Una ca­lle li­bre de hu­mos, la nue­va cru­za­da pa­ra lu­char con­tra el ta­ba­co

Tras prohi­bir­lo en los par­ques, los mé­di­cos ins­tan a no con­su­mir­lo en la vía pú­bli­ca

La Voz de Galicia (Ferrol) - - SOCIEDAD - MA­RÍA CEDRÓN

A ori­llas del mar Cas­pio, en­tre Irán, Af­ga­nis­tán y Uz­be­kis­tán, es­tá Turk­me­nis­tán. Ha­ce más de dos años que es­tá to­tal­men­te prohi­bi­do fu­mar en es­te país de Asia oc­ci­den­tal. En­tre esa ra­di­cal me­di­da y no po­der ha­cer­lo en el tra­ba­jo, los ba­res o res­tau­ran­tes, los par­ques o el en­torno de los hos­pi­ta­les, co­mo mar­ca la nor­ma que re­gu­la el con­su­mo de ta­ba­co en España, to­da­vía hay un lar­go ca­mino por re­co­rrer. Pe­ro los mé­di­cos ya se han mar­ca­do un nue­vo ob­je­ti­vo en la cru­za­da con­tra una sus­tan­cia que, pe­se a los avan­ces lo­gra­dos en los úl­ti­mos años, aún tie­ne una pre­va­len­cia de en­tre el 24 % y el 25 % en el con­jun­to del Es­ta­do. Es prohi­bir­lo en la vía pú­bli­ca co­mo ya han he­cho ciu­da­des co­mo To­kio o Nairobi, don­de hay es­pa­cios mar­ca­dos en las ca­lles pa­ra que los fu­ma­do­res pue­dan echar su pi­ti­llo.

«En los paí­ses más desa­rro­lla­dos se han to­ma­do me­di­das en esa lí­nea co­mo, por ejem­plo, no fu­mar en cam­pos de fút­bol o en edi­fi­cios. Es el ca­so de Nue­va York, don­de hay co­mu­ni­da­des que han acor­da­do no fu­mar den­tro de la pro­pie­dad. Lo que ocu­rre es que hay que con­so­li­dar pri­me­ro otro ti­po de asun­tos co­mo el res­pe­to a la ac­tual nor­ma so­bre el ta­ba­co, por­que mu­chas de las te­rra­zas que hay en las ca­fe­te­rías es­tán mon­ta­das pa­ra sal­tár­se­la», ex­pli­ca el catedrático y di­rec­tor asis­ten­cial de la Uni­dad de Ta­ba­quis­mo y Tras­tor­nos Adic­ti­vos de la Fa­cul­ta­de de Psicología de la Universidade de San­tia­go, Eli­sar­do Be­co­ña, quien es­tá es­tos días en la Con­fe­ren­cia In­ter­na­cio­nal so­bre el Con­trol del Ta­ba­co, que se ce­le­bra en Madrid. A su jui­cio, «no va a ser in­via­ble im­plan­tar ese ti­po de me­di­das por­que la pre­va­len­cia del con­su­mo va a ir ba­jan­do. Cuan­do lle­gue­mos al 15 % po­dre­mos to­mar me­di­das. El ob­je­ti­vo no es ca­pri­cho­so, por­que son me­di­das muy efi­ca­ces. Lo que ha­ce diez años era im­pen­sa­ble, aho­ra es una reali­dad. Ade­más, la ten­den­cia es ca­mi­nar ha­cia una vi­da con há­bi­tos sa­lu­da­bles».

Ve­tar­lo en los co­ches

Pa­so a pa­so es co­mo tam­bién cree que hay que ir la neu­mó­lo­ga y miem­bro de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Pa­to­lo­gía Res­pi­ra­to­ria Pi­lar de Lu­cas, que ins­ta a las au­to­ri­da­des a que ha­gan cum­plir la ley de for­ma es­tric­ta, ade­más de ur­gir la ha­bi­li­ta­ción de nue­vas áreas de prohi­bi­ción co­mo los co­ches o los es­pa­cios al ai­re li­bre don­de ha­ya una con­cen­tra­ción de per­so­nas que pue­dan ver­se afec­ta­das por el hu­mo, co­mo las te­rra­zas o los es­ta­dios. En es­te sen­ti­do, apun­ta que «es­tá cla­ro que no se pue­de fu­mar en las te­rra­zas, hay mon­to­nes de lu­ga­res en los que no se de­be­ría ha­cer. Lo ideal se­ría ir res­trin­gien­do de ma­ne­ra es­tric­ta to­dos los lu­ga­res al ai­re li­bre don­de ha­ya per­so­nas no fu­ma­do­ras. Lue­go nos que­da­rían aque­llos que van con el ci­ga­rro en­cen­di­do por la ca­lle. A tí­tu­lo per­so­nal tam­bién lo prohi­bi­ría, pe­ro an­tes de lle­gar hay que cum­plir la nor­ma en me­no­res, cen­tros pú­bli­cos, te­rra­zas, abier­tas o no, ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas, cer­ca de hos­pi­ta­les...».

La cru­za­da no es gra­tui­ta, por­que los efec­tos del ta­ba­co so­bre la sa­lud son «te­rri­bles», co­mo apun­ta el mé­di­co de fa­mi­lia y miem­bro del Gru­po de Aten­ción al Ta­ba­quis­mo de la So­cie­dad Ca­ta­la­na de Me­di­ci­na de Fa­mi­lia, Jo­sé Luis Ball­bé Moreno. Es par­ti­da­rio de prohi­bir fu­mar en los co­ches, co­mo re­co­mien­dan tan­to la Or­ga­ni­za­ción Mé­di­ca co­le­gial co­mo el Co­mi­té Na­cio­nal pa­ra la Pre­ven­ción del Ta­ba­quis­mo, o en las ca­sas don­de hay ni­ños, por­que los es­tu­dios que han rea­li­za­do al ana­li­zar el cabello de hi­jos de pa­dres fu­ma­do­res mues­tran que «un 22 % tie­nen la mis­ma ta­sa de ni­co­ti­na que un fu­ma­dor. So­lo un 25 % real­men­te no es­ta­ban ex­pues­tos al ta­ba­co», di­ce.

Los efec­tos

Ade­más, ad­vier­te de las gra­ves con­se­cuen­cias que el ta­ba­co tie­ne so­bre los fu­ma­do­res pa­si­vos: «No ca­be du­da de que una con­se­cuen­cia cla­ra son las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Cual­quier ley an­ti­ta­ba­co un po­co res­tric­ti­va lo­gra re­du­cir en­tre un 10 % y un 12 % la in­ci­den­cia de in­far­tos de mio­car­dio du­ran­te el pri­mer año. (...) Es la pri­me­ra cau­sa de muer­te sú­bi­ta del lac­tan­te. Cau­sa bron­qui­tis, oti­tis, neu­mo­nía...». Por eso, no de­ja de re­pe­tir que no de­be­ría de fu­mar­se en las ca­sas don­de hay ni­ños, ni cuan­do ellos no es­tán.

MAR­COS MÍGUEZ

Las so­cie­da­des cien­tí­fi­cas de­ba­ten aho­ra so­bre el ve­to a fu­mar en la vía pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.