El Go­bierno no re­vi­sa­rá la eu­ro­or­den ni Schen­gen por el fa­llo so­bre Puig­de­mont

Cree que las crí­ti­cas del PP y Ciu­da­da­nos los acer­can a las te­sis de las fuer­zas eu­ró­fo­bas

La Voz de Galicia (Ferrol) - - ESPAÑA - RA­MÓN GORRIARÁN

Ni re­nun­cia a la eu­ro­or­den ni re­vi­sión del Tra­ta­do de Schen­gen. El Go­bierno con­si­de­ra que el PP y Ciu­da­da­nos se han ex­ce­di­do en las crí­ti­cas a la de­ci­sión del tri­bu­nal ale­mán de re­cha­zar la ex­tra­di­ción a Es­pa­ña de Car­les Puig­de­mont por un de­li­to de re­be­lión. Una de­ci­sión que el Eje­cu­ti­vo de Pe­dro Sán­chez ha he­re­da­do de la ges­tión ju­di­cial del con­flic­to in­de­pen­den­tis­ta del an­te­rior Go­bierno, pe­ro que ni va­lo­ra ni co­men­ta, so­lo «res­pe­ta». Los co­men­ta­rios de po­pu­la­res y li­be­ra­les son pro­pios de «al­gu­nas po­si­cio­nes eu­ro­peas» que el Go­bierno no com­par­te «de nin­gu­na de las for­mas», apun­tó la por­ta­voz gu­ber­na­men­tal en cla­ra re­fe­ren­cia a las te­sis ul­tra­na­cio­na­lis­tas de las fuer­zas eu­ró­fo­bas o eu­ro­es­cép­ti­cas de otros paí­ses. El Go­bierno, ex­pli­có la por­ta­voz, Isa­bel Ce­laá, «no com­par­te» las crí­ti­cas ver­ti­das al fun­cio­na­mien­to de la eu­ro­or­den por­que ha de­mos­tra­do ser una he­rra­mien­ta «efi­caz» por más que en es­ta oca­sión ha­ya per­mi­ti­do que la Jus­ti­cia de Ale­ma­nia die­ra un re­vol­cón al Tri­bu­nal Su­pre­mo es­pa­ñol. La Audiencia Te­rri­to­rial de Schles­wig-Hols­tein li­mi­tó la ex­tra­di­ción de Puig­de­mont al de­li­to de mal­ver­sa­ción en el re­fe­ren­do del 1 de oc­tu­bre y ex­clu­yó el de re­be­lión.

Del mis­mo mo­do, aña­dió la mi­nis­tra, el Go­bierno de­fien­de la vi­gen­cia del es­pa­cio Schen­gen «en to­dos los sen­ti­dos» por­que es un «ele­men­to ex­tra­or­di­na­rio» pa­ra la cons­truc­ción eu­ro­pea. Las ór­de­nes eu­ro­peas de de­ten­ción y en­tre­ga, re­cor­da­ron des­de la Mon­cloa, han de­mos­tra­do su efi­ca­cia en la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta o en el com­ba­te con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do, y aho­ra, por una de­ci­sión con­tra­ria al Tri­bu­nal Su­pre­mo, no se pue­de po­ner en du­da. Lo mis­mo se pue­de de­cir, agre­ga­ron, del Tra­ta­do de Schen­gen, en vi­gor des­de 1995 y que eli­mi­na las fron­te­ras in­te­rio­res pa­ra la li­bre cir­cu­la­ción de bie­nes y per­so­nas en­tre 26 paí­ses eu­ro­peos. Am­bos son pie­zas cla­ves pa­ra la Unión Eu­ro­pea. El lí­der de los eu­ro­dipu­tados po­pu­la­res, Es­te­ban González Pons, pi­dió ayer al Go­bierno que dé «un za­pa­ta­zo» al tra­ta­do eu­ro­peo de li­bre cir­cu­la­ción, Schen­gen, por­que per­mi­te que per­so­nas con pro­ble­mas ju­di­cia­les en un país hu­yan a otros sin te­mor a las con­se­cuen­cias le­ga­les. Así, di­jo, ha ocu­rri­do con Puig­de­mont y pue­de ocu­rrir con los ex­con­se­je­ros y di­ri­gen­tes re­fu­gia­dos en Bél­gi­ca, Es­co­cia y Sui­za. Pe­dro Sán­chez, pro­si­guió, tie­ne que «de­fen­der la dig­ni­dad de Es­pa­ña» por­que en Eu­ro­pa «el que no pro­tes­ta no es es­cu­cha­do». El can­di­da­to a li­de­rar el PP, Pa­blo Ca­sa­do, tam­bién re­cla­mó «res­pe­to» pa­ra Es­pa­ña y su «so­be­ra­nía ju­ris­dic­cio­nal», y si no es así abo­gó por «su­pri­mir» la vi­gen­cia del es­pa­cio Schen­gen pa­ra Es­pa­ña. Sin tan­ta vi­ru­len­cia, el lí­der de Ciu­da­da­nos, Al­bert Rivera, de­nun­ció que la Jus­ti­cia ale­ma­na lan­zó «un men­sa­je per­ver­so» so­bre el ex­pre­si­den­te ca­ta­lán an­te el que ha­brá que re­plan­tear si lo que ha­ce la eu­ro­or­den «es be­ne­fi­ciar a los que hu­yen».

