Cos­pe­dal re­nun­cia­rá a pre­sen­tar­se y apo­ya­rá a Feijoo si da el pa­so

«Ser pre­si­den­te da Xun­ta é o que máis pe­sa na mi­ña de­ci­sión», di­ce el je­fe del Eje­cu­ti­vo

La Voz de Galicia (Ferrol) - - PORTADA - FRAN BALADO

Pa­san los días, se acer­ca el pla­zo de aper­tu­ra pa­ra la pre­sen­ta­ción de las pre­can­di­da­tu­ras a su­ce­der a Ma­riano Ra­joy al fren­te del PP, y to­do apun­ta, ca­da vez con ma­yor ni­ti­dez, a que fi­nal­men­te so­lo ha­brá un can­di­da­to que aca­ba­rá arra­san­do en el con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio fi­ja­do pa­ra los pró­xi­mos 20 y 21 de ju­lio. Al me­nos es­te es el gran de­seo tan­to en Gé­no­va co­mo en to­dos los te­rri­to­rios con­sul­ta­dos por es­te pe­rió­di­co. Des­de la po­de­ro­sa Madrid has­ta la de me­nor pe­so en to­do el ma­pa, Na­va­rra, que ape­nas su­pera el me­dio mi­llar de afi­lia­dos. Tam­bién en Cataluña, o en los dos ar­chi­pié­la­gos. Y ahí, en esa te­si­tu­ra, el úni­co nom­bre que en­ca­ja en los es­que­mas men­ta­les de la di­rec­ción y de los cua­dros me­dios del par­ti­do es el del pre­si­den­te de la Xun­ta: Al­ber­to Nú­ñez Feijoo, que no acla­ra­rá su fu­tu­ro al me­nos has­ta el pró­xi­mo lu­nes.

Es­te de­seo de que el pre­si­den­te ga­lle­go de­ci­da dar el salto a la po­lí­ti­ca na­cio­nal pa­ra con­ver­tir­se en el lí­der de la opo­si­ción obe­de­ce a va­rios fac­to­res, en­tre los que des­ta­can sus re­sul­ta­dos elec­to­ra­les (es el úni­co ba­rón que con­ser­va la ma­yo­ría ab­so­lu­ta y que man­tie­ne a ra­ya a Ciu­da­da­nos en las en­cues­tas) o el re­no­va­do ai­re cen­tris­ta que pue­da apor­tar al par­ti­do, pe­ro exis­te uno que no se le es­ca­pa a na­die: si se pre­sen­ta, ha­brá paz; si se que­da en Ga­li­cia, la gue­rra es­tá ga­ran­ti­za­da.

El pro­ce­so de pri­ma­rias es­tá to­tal­men­te con­di­cio­na­do por la fuer­te ri­va­li­dad que man­tie­nen des­de ha­ce años los otros dos nom­bres que apa­re­cen en to­das las qui­nie­las, el de la ex­vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría y el la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del par­ti­do, Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal. En el PP lle­van años con­vi­vien­do con una ene­mis­tad que, te­men, aca­be es­ta­llan­do en una gue­rra ci­vil que en­fan­gue las pri­ma­rias, por lo que los fon­ta­ne­ros del par­ti­do tra­ba­jan a des­ta­jo pa­ra con­se­guir una can­di­da­tu­ra úni­ca.

Cos­pe­dal ya ha tras­la­da­do a su círcu­lo de con­fian­za que, en ca­so de que Feijoo de­ci­da dar un pa­so al fren­te, ella le ofre­ce­rá to­do su apo­yo. Y que so­lo se pre­sen­ta­rá a la su­ce­sión si el pre­si­den­te ga­lle­go de­ci­de no ha­cer­lo, pa­ra con­tra­rres­tar de es­ta ma­ne­ra una po­si­ble can­di­da­tu­ra de Sáenz de San­ta­ma­ría. Así lo des­li­za­ron fuentes del PP­deG y lo co­rro­bo­ra­ron ayer fuentes del par­ti­do en Cas­ti­lla-La Man­cha, co­mu­ni­dad en la que Cos­pe­dal es la má­xi­ma au­to­ri­dad de la for­ma­ción con­ser­va­do­ra. «Es­tá to­do muy avan­za­do: la pre­si­den­ta quie­re lo me­jor pa­ra el par­ti­do, y en es­tos mo­men­tos lo me­jor pa­ra el par­ti­do es Feijoo», ad­mi­tían ayer a es­te pe­rió­di­co, apos­tan­do a que la su­ma de las fuer­zas de los dos can­di­da­tos con ma­yor arrai­go en las ba­ses aca­ba­ría por des­mo­ra­li­zar a la ex­vi­ce­pre­si­den­ta Sáenz de San­ta­ma­ría.

Mo­vi­mien­tos de peo­nes

Al igual que Feijoo y Cos­pe­dal, Sáenz de San­ta­ma­ría guar­da si­len­cio, aun­que ayer sa­lió a ha­blar uno de sus peo­nes. Al­fon­so Alonso, el lí­der del PP vas­co, ma­ni­fes­tó que el par­ti­do re­quie­re «una re­no­va­ción muy pro­fun­da», un pro­ce­so en el que, des­de su pun­to de vis­ta, pue­de en­ca­jar la ex­vi­ce­pre­si­den­ta.

El que pon­drá to­do de su par­te pa­ra que es­to no sea así es el ex­mi­nis­tro Mar­ga­llo, que ayer avan­zó que ha­bía em­pe­za­do con la re­co­gi­da del cen­te­nar de ava­les que exi­ge el re­gla­men­to pa­ra ins­cri­bir­se co­mo pre­can­di­da­to, aun­que so­lo for­ma­li­za­rá es­ta pre­can­di­da­tu­ra en el ca­so de que Feijoo no se pre­sen­te y con el ob­je­ti­vo de plan­tar ca­ra a Sáenz de San­ta­ma­ría, a quien acu­sa de ha­ber in­flui­do pa­ra for­zar su sa­li­da del Go­bierno. El de Mar­ga­llo es un mo­vi­mien­to sin nin­gu­na fuer­za, ya que no cuen­ta con apo­yos in­ter­nos, al­go que le ha mo­ti­va­do un to­que de aten­ción del coordinador ge­ne­ral del PP, Maí­llo, uno de esos fon­ta­ne­ros que tra­ba­ja pa­ci­fi­can­do el te­rri­to­rio, que pi­dió que las can­di­da­tu­ras so­lo sean «en po­si­ti­vo».

PA­CO RODRÍGUEZ

Feijoo, tras com­pa­re­cer des­pués del Con­se­llo de la Xun­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.