El abo­ga­do de Jua­na Ri­vas pro­vo­ca la sus­pen­sión del jui­cio al re­nun­ciar a de­fen­der­la

La Voz de Galicia (Ferrol) - - ESPAÑA -

Jua­na Ri­vas pi­só ayer los tri­bu­na­les, pe­ro lo hi­zo por muy po­co tiem­po. En la vis­ta se iba a di­ri­mir la pre­sun­ta sus­trac­ción ha­ce dos años de sus dos hi­jos me­no­res, a quie­nes tras­la­dó de Ita­lia a España y no de­vol­vió al ho­gar fa­mi­liar en la lo­ca­li­dad ita­lia­na de Car­lo­for­te. Pe­ro en ape­nas diez mi­nu­tos se sus­pen­dió el jui­cio cuan­do el abo­ga­do de­ci­dió aban­do­nar la sala tras re­nun­ciar a la de­fen­sa de Ri­vas, en lo que pa­re­ce ser una es­tra­te­gia pla­ni­fi­ca­da que co­no­cía la pro­pia Ri­vas.

El le­tra­do Juan de Dios Ra­mí­rez Sa­rrión lle­va­ba se­ma­nas in­ten­tan­do el apla­za­mien­to del jui­cio. Ale­ga­ba que él no era el abo­ga­do prin­ci­pal de Ri­vas, que se en­cuen­tra des­de enero de ba­ja, por lo que no co­no­cía el ca­so en pro­fun­di­dad. Sus re­cur­sos no fue­ron aten­di­dos por el ma­gis­tra­do del Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro 1 de Granada, que ayer se en­con­tró con una si­tua­ción que él mis­mo ca­li­fi­có de «es­per­pén­ti­ca».

Al co­mien­zo de la vis­ta, Ra­mí­rez in­sis­tió en su ar­gu­men­to de que él no era el abo­ga­do ti­tu­lar. A pe­sar de ello, el juez le ad­vir­tió que si­guie­se con la de­fen­sa de Ri­vas, pe­ro Ra­mí­rez Sa­rrión se le­van­tó y se fue de la sala. En me­dio del ri­fi­rra­fe, el juez lle­gó a ma­ni­fes­tar que él no ha­bía co­no­ci­do una ma­nio­bra pro­ce­sal igual en sus más de trein­ta años de pro­fe­sión. Pe­ro mi­nu­tos des­pués tu­vo que sus­pen­der la vis­ta,

«Es un es­per­pen­to», di­ce el ma­gis­tra­do tras sus­pen­der la vis­ta en la que la mu­jer es­tá acu­sa­da de sus­traer sus hi­jos a su pa­dre

ya que Ri­vas no te­nía de­fen­sa. El juez le dio a la acu­sa­da, que co­no­cía es­ta es­tra­te­gia, un pla­zo de tres días pa­ra pre­sen­tar a un nue­vo le­tra­do, o se le asig­na­rá uno de ofi­cio. Ade­más, or­de­nó que se in­for­me de lo acon­te­ci­do al juz­ga­do de guar­dia, a la Fis­ca­lía y al Co­le­gio de Abo­ga­dos de Se­vi­lla, de don­de pro­ce­de el le­tra­do.

«Ha si­do una si­tua­ción su­rrea­lis­ta y bas­tan­te irres­pon­sa­ble por par­te del abo­ga­do de la de­fen­sa», afir­mó Enrique Zam­brano, abo­ga­do de Francesco Ar­cu­ri, ex­pa­re­ja de Ri­vas y pa­dre de los dos hi­jos me­no­res cu­ya sus­trac­ción del ho­gar fa­mi­liar se juz­ga. Ri­vas se en­fren­ta a una pe­ti­ción del fis­cal de cin­co años de cár­cel por es­te de­li­to y a una in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra ejer­cer la pa­tria po­tes­tad de seis años. Ayer in­sis­tió en que es inocen­te. Los he­chos se re­mon­tan al 2016, cuan­do Ri­vas re­gre­só de Ita­lia con sus dos hi­jos des­pués de pa­sar una tem­po­ra­da con el pa­dre de los me­no­res en Ita­lia. De­ci­dió no de­vol­ver­los a Ar­cu­ri, al que acu­só de ma­los tra­tos, a pe­sar de que la Jus­ti­cia es­pa­ño­la le obli­gó a ha­cer­lo. Ar­cu­ri la de­nun­ció por ro­bo y Ri­vas de­ci­dió huir con sus hi­jos du­ran­te un mes.

EFE

Ri­vas con su le­tra­do, an­tes de que es­te aban­do­na­se el jui­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.