El PP, mien­tras es­tu­vo en el Go­bierno, de­fen­dió una re­for­ma de la eu­ro­or­den pa­ra, en­tre otros as­pec­tos, am­pliar la lis­ta de 32 de­li­tos que im­pli­can una ex­tra­di­ción au­to­má­ti­ca. En esa re­la­ción no fi­gu­ran ni la re­be­lión ni la se­di­ción ni la mal­ver­sa­ción. Pe­ro el en­ton­ces mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Rafael Ca­ta­lá, no pa­só de las pa­la­bras a los he­chos y Es­pa­ña nun­ca pu­so so­bre la me­sa los cam­bios en la or­den eu­ro­pea de de­ten­ción y en­tre­ga.

Es­tra­te­gia de la opo­si­ción

El Go­bierno con­si­de­ra que las crí­ti­cas de los po­pu­la­res son par­te de su es­tra­te­gia de opo­si­ción, por­que si es­tu­vie­ran en el Eje­cu­ti­vo no pon­drían en te­la de jui­cio el ar­ma­zón ju­rí­di­co-po­li­cial de la UE, co­mo no lo hi­cie­ron en los ca­si sie­te años de Ma­riano Ra­joy en la Mon­cloa. Tam­po­co lo va a ha­cer Pe­dro Sán­chez, in­for­mó la mi­nis­tra por­ta­voz, ni si­quie­ra en el cam­bio de la ti­pi­fi­ca­ción del de­li­to de re­be­lión que anun­ció el hoy pre­si­den­te mien­tras fue el lí­der de la opo­si­ción.

El asun­to «no se ha tra­ta­do en el Con­se­jo de Mi­nis­tros», des­pa­chó Ce­laá. Sán­chez se mos­tró par­ti­da­rio de am­pliar los su­pues­tos que de­ben con­cu­rrir pa­ra que ha­ya un de­li­to de re­be­lión sin necesidad de que sea un pro­nun­cia­mien­to mi­li­tar o que ten­gan que ser he­chos de especial vio­len­cia. Aho­ra, ese plan­tea­mien­to «no pro­ce­de ni está de­ter­mi­na­do ni de­ci­di­do», apun­tó la por­ta­voz gu­ber­na­men­tal, aun­que la mi­nis­tra de Jus­ti­cia no lo des­car­tó en ab­so­lu­to du­ran­te su re­cien­te com­pa­re­cen­cia en el Con­gre­so. La mi­nis­tra de Jus­ti­cia, Do­lo­res Del­ga­do, hi­zo su­ya la idea y anun­ció que se abri­rá en el Go­bierno «un de­ba­te so­se­ga­do» pa­ra adap­tar el de­li­to de re­be­lión a los nue­vos tiem­pos.

J. J. GUI­LLÉN EFE

La por­ta­voz del Go­bierno, Isa­bel Ce­laá, en el cen­tro, con Montero y Ába­los, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.