La ra­na y el escorpión

La Voz de Galicia (Ferrol) - - OPINIÓN - MA­RÍA XO­SÉ POR­TEI­RO

Hay quien a las coin­ci­den­cias les lla­ma sin­cro­nías y una cu­rio­sa se pro­du­jo ayer cuan­do el día pre­vis­to pa­ra la in­ves­ti­du­ra, frus­tra­da, de un nue­vo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, se cum­plían 132 años del na­ci­mien­to de Cas­te­lao. Des­de el BNG se emi­tía un co­mu­ni­ca­do de apo­yo a los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes, al tiem­po que, en otro escenario, Ana Pon­tón, re­cla­ma­ba una Ga­li­cia cei­be al re­cor­dar la efe­mé­ri­de. El na­cio­na­lis­mo ga­lle­go apa­re­ce fas­ci­na­do por el in­ten­to de in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, que ha he­cho re­vi­vir en sus fi­las el de­seo de se­guir sus pa­sos, sin te­ner en cuen­ta la gra­ve cri­sis que es­tá pro­du­cien­do en­tre sus afi­nes ideo­ló­gi­cos, ade­más de las ame­na­zas a la con­vi­ven­cia y al de­sa­rro­llo fu­tu­ro del con­jun­to del país.

Por­que na­die ha lle­va­do tan le­jos la as­pi­ra­ción in­de­pen­den­tis­ta co­mo los ad­mi­nis­tra­do­res de la he­ren­cia de Ar­tur Mas y Jor­di Pujol. Y na­die co­mo ellos ha ti­ra­do por el ver­te­de­ro lo que que­da­ba en el baúl de los abue­los Al­mi­rall, Cam­bó, Ma­ciá o Ta­rra­de­llas. Quie­nes di­la­pi­dan la he­ren­cia se de­mues­tran ca­ren­tes de un pro­yec­to po­lí­ti­co via­ble y ca­paz de ilu­sio­nar a la ma­yo­ría del pue­blo ca­ta­lán. Si, ade­más, el tiem­po con­fir­ma que la tor­men­ta pro­du­ci­da por la apues­ta in­de­pen­den­tis­ta de Ar­tur Mas tu­vo que ver con la sa­li­da a la luz pú­bli­ca de nu­me­ro­sos ca­sos de co­rrup­ción en su par­ti­do, al­guien ha­brá de res­pon­der, en al­gún mo­men­to, an­te la jus­ti­cia y an­te la His­to­ria por ta­ma­ña de­ci­sión. Es­pe­re­mos que la sen­sa­tez del na­cio­na­lis­mo ga­lle­go pre­va­lez­ca fren­te al ca­mino se­gui­do por el ca­ta­lán don­de las con­se­cuen­cias se ha­cen a ca­da mi­nu­to más im­pre­de­ci­bles, aho­ra ya con rup­tu­ra de la paz ciu­da­da­na en­tre los se­gui­do­res de quie­nes el uno de oc­tu­bre ha­cían un fren­te co­mún.

Si la si­tua­ción en­tre las fuer­zas in­de­pen­den­tis­tas fue­ra de uni­dad, se­ría de es­pe­rar que pre­va­le­cie­ra la sen­sa­tez, re­cu­pe­ra­ran la cal­ma en al­gún mo­men­to y se pu­sie­ran de acuer­do pa­ra de­sig­nar a otro can­di­da­to, pe­ro la rup­tu­ra de fac­to que ha su­pues­to el em­pe­ño de Puig­de­mont de ser in­ves­ti­do a to­da cos­ta, pue­de ha­cer­lo im­po­si­ble y pro­vo­car una nue­va con­vo­ca­to­ria elec­to­ral en la que no es se­gu­ro que man­ten­gan los es­ca­ños con­se­gui­dos el 21D, don­de to­da­vía ob­tu­vie­ron una ma­yo­ría par­la­men­ta­ria. Al an­tes uni­do blo­que in­de­pen­den­tis­ta han lle­ga­do las trai­cio­nes y las tram­pas, mien­tras la di­vi­sión se agran­da en su seno al tiem­po que cre­ce la sen­sa­ción de ri­dícu­lo y cre­ce la pé­si­ma im­pre­sión en los am­bien­tes eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos de su en­torno.

Pe­ro to­do ello, sien­do im­por­tan­te, es me­nos preo­cu­pan­te que la al­te­ra­ción vio­len­ta del or­den pú­bli­co al gri­to de «és Puig­de­mont el nos­tre pre­si­dent» que re­cuer­da al escorpión del cuen­to, fiel a sí mis­mo, cla­van­do su co­la mor­tí­fe­ra en cual­quier co­sa que se mue­va, in­clu­so so­bre la po­bre ra­ni­ta que lo lle­va a cues­tas pa­ra que no se lo lle­ve la co­rrien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.