Y aho­ra, a re­fle­xio­nar

La Voz de Galicia (Ferrol) - - OPINIÓN - ER­NES­TO S. POM­BO

La de­ci­sión de la Audiencia te­rri­to­rial ale­ma­na de Schles­wig-Hols­tein de ex­tra­di­tar a Car­les Puig­de­mont úni­ca­men­te por el de­li­to de mal­ver­sa­ción, ob­vian­do el de re­be­lión, su­po­ne un evi­den­te za­pa­ta­zo pa­ra el juez Lla­re­na, pa­ra la Jus­ti­cia es­pa­ño­la y, lo que es peor y de­be de preo­cu­par­nos, pa­ra la cre­di­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca de nues­tro país en Eu­ro­pa y en el res­to del mun­do. «He­mos de­rro­ta­do la prin­ci­pal men­ti­ra», se apre­su­ró a de­cir el fu­ga­do.

Es evi­den­te que se co­me­tie­ron erro­res de bul­to inacep­ta­bles o que no se su­pie­ron ra­zo­nar los de­li­tos. Por­que lle­va­mos me­ses echan­do un pul­so a la Jus­ti­cia ale­ma­na y a la opi­nión pú­bli­ca eu­ro­pea pa­ra in­ten­tar de­mos­trar que el pre­si­dent li­de­ró una re­be­lión de gol­pe de es­ta­do, lo que en Ale­ma­nia equi­val­dría al de­li­to de al­ta trai­ción, y aho­ra vie­nen y nos di­cen que «la mag­ni­tud de la vio­len­cia ne­ce­sa­ria pa­ra la al­ta trai­ción no fue al­can­za­da du­ran­te los al­ter­ca­dos» y que «Puig­de­mont as­pi­ra­ba so­lo a la ce­le­bra­ción del re­fe­ren­do y tam­po­co ha si­do el in­ci­ta­dor de la vio­len­cia».

Qui­zá exis­tió de­ma­sia­do em­pe­ci­na­mien­to por par­te del juez Pa­blo Lla­re­na, azu­za­do des­de to­das las es­qui­nas del país. Qui­zá de­bió de ser más prác­ti­co y ajus­tar sus acu­sa­cio­nes a las de sus co­le­gas ger­ma­nos. O qui­zá és­tos de­bie­ron de en­ten­der me­jor el am­plio sen­ti­do de una eu­ro­or­den. Pe­ro lo cier­to es que una audiencia te­rri­to­rial aca­ba de po­ner en evi­den­cia al Tri­bu­nal Su­pre­mo es­pa­ñol, por mu­cho que Pu­chi pue­de ser de­vuel­to a Es­pa­ña pa­ra ser juz­ga­do por un de­li­to que lo lle­va­ría do­ce años a pri­sión, que no es co­sa me­nor, co­mo di­ría Ma­riano Ra­joy. De­li­to de mal­ver­sa­ción que, por cier­to, y a de­cir del ex Mon­to­ro, ja­más exis­tió.

Des­pués de de­ci­sio­nes muy atro­pe­lla­das y, pro­ba­ble­men­te, ex­ce­si­va­men­te vis­ce­ra­les, ha lle­ga­do el mo­men­to de una re­fle­xión pro­fun­da y un cam­bio de es­tra­te­gia. La so­lu­ción no es des­de lue­go la que pro­po­ne González Pons de sus­pen­der el tra­ta­do de Schen­gen. To­do lo con­tra­rio. Ni tam­po­co re­cha­zar la ex­tra­di­ción, co­mo ha he­cho el Su­pre­mo. De los es­ta­ca­zos se apren­de. Y a ver si so­mos ca­pa­ces de ver que nues­tro Lla­re­na y nues­tro Su­pre­mo han actuado in­de­bi­da­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.