La re­nun­cia del mi­nis­tro... y otras más

La Voz de Galicia (Ferrol) - - OPINIÓN - RO­BER­TO L. BLAN­CO VALDÉS

Si Pe­dro Sán­chez con­si­de­ra­ba la ma­la elec­ción de los mi­nis­tros pa­tri­mo­nio de Ra­joy, de la de­re­cha o de to­dos sus pre­de­ce­so­res, le han bas­ta­do seis días pa­ra con­ven­cer­se de su error. ¡Seis días! Los que ha tar­da­do en for­zar la re­nun­cia de quien co­me­tió la des­leal­tad de no de­cir­le por qué ra­zón era una per­so­na inade­cua­da pa­ra el car­go. Aho­ra ya sa­be Sán­chez lo que, al pa­re­cer, an­tes ig­no­ra­ba: que tam­bién a él pue­de pa­sar­le lo que creía que so­lo po­día su­ce­der­le a los de­más.

En to­do ca­so, el vo­de­vil Mà­xim el Bre­ve ha ro­ba­do el pri­mer plano a otro cam­bio de po­si­ción del fla­man­te Go­bierno de España que es mu­cho más re­le­van­te que el que ha afec­ta­do al mi­nis­tro de Cul­tu­ra. ¿Se acuer­dan de la más ru­ti­lan­te pro­me­sa del lí­der so­cia­lis­ta?: «Lo pri­me­ro que ha­rá el PSOE se­rá de­ro­gar la re­for­ma la­bo­ral de Ra­joy pa­ra re­cu­pe­rar los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res». ¿Có­mo ol­vi­dar­lo?

Pues han bas­ta­do ¡seis días! igual­men­te —los mis­mos que ha si­do mi­nis­tro Huer­ta— pa­ra que aque­lla pro­me­sa des­apa­re­cie­se de los pro­pó­si­tos del nue­vo eje­cu­ti­vo con la fa­ci­li­dad con que lo ha­ce el agua en un ce­da­zo.

Ape­nas ha­bía to­ma­do posesión de su car­go y ya la mi­nis­tra de Tra­ba­jo re­co­no­cía abier­ta­men­te to­do lo con­tra­rio de lo que quien la nom­bró ha­bía re­pe­ti­do has­ta el can­san­cio: que «la re­for­ma la­bo­ral no se pue­de de­ro­gar ale­gre­men­te».

Por si la co­sa no ha­bía que­da­do cla­ra, la mi­nis­tra re­ma­chó: «Hay que ana­li­zar to­da la re­for­ma la­bo­ral en su con­jun­to y ver cuá­les son los as­pec­tos que con­si­de­ra­mos de ma­ne­ra dia­lo­ga­da y con­sen­sua­da que hay que de­ro­gar».

Lí­bre­me Dios de pen­sar que es­te es el pri­mer Go­bierno, o se­rá el úl­ti­mo, que di­ga di­go, a to­da ve­lo­ci­dad, don­de an­tes ha­bía di­cho Die­go. El in­me­dia­to aban­dono de la pro­me­sas elec­to­ra­les —la de de­ro­gar la re­for­ma la­bo­ral, en es­te ca­so, a la que muy pron­to se­gui­rán a buen se­gu­ro otras re­nun­cias— va por des­gra­cia en el con­tra­to de quien acep­ta en­trar en el Go­bierno. Pues na­da hay que ayu­de más a po­ner los pies en la tie­rra y que más con­tri­bu­ya a re­ba­jar la in­so­len­te so­ber­bia de quien es­tá en la opo­si­ción que el ejer­ci­cio del po­der, que es, por de­cir­lo con una fra­se cé­le­bre de He­gel, la más «du­ra ré­pli­ca de la his­to­ria» que ca­be ima­gi­nar.

Lo ex­cep­cio­nal del ca­so de Pe­dro Sán­chez no es eso, sino ha­ber im­pul­sa­do una mo­ción de cen­su­ra con apo­yos que ja­más pue­de acep­tar un par­ti­do de­mo­crá­ti­co (los de dos par­ti­dos gol­pis­tas) y con su­pues­tos ob­je­ti­vos que se han con­ver­ti­do en me­ras qui­me­ras en cuan­to ha en­tra­do en la Mon­cloa.

Una se­ma­na ha tar­da­do Sán­chez en re­co­no­cer pú­bli­ca­men­te lo que era ob­vio que el can­di­da­to ya sa­bía de an­te­mano: que na­da, o muy po­co, po­drá ha­cer des­de el Go­bierno en me­nos de dos años y con 84 dipu­tados. Sal­vo, cla­ro, in­ten­tar va­ler­se del po­der pa­ra sa­car al PSOE del agu­je­ro en el que él mis­mo lo me­tió.

Tal era la fi­na­li­dad de la cen­su­ra y no es­ta­bi­li­zar la vi­da po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, se­gún re­sul­ta más evi­den­te ca­da día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.