«Hay que bus­car in­cen­ti­vos pa­ra mo­vi­li­zar la vi­vien­da va­cía»

La pa­tro­nal de las in­mo­bi­lia­rias ad­vier­te que es­te año ha­brá que re­vi­sar al al­za mu­chos al­qui­le­res

La Voz de Galicia (Ferrol) - - A FONDO - G. LE­MOS

Aun­que es­ta se­ma­na ele­vó el tono de la alar­ma, la pa­tro­nal de las in­mo­bi­lia­rias ga­lle­gas lle­va me­ses ad­vir­tien­do de las ten­sio­nes que pue­de pro­vo­car la es­ca­sez de pi­sos en al­qui­ler en las gran­des ciu­da­des ga­lle­gas y la con­si­guien­te subida de pre­cios. Be­ni­to Igle­sias, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de In­mo­bi­lia­rias, re­co­no­ce que tras el crac del mer­ca­do de la com­pra­ven­ta de vi­vien­da, allá por el 2009, las em­pre­sas del sec­tor cen­tra­ron to­dos sus es­fuer­zos en el al­qui­ler, la úni­ca fuen­te de in­gre­sos que si­guió abier­ta en los años más du­ros de la cri­sis.

Esa apues­ta triun­fó, fa­vo­re­ci­da por los cam­bios en el mer­ca­do de tra­ba­jo: «La mo­vi­li­dad la­bo­ral y los ba­jos sa­la­rios re­con­du­cen ha­cia el mer­ca­do del al- qui­ler», re­co­no­ce Igle­sias, que sin em­bar­go ma­ti­za que, du­ran­te años, «no hu­bo ten­sio­nes: quien bus­ca­ba pi­so en al­qui­ler lo en­con­tra­ba, le po­día gus­tar más o me­nos, y po­día ser en una ca­lle o en otra, pe­ro no ha­bía ten­sio­nes». Has­ta aho­ra. «El pi­so me­dio, de dos o tres ha­bi­ta­cio­nes, amue­bla­do de­cen­te­men­te y con un pre­cio ra­zo­na­ble ha des­apa­re­ci­do del mer­ca­do», ad­vier­te. So­lo que­dan los ex­tre­mos, lo que es de­ma­sia­do ca­ro pa­ra el co­mún de los mor­ta­les o aque­llas vi­vien­das «que pa­ra vi­vir en ellas te lo pen­sa­rías dos ve­ces».

En­tre los fac­to­res que han con­tri­bui­do al drenaje de la ofer­ta es­tá tam­bién el ne­go­cio de la vi­vien­da tu­rís­ti­ca. Al­go que, re­co­no­ce, no su­pie­ron va­lo­rar. «Nos equi­vo­ca­mos, no me cues­ta re­co­no­cer­lo», di­ce an­tes de re­la­tar có­mo se sor­pren­die­ron cuan­do en pleno ve­rano re­ci­bie­ron las lla­ma­das de nu­me­ro­sos asociados que les tras­la­da­ban con preo­cu­pa­ción que no te­nían vi­vien­das su­fi­cien­tes pa­ra aten­der la de­man­da de los tu­ris­tas que ve­nían a pa­sar sus va­ca­cio­nes a la cos­ta ga­lle­ga. El pro­ble­ma es que, des­pués, esos pi­sos no vol­vie­ron al cir­cui­to del al­qui­ler tra­di­cio­nal: «Al ver los pre­cios que se pa­ga­ban, los pro­pie­ta­rios de­ci­die­ron que les com­pen­sa­ba más eso que te­ner­las al­qui­la­das to­do el año por 500 eu­ros al mes».

Bo­ni­fi­ca­cio­nes fis­ca­les

Por eso, y aun­que in­sis­te en que a ellos no les co­rres­pon­de dar so­lu­cio­nes, sino aler­tar del pro­ble­ma pa­ra que los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos pue­dan ac­tuar en con­se­cuen­cia, Igle­sias cree que el arre­glo in­me­dia­to no ven­drá por la vía de reac­ti­var la cons­truc­ción —«no se ha­ce de un día pa­ra otro»—, sino por mo­vi­li­zar el im­por­tan­te par­que de vi­vien­da va­cía que hay en la co­mu­ni­dad. Las cifras ofi­cia­les ha­blan de ca­si 300.000, aun­que de ellas mu­chas es­tán en el ru­ral o en zo­nas don­de no exis­te pre­sión por al­qui­lar. Con to­do, po­ner en el mer­ca­do las que es­tán en las ciu­da­des se­ría un bál­sa­mo pa­ra sua­vi­zar la si­tua­ción: «Hay que ver có­mo se pue­de in­cen­ti­var al pro­pie­ta­rio que no quie­re ven­der ni al­qui­lar pa­ra que pon­ga esa vi­vien­da en el mer­ca­do: pue­de ser con una exen­ción en el IBI, una bo­ni­fi­ca­ción en el IRPF... Hay que bus­car fór­mu­las», di­ce, pa­ra re­cor­dar que man­te­ner una ca­sa va­cía cues­ta, de me­dia, en­tre 2.000 y 2.500 eu­ros anua­les.

La fal­ta de vi­vien­da en al­qui­ler es es­pe­cial­men­te acu­cian­te en ciu­da­des co­mo Vi­go. Allí, la pa­tro­nal del me­tal ase­gu­ra­ba ha­ce po­cas se­ma­nas que ne­ce­si­ta­ba in­cor­po­rar con ur­gen­cia 3.000 tra­ba­ja­do­res pa­ra ha­cer fren­te al pi­co de ac­ti­vi­dad en el na­val y otros seg­men­tos de ac­ti­vi­dad. Di­fí­cil co­lo­car ese vo­lu­men de mano de obra cuan­do, se­gún los da­tos de Fe­gein, en to­da la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra ac­tual­men­te so­lo hay 1.100 vi­vien­das dis­po­ni­bles pa­ra arren­dar.

Pe­ro lo peor, di­ce Igle­sias, to­da­vía no ha lle­ga­do. «Es­te año ven­cen mu­chos con­tra­tos fir­ma­dos en el 2013, tras la en­tra­da en vi­gor de la nue­va ley del al­qui­ler. En ese año el mer­ca­do es­ta­ba ba­jo y los al­qui­le­res es­ta­ban muy ase­qui­bles: el pro­ble­ma ven­drá cuan­do, en ju­nio, al­guien que pa­ga 300 eu­ros por su pi­so se en­cuen­tre con que el pro­pie­ta­rio le pi­de 600 eu­ros pa­ra se­guir en él».

En Ga­li­cia hay 300.000 vi­vien­das va­cías, aun­que mu­chas es­tán en zo­nas ru­ra­les

M. VI­LLAR

«El pi­so me­dio ha des­apa­re­ci­do del mer­ca­do», di­ce Igle­sias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.