«Pa­sei va­rios me­ses bus­can­do pi­so e foi moi di­fí­cil»

La Voz de Galicia (Ferrol) - - A FONDO - DO­LO­RES CE­LA

Laura Ló­pez, con 21 años, en­con­tró el pri­mer tra­ba­jo re­la­cio­na­do con sus es­tu­dios de ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas ha­ce más de seis me­ses, y de­ci­dió al­qui­lar un pi­so en Lu­go. De­sea­ba in­de­pen­di­zar­se y, al mis­mo tiem­po, tam­po­co que­ría te­ner que usar el co­che pa­ra des­pla­zar­se to­dos los días los 43 ki­ló­me­tros que hay en­tre la ca­pi­tal de la pro­vin­cia y la ca­sa de sus pa­dres, en O Cá­da­vo, so­bre to­do en los me­ses de in­vierno, con he­la­das y nie­ve. Pa­ra en­con­trar su ac­tual vi­vien­da re­cu­rrió a in­mo­bi­lia­rias, a In­ter­net y a las di­rec­cio­nes y te­lé­fo­nos que le iban pa­san­do sus ami­gos y co­no­ci­dos. Tar­dó me­ses en dar con ella.

Una vez que ven­zan los seis me­ses del con­tra­to, de­ja­rá el apar­ta­men­to de dos dor­mi­to­rios de la zo­na de Au­gas Fé­rreas, por el que pa­ga 450 eu­ros al mes. Se cambia de tra­ba­jo nue­va­men­te y se va a vi­vir a otro mu­ni­ci­pio, más cer­ca de su ca­sa, por lo que no gas­ta­rá en al­qui­ler.

«Pa­sei va­rios me­ses bus­can­do e foi moi di­fí­cil ato­par o que te­ño. Can­do apa­re­cía un, ou es­ta­ban re­ser­va­dos ou xa o alu­ga­ra ou­tro an­tes, por­que non hai ca­se nin­gún dis­po­ñi­ble», co­men­ta.

El mis­mo pi­so, re­pe­ti­do

Es­ta jo­ven, al igual que otros arren­da­ta­rios, se en­con­tró con que el mis­mo pi­so fi­gu­ra­ba en la ofer­ta de va­rias in­mo­bi­lia­rias, te­nía el te­lé­fono en la ven­ta­na y es­ta­ba anun­cia­do en In­ter­net, con lo que la ofer­ta real es más re­du­ci­da de lo que apa­ren­ta al re­pa­sar los por­ta­les in­mo­bi­lia­rios.

Laura vio mu­chas vi­vien­das an­tes de en­con­trar la de Au­gas Fé­rreas y se en­con­tró de to­do: «A xen­te pon en alu­guer cal­que­ra cou­sa, su­po­ño que por­que hai máis ofer­ta que de­man­da e por­que te­ñen po­si­bi­li­da­des de co­lo­ca­la». «Ato­pei pi­sos sen ca­le­fac­ción e en con­di­cións bas­tan­te la­men­ta­bles po­los que pe­dían 350 eu­ros ao mes», cen­su­ra.

Pa­ra po­der al­qui­lar el pi­so en el que es­tá tu­vo que abo­nar un mes por ade­lan­ta­do y de­po­si­tar una fian­za: «Os do­nos da vi­ven­da só me pe­di­ron un­ha nó­mi­na pa­ra fa­cer o con­tra­to. Nou­tros si­tios aos que fun ver pi­sos que­rían dúas nó­mi­nas, e non das pe­que­nas, ou que al­guén te ava­la­se; se non era im­po­si­ble alu­gar».

«Nun­ca ima­xi­nei —se­ña­ló Laura Ló­pez— que pa­ra po­der vi­vir nun­ha ci­da­de co­ma Lu­go fo­se ne­ce­sa­rio que al­guén te ava­la­se».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.