¿Y tú qué lle­vas en la mo­chi­la?

La subida por Mon­tes de Oca su­ma ki­los en las es­pal­das pe­re­gri­nas

La Voz de Galicia (Ferrol) - - GALICIA - SENÉN ROUCO IAGO GARCÍA

FO­TOS TEX­TOS

Hoy to­do pa­re­ce cues­ta arri­ba. El des­per­ta­dor, que sue­na a las sie­te en pun­to (y aun así so­mos de los úl­ti­mos en sa­lir). El si­llín, los pe­da­les y el ma­ni­llar, que me des­cu­bren múscu­los que nun­ca an­tes tu­ve re­sen­ti­dos. Y, có­mo no, saber que te­ne­mos que afron­tar Mon­tes de Oca. Hoy des­can­sa­re­mos en San Juan de Ortega (Bur­gos), pe­ro has­ta allí te­ne­mos una tor­tuo­sa subida con gran des­ni­vel en­tre Vi­lla­fran­ca y nues­tro des­tino. Pa­ra más in­ri, du­ran­te el tra­za­do del Ca­mino Fran­cés en ese tra­mo no hay na­da cer­ca. Ni fuen­tes ni pue­blos. Pa­ra­fra­sean­do a Rosalía, los cas­te­lla­nos de Cas­ti­lla (hoy entramos en es­ta co­mu­ni­dad) no van a tra­tar na­da bien a es­tos dos ga­lle­gos. Ve­mos a Jo­sé Vi­cen­te y Juan­chu, ami­gos de la in­fan­cia en Va­len­cia, pre­pa­rar sus mo­chi­las en una ca­fe­te­ría. Lle­ga­ron a San­tia­go el año pa­sa­do. Co­no­cie­ron en­ton­ces a Ricardo, de San­ta Fe (Ar­gen­ti­na). «Aho­ra ya so­mos in­se­pa­ra­bles», cuen­ta el ar­gen­tino, el más ha­bla­dor, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra. «Apun­ta aquí, apun­ta aquí», le di­ce a Senén, que lle­va col­ga­da la cá­ma­ra al cue­llo. Nos abre su mo­chi­la de trek­king: «Agua lle­va­mos, pe­ro en el Ca­mino, me­jor pa­cha­rán y vino». Está cla­ro que se to­man la ro­me­ría ja­co­bea con cal­ma chi­cha.

Ca­si sin dar­nos cuen­ta de­ja­mos atrás la úl­ti­ma lo­ca­li­dad rio­ja­na, Gra­ñón, y lle­ga­mos a Re­de­ci­lla del Ca­mino. Allí el po­la­co Voi­tek y la sur­co­rea­na Kim des­plie­gan so­bre un ban­co va­rias bolsas di­rec­ta­men­te sa­ca­das de su equi­pa­je. Di­fe­ren­tes ti­pos de be­bi­das iso­tó­ni­cas y va­rias pie­zas de fru­ta for­man su kit de su­per­vi­ven­cia: «Nun­ca ha­bía be­bi­do de una fuen­te en mi país, no las va­lo­ra­ba co­mo aho­ra», di­ce la jo­ven. Qui­zás exa­ge­re, pe­ro yo tam­bién re­co­noz­co que po­cas ve­ces me ha re­sul­ta­do tan pla­cen­te­ro un tra­go de agua co­mo des­pués de un tra­mo rom­pe­pier­nas. Y en la ruta ja­co­bea los hay.

Cir­cu­la­mos ca­si to­do el re­co­rri­do en pa­ra­le­lo a la N-120 es­cu­chan­do con fre­cuen­cia el pa­so de los ca­mio­nes, por lo que si vas a pe­re­gri­nar a dos rue­das, me­jor eví­ta­la y si­gue con los ro­me­ros a pie. El rui­do del trá­fi­co se ve in­te­rrum­pi­do por una ran­che­ra de Vi­cen­te Fer­nán­dez. La es­tán can­tan­do Vi­cen­te (es- te, Her­nán­dez) y Es­te­ban Castillo. No ca­be du­da, son de Mé­xi­co y pre­ten­den en­co­men­dar­se al Após­tol pa­ra te­ner una ve­jez ple­na. La lle­ga­da al Obra­doi­ro mar­ca­rá la tran­si­ción, al­go que ellos ex­pre­san así: «Va a ser un par­tea­guas en nues­tra vi­da».

Cuan­do nos fal­tan al­re­de­dor de diez ki­ló­me­tros pa­ra llegar, Vi­lla­fran­ca nos recibe em­pi­na­da y con­fir­ma­mos la du­re­za del re­co­rri­do. Los mos­qui­tos, ade­más, cam­pan en char­cos a la som­bra y mo­les­tan. En el al­to de la Pe­dra­ja (1.150 me­tros) re­ba­sa­mos en si­len­cio LA VOZ

una fo­sa co­mún de la Gue­rra Ci­vil. Tam­po­co se­ría­mos ca­pa­ces de de­cir na­da. Ex­haus­tos, aca­ba­mos en el al­ber­gue. Ma­ña­na, quin­ta eta­pa San Juan de Ortega- Hor­ni­llos del Ca­mino

Ricardo, ar­gen­tino, li­de­ra a un gru­po de mo­chi­le­ros que la ruta ja­co­bea ha jun­ta­do.

Jo­sep e Ines­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.