LA FICHA

La Voz de Galicia (Ferrol) - - INTERNACIONAL -

May se postuló co­mo lí­der con­ser­va­do­ra con la idea de con­se­guir «un país que fun­cio­ne de ver­dad pa­ra to­do el mun­do» y de unir un par­ti­do pro­fun­da­men­te di­vi­di­do tras la vic­to­ria del brexit, pe­ro ca­da vez pa­re­ce más cla­ro que está le­jos de con­se­guir­lo. Por un la­do, los back­ben­chers (los dipu­tados sin car­go en la Ad­mi­nis­tra­ción) cri­ti­can su «ti­mi­dez y fal­ta de am­bi­ción», mien­tras los par­ti­da­rios de un brexit du­ro la pre­sio­nan con fuer­za pa­ra que rom­pa to­tal­men­te con Bru­se­las. Sus dos años al fren­te del Go­bierno han es­ta­do mar­ca­dos por las cri­sis in­ter­nas, las di­mi­sio­nes mi­nis­te­ria­les, va­rios in­ten­tos de desafío a su au­to­ri­dad, una se­rie de me­te­du­ras de pa­ta en la con­fe­ren­cia del par­ti­do y su fal­ta de es­tra­te­gia cla­ra pa­ra ne­go­ciar el me­jor acuer­do pa­ra el Reino Uni­do. May ha mos­tra­do va­rias ca­ras con­tra­dic­to­rias pa­ra so­bre­vi­vir, per­dien­do la cohe­ren­cia in­ter­na y po­nien­do so­bre la me­sa dis­tin­tos pla­nes pa­ra ne­go­ciar el brexit, a los que ade­más hay que aña­dir el cho­que con la reali­dad bru­tal que le da Bru­se­las.

UNA RUP­TU­RA TOR­MEN­TO­SA

Del tac­ti­cis­mo a las du­das. May ejer­cía co­mo mi­nis­tra del In­te­rior cuan­do Ca­me­ron de­ci­dió con­vo­car el re­fe­ren­do so­bre la per­ma­nen­cia de Reino Uni­do en la Unión Eu­ro­pea. Du­ran­te la cam­pa­ña, May op­tó por de­fen­der se­guir den­tro del blo­que co­mún, ale­gan­do que gra­cias a ello mu­chas em­pre­sas in­vier­ten en la is­la. Sin em­bar­go, lo hi­zo con un per­fil muy ba­jo y eso la lle­vó a te­ner en­con­tro­na­zos con Ca­me­ron y su equi­po, que le re­pro­cha­ban su in­di­fe­ren­cia pa­ra de­fen­der su

The­re­sa Mary May (1-10-1956) na­ció en East­bour­ne, en Sus­sex. Hi­ja de un clé­ri­go an­gli­cano, es­tu­dió Geo­gra­fía en Ox­ford y tra­ba­jó en el ban­co de In­gla­te­rra y co­mo con­sul­to­ra fi­nan­cie­ra an­tes de en­trar en política. Está ca­sa­da con Phi­lip des­de 1980 y la pa­re­ja no tie­ne hi­jos.

Es pri­me­ra mi­nis­tra des­de el 13 de ju­lio del 2016, cuan­do Da­vid Ca­me­ron anun­ció su di­mi­sión tras la vic­to­ria del «brexit». Es la se­gun­da mu­jer en el car­go des­pués de Mar­ga­ret That­cher. Tras me­nos de un año en el pues­to, May anun­ció elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das, per­dien­do la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Pac­tó con el Par­ti­do Unio­nis­ta De­mo­crá­ti­co de Ir­lan­da del Nor­te.

Es­tos dos años han es­ta­do mar­ca­dos por sus di­fi­cul­ta­des pa­ra avan­zar en la ne­go­cia­ción del «brexit», an­te su fal­ta de una pos­tu­ra cla­ra y las pro­fun­das di­vi­sio­nes in­ter­nas den­tro del par­ti­do con­ser­va­dor.

pos­tu­ra y su fal­ta de un dis­cur­so apa­sio­na­do. La pren­sa bri­tá­ni­ca veía que, con su es­tra­te­gia, se po­si­cio­na­ba pa­ra ser la fa­vo­ri­ta a li­de­rar el par­ti­do con­ser­va­dor en un fu­tu­ro cer­cano, al­go que fi­nal­men­te con­si­guió. En­tre los asun­tos pen­dien­tes, May de­fien­de que Londres quie­re evi­tar «a to­da cos­ta» una fron­te­ra du­ra en­tre Ir­lan­da del Nor­te e Ir­lan­da tras el brexit, pe­ro no quie­re ni oír ha­blar del pro­to­co­lo de Bru­se­las por el que la pri­me­ra se que­da­ría den­tro de la unión adua­ne­ra, con to­tal ali­nea­ción re­gu­la­to­ria y ba­jo el con­trol del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE. May res­pon­de con fir­me­za di­cien­do que es­ta pro­pues­ta de crear una «zo­na re­gu­la­to­ria co­mún en la is­la», amenaza na­da me­nos que «la in­te­gri­dad cons­ti­tu­cio­nal» de Reino Uni­do, a lo que se su­ma­ría Es­co­cia pi­dien­do un tra­to si­mi­lar. A eso hay que aña­dir el pa­pel del DUP, el par­ti­do unio­nis­ta no­rir­lan­dés con el que los con­ser­va­do­res pac­ta­ron pa­ra

