El blo­que se­ce­sio­nis­ta sal­ta por los ai­res

El apla­za­mien­to de la in­ves­ti­du­ra, pa­ra no in­cu­rrir en de­li­to, quie­bra la re­la­ción en­tre ERC y JxCat Puig­de­mont se nie­ga a de­jar de ser can­di­da­to y afir­ma que no hay ma­yo­ría al­ter­na­ti­va

La Voz de Galicia (Ferrol) - - PORTADA - CRIS­TIAN REINO

Car­les Puig­de­mont lo tie­ne im­po­si­ble pa­ra ser in­ves­ti­do pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat. Pe­se a ello, ano­che in­sis­tió en que «no hay nin­gún otro can­di­da­to po­si­ble ni otra ma­yo­ría al­ter­na­ti­va po­si­ble». Res­pon­dió así, en un men­sa­je emi­ti­do en las re­des so­cia­les, a la de­ci­sión del pre­si­den­te del Par­la­men­to ca­ta­lán, Ro­ger To­rrent, de apla­zar el pleno de in­ves­ti­du­ra pre­vis­to pa­ra las tres de la tar­de de ayer. La de­ci­sión hi­zo sal­tar por los ai­res la apa­ren­te cohe­sión del blo­que se­ce­sio­nis­ta, y la res­pues­ta de Puig­de­mont, atrin­che­rán­do­se en su can­di­da­tu­ra, no hi­zo sino agran­dar el cis­ma, pe­se a sus ape­la­cio­nes a la uni­dad de los so­be­ra­nis­tas.

De ma­ne­ra uni­la­te­ral y sin con­sul­tar­lo con sus so­cios de Junts per Ca­ta­lun­ya y la CUP, el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra ca­ta­la­na, Ro­ger To­rrent, di­ri­gen­te de Es­que­rra, apla­zó si­ne die el pleno de in­ves­ti­du­ra. Lo hi­zo tras cons­ta­tar que la elec­ción del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat no po­día ha­cer­se con ple­nas ga­ran­tías, ya que la úni­ca op­ción que que­da­ba so­bre la me­sa era una in­ves­ti­du­ra a dis­tan­cia, prohi­bi­da por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Co­mo mu­cho po­día que­dar­se en un ac­to sim­bó­li­co de desafío al Es­ta­do. Pe­ro To­rrent, que es un di­ri­gen­te en al­za den­tro de Es­que­rra y as­pi­ra a una ca­rre­ra po­lí­ti­ca, vio que se arries­ga­ba a una acu­sa­ción de desobe­dien­cia al Cons­ti­tu­cio­nal y una muy pro­ba­ble pe­na de cár­cel si se­guía ade­lan­te con la in­ves­ti­du­ra. Evi­tó el cho­que y anun­ció que «apla­za­ba» la se­sión par­la­men­ta­ria, pe­ro no la «des­con­vo­ca­ba». Pu­so én­fa­sis en que man­te­nía la can­di­da­tu­ra de Puig­de­mont, aun­que no con­cre­tó la fe­cha en que po­dría ce­le­brar­se el de­ba­te. El pre­si­den­te del Par­la­ment ha en­car­ga­do a los ser­vi­cios ju­rí­di­cos que pre­sen­ten ale­ga­cio­nes den­tro de los diez días con­ce­di­dos por el Cons­ti­tu­cio­nal. Car­gó con­tra el Go­bierno y con­tra el tri­bu­nal y ad­vir­tió que irá has­ta el fi­nal pa­ra de­fen­der los de­re­chos de Puig­de­mont co­mo can­di­da­to. «Me he com­pro­me­ti­do a ga­ran­ti­zar su in­mu­ni­dad», afir­mó sin nin­gún éxi­to.

Su de­ci­sión ca­yó co­mo una bom­ba en el in­de­pen­den­tis­mo, que mi­nu­tos an­tes de la com­pa­re­cen­cia de To­rrent anun­cia­ba a tra­vés de Junts per Ca­ta­lun­ya un acuer­do tri­par­ti­to pa­ra el fu­tu­ro Go­bierno ca­ta­lán. En­ten­di­mien­to que sal­tó por los ai­res con el dis­cur­so del pre­si­den­te de la Cá­ma­ra. Junts per Ca­ta­lun­ya y la CUP no se de­ja­ron se­du­cir por el dis­cur­so so­li­da­rio con Puig­de­mont y acu­sa­ron a To­rrent de trai­dor y de ha­ber ac­tua­do de ma­ne­ra uni­la­te­ral. Ex­tre­mo que des­de Es­que­rra ne­ga­ron con vehe­men­cia por­que ase­gu­ra­ron que el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra lla­mó has­ta en cin­co oca­sio­nes a Puig­de­mont mi­nu­tos an­tes de pro­nun­ciar su dis­cur­so, pe­ro que el ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat no co­gió el te­lé­fono.

