se es­tá abor­dan­do la ela­bo­ra­ción de un bo­le­tín so­bre el al­qui­ler del Ob­ser­va­to­rio de Vi­vien­da y Sue­lo es por­que al­go es­tá cam­bian­do. Mi te­mor es que si so­lo con un 12 % de la po­bla­ción que op­ta por el al­qui­ler en Ga­li­cia ya es­ta­mos ex­pe­ri­men­tan­do una subida im­por­tan­tí­si­ma de pre­cios... ¿qué pa­sa­rá cuan­do al­can­ce­mos el 31 % de la me­dia eu­ro­pea?

Avi­so pa­ra na­ve­gan­tes: hay que pre­ve­nir, an­tes que cu­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.