go­ber­nar en West­mins­ter. Des­de el DUP apo­yan el brexit, pe­ro no quieren un tra­to di­fe­ren­te al del res­to del país pa­ra Ir­lan­da del Nor­te ni que vuel­va a ha­ber una fron­te­ra fí­si­ca con su ve­cino del sur. Y Es­co­cia ya pla­nea pe­dir un se­gun­do re­fe­ren­do de se­ce­sión.

EL MA­YOR FRA­CA­SO

De­ba­cle elec­to­ral. El 18 de abril del 2017 May con­vo­có elec­cio­nes ge­ne­ra­les pa­ra el 8 de ju­nio. Lo hi­zo tras unas jor­na­das de des­can­so y lar­gos pa­seos con su ma­ri­do y cuan­do ya to­dos da­ban por ce­rra­do el de­ba­te y creían que iba a ago­tar la le­gis­la­tu­ra. Sin em­bar­go, hi­zo el anuncio ale­gan­do que era «la úni­ca for­ma de ga­ran­ti­zar cer­te­za y se­gu­ri­dad pa­ra los pró­xi­mos años». Y, có­mo no, de con­se­guir un brexit sin tro­pe­zo­nes par­la­men­ta­rios in­ne­ce­sa­rios. Su pro­gra­ma se ca­rac­te­ri­zó por sus pla­nes de in­ter­ve­nir en la in­dus­tria, la fal­ta de re­cor­te de im­pues­tos y el au­men­to del gas­to en los ser­vi­cios pú­bli­cos. Lo más co­men­ta­do fue una pro­pues­ta de re­for­ma de los cui­da­dos de los más ma­yo­res, ale­gan­do el en­ve­je­ci­mien­to de la so­cie­dad bri­tá­ni­ca y la necesidad de in­cluir sus propiedades pa­ra el pa­go de la fac­tu­ra por su aten­ción. Tras cua­tro días de fuer­tes crí­ti­cas y de­ba­te, May op­tó por de­jar fue­ra de sus pro­pues­tas es­ta re­for­ma, apo­da­da por los la­bo­ris­tas y la pren­sa bri­tá­ni­ca co­mo «la ta­sa de la de­men­cia». Con lo que no con­ta­ba es que iba a per­der la ma­yo­ría ab­so­lu­ta he­re­da­da de Ca­me­ron y co­mo el re­sul­ta­do se con­ver­ti­ría en su peor pe­sa­di­lla. Pe­se a li­de­rar la cam­pa­ña con el es­lo­gan «fuer­te y es­ta­ble», el re­sul­ta­do elec­to­ral fue de­cep­cio­nan­te y so­lo con­si­guió 317 dipu­tados, per­dien­do 13 y que­dán­do­se fue­ra de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta, fi­ja­da en 326.

FRÁ­GIL EQUI­LI­BRIO

Enemi­gos y alia­dos. May echa en fal­ta el apo­yo in­terno que le da­ba su mano de­re­cha, la ex­mi­nis­tra de In­te­rior Am­ber Rudd, que tu­vo que di­mi­tir por el es­cán­da­lo del «am­bien­te hos­til» con­tra la in­mi­gra­ción y tras co­no­cer­se que plan­teó cuo­tas de de­por­ta­ción. La pri­me­ra mi­nis­tra si­gue te­nien­do en Phi­lip Ham­mond, mi­nis­tro de Eco­no­mía y Ha­cien­da, un gran alia­do, con una pos­tu­ra prác­ti­ca y muy si­mi­lar a la su­ya so­bre có­mo de­be ser ne­go­cia­do el brexit. En­tre su lis­ta de enemi­gos más co­no­ci­dos, el ex­mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res Bo­ris John­son y el ex­mi­nis­tro pa­ra el Brexit Da­vid Da­vis, pe­ro tam­bién fi­gu­ras co­mo Grant Shapps, ex­pre­si­den­te ho­no­ra­rio del par­ti­do, quien en­ca­be­za los in­ten­tos pa­ra con­ven­cer a May de que de­je el li­de­raz­go

La City y las gran­des in­dus­trias aler­tan de los ries­gos de un mal pac­to con Bru­se­las

La pri­me­ra mi­nis­tra se jue­ga su fu­tu­ro en oc­tu­bre, en el con­gre­so «tory»

JACK TAY­LOR

Las ven­ta­nas del po­der se le cie­rran a May por el aco­so de sus pro­pios com­pa­ñe­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.