Diez pa­la­bras muy bus­ca­das

La Voz de Galicia (Ferrol) - - OPINIÓN - FRAN­CIS­CO RÍOS

Más in­tere­san­te in­clu­so que la lis­ta de las pa­la­bras del Dic­cio­na­rio más bus­ca­das es la de las vo­ces más so­li­ci­ta­das y no ha­lla­das, pues no se en­cuen­tran en el Dic­cio­na­rio de la len­gua es­pa­ño­la, al me­nos en la for­ma co­mo son te­clea­das en la pá­gi­na web de la Aca­de­mia.

En­ca­be­za la lis­ta ey, con 11.312 bús­que­das en un mes. ¿Qué se bus­ca real­men­te cuan­do se te­clea ey? Pro­ba­ble­men­te la in­ter­jec­ción in­gle­sa hey, muy usa­da en es­pa­ñol. Des­de lue­go, me­re­cía un hue­co en el DLE des­de que Ju­lio Igle­sias lle­vó al éxi­to la can­ción así ti­tu­la­da, don­de ca­si con­ver­tía en jo­ta la ha­che as­pi­ra­da: «¡Hey! / No va­yas pre­su­mien­do por ahí / di­cien­do que no pue­do es­tar sin ti / tú que sa­bes de mí».

La si­gue una au­tén­ti­ca le­yen­da ur­ba­na, co­cre­ta, que nun­ca es­tu­vo en el Dic­cio­na­rio, a pe­sar de lo cual no pa­sa un día sin que al­gún en­te­ra­do le re­pro­che a la RAE su su­pues­ta in­clu­sión. Es una de las he­rra­mien­tas de tor­tu­ra em­plea­das con­tra los es­pe­cia­lis­tas del de­par­ta­men­to de Es­pa­ñol al Día, de la RAE, que pe­se a ello to­da­vía no han per­di­do la se­re­ni­dad y con­tes­tan im­per­tur­ba­bles a las con­sul­tas: «Pa­ra su in­for­ma­ción, la va­rian­te vul­gar *co­cre­ta no fi­gu­ra ni ha fi­gu­ra­do nun­ca en el dic­cio­na­rio aca­dé­mi­co». Al­gún día ha­brá que ren­dir­les ho­me­na­je por su en­te­re­za, amén de por su buen ha­cer pro­fe­sio­nal.

Ocu­pa el ter­cer pues­to eti­ca, gra­cias a que la han pri­va­do de la til­de que co­mo es­drú­ju­la le co­rres­pon­de. El ex­tra­vío se pue­de de­ber a la ig­no­ran­cia, pe­ro es más pro­ba­ble que res­pon­da al es­ti­lo de te­clear que nos he­mos crea­do gra­cias a los bus­ca­do­res de In­ter­net. Ocu­rre otro tan­to con em­pa­tia, por em­pa­tía ‘sen­ti­mien­to de iden­ti­fi­ca­ción con al­go o al­guien’.

Le si­gue so­ro­ri­dad, que fue ob­je­to has­ta de una cam­pa­ña pa­ra su in­clu­sión en el Dic­cio­na­rio. Es voz del feminismo y sig­ni­fi­ca «her­ma­na­mien­to en­tre mu­je­res, lo que pro­pi­cia la alian­za, con­fian­za o re­co­no­ci­mien­to que lle­va­rá a la eman­ci­pa­ción y em­po­de­ra­mien­to de to­das las mu­je­res del mun­do». Vie­ne des­pués re­si­len­cia, de­for­ma­ción de re­si­lien­cia, que sí está en el DLE.

Los que acu­san a la Aca­de­mia de co­me­ter tro­pe­lías con el Dic­cio­na­rio van a bus­car en él al­mon­di­ga, ade­más de al­món­di­ga. Con til­de está en él des­de la pri­me­ra edi­ción (1726), que ya de­cía: «... nues­tra voz al­bón­di­ga, que al­gu­nos pro­nun­cian al­món­di­ga, co­rrom­pien­do mas su ori­gen sin bas­tan­te fun­da­men­to». En la ac­tual edi­ción apa­re­ce es­ta va­rian­te de al­bón­di­ga con dos no­tas pa­ra des­pis­ta­dos: «nom­bre desusa­do» y «usa­do co­mo vul­gar».

Que se bus­que en el Dic­cio­na­rio la pa­la­bra goo­gle (y en un mes fue­ron 4.485) da idea de lo que mu­chos creen que es un dic­cio­na­rio de len­gua. Es­te top ten lo cie­rran agus­to (no sa­be­mos si es erra­ta per­pe­tra­da al in­ten­tar es­cri­bir agos­to o bar­ba­ris­mo por a gus­to, al es­ti­lo de ha­ber por a ver)y con­cien­te, obra de los que no son con­cien­tes de que le fal­ta una ese.

Es­to es ni­vel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.