La pa­tro­nal, co­mo «Sál­va­me»

La Voz de Galicia (Ferrol) - - OPINIÓN - ER­NES­TO S. POM­BO

Hay que re­mon­tar­se a los tiem­pos de Ab­de­rra­mán III pa­ra ha­llar un cli­ma de con­sen­so y co­la­bo­ra­ción en la Con­fe­de­ra­ción de Em­pre­sa­rios de Ga­li­cia. Y aun así ha­bría que ana­li­zar muy mu­cho có­mo se en­ten­dían en­ton­ces las re­la­cio­nes en­tre los di­fe­ren­tes lí­de­res pro­vin­cia­les, por­que lo que es hoy la co­sa es­tá más cer­ca de un pro­gra­ma es­pe­cial de Sál­va­me, don­de to­dos dis­pa­ran con­tra to­dos y to­dos arre­me­ten con­tra quien osa le­van­tar la co­co­ro­ta, que de una aso­cia­ción que de­fien­de in­tere­ses co­mu­nes.

La di­mi­sión de An­tón Arias por «ago­ta­mien­to», an­te las con­ti­nuas re­frie­gas que él lla­mó edu­ca­da­men­te «con­fron­ta­ción per­ma­nen­te», vuel­ve a co­lo­car a la pa­tro­nal ga­lle­ga al bor­de del sui­ci­dio y tra­tan­do de su­pe­rar, otra vez más, las di­fe­ren­cias que se an­to­jan in­su­pe­ra­bles.

Es cier­to que al­gu­nos plan­tea­mien­tos del pre­si­den­te di­mi­ti­do, co­mo que no ve­ría con ma­los ojos un re­fe­ren­do pa­ra Ca­ta­lu­ña o que hay que re­to­car al al­za los suel­dos aho­ra que la cri­sis va re­mi­tien­do, no son pro­pios de una or­ga­ni­za­ción que pue­de que to­da­vía arras­tre en cier­tos as­pec­tos la cul­tu­ra de Ge­rar­do Díaz Fe­rrán. Pe­ro el ta­lan­te con­ci­lia­dor y dia­lo­gan­te de quien se aca­ba de ren­dir por­que ya no po­día más, no va a ser fá­cil que lo en­cuen­tren en es­te nue­vo con­tex­to.

Por­que Arias, a quien las lu­chas in­ter­nas no per­mi­tie­ron que die­ra via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca a la ins­ti­tu­ción, cul­mi­nan­do el tra­ba­jo ini­cia­do por An­to­nio Die­ter Mou­re, ni que re­for­ma­ra los es­ta­tu­tos pa­ra rom­per con esa «con­fron­ta­ción per­ma­nen­te», no fue la ex­cep­ción en la his­to­ria re­cien­te de la or­ga­ni­za­ción em­pre­sa­rial. An­tes pa­de­cie­ron las em­bes­ti­das de los opo­nen­tes crí­ti­cos sus an­te­ce­so­res Jo­sé Ma­nuel Fer­nán­dez Al­va­ri­ño y An­to­nio Die­ter Mou­re, por lo que tam­bién aca­ba­ron de­ján­do­lo to­do.

Pe­ro lo de la CEG va mu­cho más allá que los per­fi­les o el sa­ber ha­cer de quie­nes van ocu­pan­do la pre­si­den­cia uno tras otro. Es la lu­cha eter­na de la Ga­li­cia del nor­te con­tra la del sur. Del em­pre­sa­ria­do co­ru­ñés y lu­cen­se con­tra el ou­ren­sano y pon­te­ve­drés. Lo ne­ga­rán, pa­ra eso es­tán, pe­ro en los úl­ti­mos tiem­pos las pro­pues­tas de A Co­ru­ña, apo­ya­das por Lu­go, fue­ron re­cha­za­das por las con­fe­de­ra­cio­nes de las otras dos pro­vin­cias. Y vi­ce­ver­sa. En el ca­so de Arias Díaz-Ei­mil, ni tan si­quie­ra en­tra­ron a va­lo­rar su pro­pues­ta de re­for­ma, que in­cluía una pre­si­den­cia ro­ta­to­ria a pe­ti­ción de una de las pro­vin­cias. Es que lo pro­po­nía el eje norteño.

De­be de ir­les bas­tan­te bien la co­sa de la fac­tu­ra­ción a los em­pre­sa­rios ga­lle­gos cuan­do de­di­can par­te de su es­fuer­zo y de su tiem­po a las al­ga­ra­das. Ha­ce dé­ca­das que la si­tua­ción se re­pi­te una y otra vez; que lo que pro­po­ne el sur no lo quie­re el nor­te y vi­ce­ver­sa y ha­ce años que los pre­si­den­tes des­fi­lan sin tiem­po a ca­len­tar la si­lla ni a pro­po­ner su pro­gra­ma.

Aho­ra que es­tán a pun­to de ini­ciar una nue­va eta­pa de­be­rían de re­fle­xio­nar lo im­por­tan­te que es pa­ra Ga­li­cia y pa­ra su em­pre­sa­ria­do con­tar con una CEG fuer­te, com­pac­ta y con ini­cia­ti­va. Y eso se lo­gra su­peran­do los lo­ca­lis­mos. Va­mos, com­ba­tien­do la en­fer­me­dad del pa­le­tis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.