Del dié­sel a la re­li­gión

La Voz de Galicia (Ferrol) - - OPINIÓN - RA­MÓN PER­NAS

El Go­bierno de los ochen­ta y cua­tro dipu­tados, aun­que en reali­dad ha te­ni­do cien­to ochen­ta ava­les pa­ra al­can­zar el po­der tras la mo­ción de cen­su­ra, no pa­sa un día sin re­ga­lar­nos ti­tu­la­res por bo­ca de mi­nis­tros del Ga­bi­ne­te Sán­chez, a ca­da cual más sorprendente pa­ra al­can­zar los te­le­dia­rios del me­dio­día.

Igual da que sea la vi­ce­pre­si­den­ta ma­ni­fes­tan­do que si no hay con­sen­ti­mien­to pa­ra es­ta­ble­cer re­la­cio­nes se­xua­les —el ‘no es no’— im­pli­ca agre­sión, y si fue­ra po­co es­ta de­cla­ra­ción pa­ra al­bo­ro­zo de ter­tu­lia­nos me­diá­ti­cos, pro­pug­na la se­ño­ra Cal­vo la mo­di­fi­ca­ción de la Cons­ti­tu­ción pa­ra «la ade­cua­ción a un len­gua­je in­clu­si­vo, co­rrec­to y ver­da­de­ro, a la reali­dad de una de­mo­cra­cia que tran­si­ta en­tre hom­bres y mu­je­res», lo que ha mo­ti­va­do que el aca­dé­mi­co Pé­rez Re­ver­te ame­na­ce con di­mi­tir de la RAE si se dan los su­pues­tos que es­gri­me la vi­ce­pre­si­den­ta.

Ni un día sin ti­tu­lar pa­re­ce ser la con­sig­na Sán­chez, ins­ta­la­da en los ca­da día más es­tram­bó­ti­cos men­sa­jes que, aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, son bas­tan­te bien re­ci­bi­dos por la ciu­da­da­nía y con bue­na aco­gi­da en­tre las cla­ses po­pu­la­res.

De las ame­na­zas múl­ti­ples de subidas de im­pues­tos a las te­sis hue­cas ador­na­das des­de la ora­to­ria bien apren­di­da en los fo­ros de Bru­se­las por la mi­nis­tra Cal­vi­ño, que tras di­ri­gir­se al Par­la­men­to pa­ra eva­luar el mo­men­to eco­nó­mi­co, tras cua­ren­ta días de Go­bierno so­cia­lis­ta, fue­se y no hu­bo na­da; hay que su­mar las de­cla­ra­cio­nes de la mi­nis­tra de Edu­ca­ción y por­ta­voz del Go­bierno, mo­di­fi­can­do la LOM­CE, eli­mi­nan­do re­va­li­das y co­mo san­to y se­ña car­gán­do­se la asig­na­tu­ra de re­li­gión. La mis­ma que se re­afir­ma en los ■ pla­nes de es­tu­dios bri­tá­ni­cos. Es un te­ma ma­ni­do, de ida y vuelta, al igual que cues­tio­nar, pa­ra em­pe­zar a ha­blar, la enseñanza con­cer­ta­da, a la vez que la mi­nis­tra la en­fren­ta, sin que na­die se lo pi­da, con la enseñanza pú­bli­ca.

Y lo que ya al­can­za el pri­mer lu­gar del po­dio en la es­ca­la­da de fra­ses, es­ló­ga­nes y de­más ocu­rren­cias es la ad­ver­ten­cia de la se­ño­ra Ri­be­ra, fla­man­te mi­nis­tra de la tran­si­ción ener­gé­ti­ca, au­to­ra del ti­tu­lar más lla­ma­ti­vo de la jor­na­da, cuan­do ase­gu­ra que «al dié­sel le que­dan los días con­ta­dos», y se que­da tan tran­qui­la. Se­gu­ro que no ig­no­ra que Es­pa­ña es el país más die­se­li­za­do de la Unión Eu­ro­pea, que en es­te país el transporte por ca­rre­te­ra uti­li­za ma­yo­ri­ta­ria­men­te ese com­bus­ti­ble, que cuan­do se pro­nun­cia una fra­se la­pi­da­ria de tal ca­li­bre hay que ofre­cer al­ter­na­ti­vas y pla­zos, fór­mu­las fi­nan­cie­ras y evi­tar, so­bre to­do, la alar­ma so­cial que pue­de pro­du­cir tan gra­ve amenaza a pla­zo fi­jo.

Pa­sa­mos de en­te­rrar, de des­en­te­rrar, pre­via­men­te, a los muer­tos de nues­tra me­mo­ria his­tó­ri­ca, de or­ga­ni­zar un fu­ne­ral de­fi­ni­ti­vo al dic­ta­dor, de con­ver­tir en no se qué el Va­lle de los Caí­dos, y de­mo­ler la gi­gan­tes­ca cruz que es su emblema, al ma­qui­lla­je de fra­ses so­lem­nes que se con­vier­ten en chas­ca­rri­llos al ser pro­nun­cia­das.

De lo que nos preo­cu­pa, la cues­tión ca­ta­la­na, la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca, la política la­bo­ral, me­jor no ha­blar, lo de­ja­mos pa­ra des­pués del ve­rano, cuan­do anun­cie­mos que que­da inau­gu­ra­do el cru­jir de dien­tes co­lec­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.