Neo­con­ver­gen­tes y an­ti­ca­pi­ta­lis­tas mon­ta­ron en có­le­ra y anun­cia­ron que no iban a aca­tar la de­ci­sión de To­rrent y que a las tres de la tar­de, la ho­ra pre­vis­ta pa­ra el pleno, se sen­ta­rían en sus es­ca­ños pa­ra ce­le­brar la se­sión par­la­men­ta­ria. So­lo los cua­tro de la CUP con­su­ma­ron el desafío, mien­tras que so­lo cin­co de los 34 dipu­tados de Junts per Ca­ta­lun­ya en­tra­ron en el he­mi­ci­clo, sin lle­gar a ocu­par sus asien­tos.

Gri­tos de «co­bar­de» a To­rrent

La ima­gen de los cua­tro dipu­tados cu­pe­ros con el pu­ño en al­to es­ce­ni­fi­ca­ba las di­fe­ren­cias que hay en el se­ce­sio­nis­mo: mien­tras unos aún man­tie­nen la vi­gen­cia de la re­pú­bli­ca pro­cla­ma­da el pa­sa­do 27 de oc­tu­bre, otros bus­can vías más rea­lis­tas, al tiem­po que los ter­ce­ros se afe­rran al ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat. La ten­sión en las pro­tes­tas a las afue­ras de la Cá­ma­ra ca­ta­la­na re­pro­du­cía el am­bien­te que se vi­vía en el so­be­ra­nis­mo. Junts per Ca­ta­lun­ya exi­gió al pre­si­den­te de la Cá­ma­ra que ce­le­bra­ra ayer mis­mo el pleno. «La de­mo­cra­cia no se apla­za», afir­mó el por­ta­voz del gru­po na­cio­na­lis­ta, Eduard Pujol. Pa­ra la CUP, To­rrent «re­cu­ló» y to­mó una de­ci­sión de «su­mi­sión» y «obe­dien­cia» al Es­ta­do y al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. «So­lo des­de la desobe­dien­cia po­de­mos ma­te­ria­li­zar la re­pú­bli­ca», apun­tó el por­ta­voz an­ti­sis­te­ma, Car­les Rie­ra. La me­jor ex­pre­sión del cis­ma en el in­de­pen­den­tis­mo se com­pro­bó en los pa­si­llos del he­mi­ci­clo, don­de un gru­po de dipu­tados de Junts per Ca­ta­lun­ya gri­tó «co­bar­de» cuan­do pa­só To­rrent por de­lan­te. «No per­mi­ti­re­mos en­fren­ta­mien­tos fra­tri­ci­das», tra­tó de arre­glar la ANC.

La cues­tión es que Es­que­rra lan­zó ayer el avi­so más con­tun­den­te has­ta la fe­cha al ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra que se apar­te, co­mo ya hi­zo Ar­tur Mas en el 2016. To­rrent no qui­so des­obe­de­cer al Cons­ti­tu­cio­nal, co­mo le pe­día Junts per Ca­ta­lun­ya pa­ra que fa­ci­li­ta­ra la in­ves­ti­du­ra a dis­tan­cia, y en­con­tró una vía in­ter­me­dia que en ab­so­lu­to con­ven­ció a sus por aho­ra so­cios. Pe­ro Es­que­rra, que es­ta­ba do­li­da por la pe­ti­ción uni­la­te­ral de am­pa­ro de Puig­de­mont y por­que con­si­de­ra que a la lis­ta na­cio­na­lis­ta so­lo le preo­cu­pa la in­ves­ti­du­ra del ex­pre­si­den­te y la chan­ta­jea con elec­cio­nes, ya ha­cía tiem­po que se la te­nía ju­ra­da a sus so­cios. «Ha­ce fal­ta una in­ves­ti­du­ra efi­caz y efi­cien­te», que per­mi­ta for­mar un Go­bierno des­de el pri­mer día, in­sis­ten los re­pu­bli­ca­nos.

De mo­men­to, To­rrent con su de­ci­sión le mues­tra la sa­li­da a Puig­de­mont. El ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat y Junts per Ca­ta­lun­ya in­sis­ten en man­te­ner el en­fren­ta­mien­to ins­ti­tu­cio­nal con el Go­bierno de Ra­joy. Es­que­rra, en cam­bio y de la mano de To­rrent, em­pie­za a des­mar­car­se.

«No hay nin­gún otro can­di­da­to po­si­ble ni otra ma­yo­ría par­la­men­ta­ria po­si­ble» Car­les Puig­de­mont Ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat

QUI­QUE GAR­CÍA EFE

Gru­pos de ra­di­ca­les rom­pie­ron el cor­dón po­li­cial en torno al Par­la­men­to ca­ta­lán.

A. DALMAU EFE

Los cua­tro dipu­tados de la CUP ocu­pa­ron sus es­ca­ños pe­se a que el pleno ha­bía si­do apla­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.