La he­re­de­ra de That­cher, a la de­ri­va

La ges­tión del di­vor­cio con la UE re­du­ce el pe­so del Reino Uni­do en el es­ce­na­rio eu­ro­peo y mun­dial

La Voz de Galicia (Ferrol) - - INTERNACIONAL - RI­TA Á. TUDELA

The­re­sa May ha vi­vi­do sus dos años de man­da­to co­mo pri­me­ra mi­nis­tra en un ca­rru­sel. Cuan­do cre­yó to­car la ma­yo­ría ab­so­lu­ta con los de­dos tras re­le­var a Da­vid Ca­me­ron en ple­na tor­men­ta del brexit, se es­tre­lló en las ur­nas y abrió la ve­da pa­ra co­brar­se su ca­be­za en un par­ti­do po­co acos­tum­bra­do a dis­cu­tir a sus lí­de­res. Des­de el ve­rano pa­sa­do, vi­ve a la de­ri­va, con­de­na­da a su­frir los em­ba­tes de los crí­ti­cos y el des­or­den en­tre sus de­seos de mi­ni­mi­zar los da­ños de la trau­má­ti­ca rup­tu­ra con la UE y las exi­gen­cias de sus ba­ro­nes. So­bre ella pen­de ya la amenaza de un fi­nal abrup­to y tur­bu­len­to.

LÍ­DER POR AC­CI­DEN­TE

Un pres­ti­gio en en­tre­di­cho. y de­fien­de que al me­nos 30 par­la­men­ta­rios le apo­yan. A la con­ser­va­do­ra tam­bién le da fuer­tes do­lo­res de ca­be­za el ex­lí­der del eu­ro­es­cép­ti­co UKIP Ni­gel Fa­ra­ge, cu­yas in­ter­ven­cio­nes son siem­pre pa­ra re­cor­dar­le que su fa­mo­sa fra­se «brexit sig­ni­fi­ca brexit». Des­de la City, las pre­sio­nes so­bre ella van en au­men­to an­te el mie­do a que Londres pier­da su pa­pel co­mo cen­tro financiero mun­dial. Y la in­dus­tria con­ven­cio­nal (en especial la del au­to­mó­vil) tam­bién le ad­vier­te de que tras­la­da­rán sus cen­tros de pro­duc­ción a otros paí­ses, con el im­pac­to eco­nó­mi­co y de em­pleo que su­pon­dría.

PÉR­DI­DA DE PRES­TI­GIO

En­tre EE.UU. y la Com­mon­wealth. May no ha con­se­gui­do in­ver­tir la cre­cien­te pér­di­da de im­por­tan­cia del Reino Uni­do pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, ten­den­cia que em­pe­zó con Ba­rack Oba­ma y que se acen­túa con Do­nald Trump. La re­la­ción de Londres con Was­hing­ton está mar­ca­da por la di­fi­cul­tad de May y su equi­po pa­ra li­diar con el im­pre­de­ci­ble mi­llo­na­rio. La pri­me­ra mi­nis­tra via­jó a Es­ta­dos Uni­dos en enero del 2017 bus­can­do un nue­vo acuer­do de li­bre co­mer­cio en­tre am­bos paí­ses cuan­do se ma­te­ria­li­ce el brexit, pe­ro fren­te a la ima­gen que se quie­re pro­yec­tar de bue­na sin­to­nía, Trump mar­ca la agen­da de Londres, de­fen­dien­do que rom­pa to­da co­ne­xión co­mer­cial con Bru­se­las si quie­re un acuer­do tras­atlán­ti­co. A eso hay que unir que re­ci­bió pri­me­ro a Fa­ra­ge que a la pro­pia May, ha­cién­do­le el pri­me­ro de una se­rie de feos inad­mi­si­bles pa­ra una po­ten­cia nu­clear co­mo el Reino Uni­do. Es­te mal­tra­to ha ro­to por com­ple­to to­da ilusión de la «re­la­ción especial» re­pe­ti­da has­ta la sa­cie­dad por May. Sus ojos se vuel­ven aho­ra ha­cia la Com­mon­wealth, el or­ga­nis­mo que agru­pa a las an­ti­guas co­lo­nias bri­tá­ni­cas. Pe­ro la reali­dad es que el pe­so in­ter­na­cio­nal de su país no pa­ra de men­guar.

May tie­ne la di­fí­cil ta­rea de so­bre­vi­vir den­tro de su par­ti­do y con­se­guir un acuer­do del brexit, pre­vis­to en mar­zo del 2019, que ca­da vez pa­re­ce más di­fí­cil. May in­ten­ta ce­rrar una he­ri­da con un par­che, pe­ro lo cier­to es que no le da tiem­po a cu­rar­se y le sa­le otra ma­yor. A mu­chos les cues­ta creer que con su fal­ta de es­tra­te­gia con­si­ga acuer­dos co­mer­cia­les a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Su fi­nal co­mo pri­me­ra mi­nis­tra po­dría llegar a prin­ci­pios de oc­tu­bre, cuan­do se ce­le­bre el con­gre­so del par­ti­do en Bir­ming­ham y la pre­sión sea enor­me por par­te de los to­ries fa­vo­ra­bles a un brexit du­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.