«De­ja­ré que bro­te la emo­ción»

El pe­rio­dis­ta mon­for­tino re­cuer­da con nos­tal­gia sus ve­ra­nos de in­fan­cia en la ciu­dad del Ca­be

La Voz de Galicia (Lugo) - Especial1 - - Fiestas Patronales De Monforte - LUIS CON­DE

Jo­sé Ma­nuel Pa­ra­da es el ele­gi­do pa­ra leer ma­ña­na el pre­gón de las fies­tas pa­tro­na­les. El pe­rio­dis­ta mon­for­tino es­tá muy con­ten­to de que lo eli­gie­ran pa­ra un co­me­ti­do que afir­ma que lo emo­cio­na­rá. Pa­ra­da di­ce que los ve­ra­nos de su in­fan­cia los pa­sa­ba en la ciu­dad del Ca­be y lo que más le apa­sio­na­ban eran las pa­tro­na­les y sus ba­ños en el río.

—¿De dón­de vie­ne la re­la­ción de Jo­sé Ma­nuel Pa­ra­da con Mon­for­te?

—Mu­cha gen­te se ha­ce un lío con mis orí­ge­nes por aque­llo de que es­tu­dié en Bar­ce­lo­na. Unos pien­san que soy ca­ta­lán y otros que soy del Bier­zo, pe­ro no. Mi D.N.I. po­ne na­ci­do en Mon­for­te de Le­mos, y no fue de casualidad, por­que mi ma­dre qui­so dar a luz aquí, por­que es­ta­ba su fa­mi­lia. Mi pa­pá era de Co­va­de­las, en A Po­bra do Brollón, y mi ma­má de la ca­lle Mo­rín, en la que pa­sé mis dos pri­me­ros me­ses de vi­da. Yo ve­nía to­dos los ve­ra­nos y es­pe­ra­ba con gran en­tu­sias­mo la lle­ga­da de las pa­tro­na­les.

—¿Có­mo sur­gió la po­si­bi­li­dad de leer el pre­gón?

—Pri­me­ro ten­go que de­cir que es­toy en­can­ta­do de leer­lo, y más en un año en el que en el car­tel anun­cia­dor de las fies­tas apa­re­ce la en­tra­da a Mon­for­te por el Mo­rín, el ba­rrio de mis abue­los. Yo no te­nía de­ma­sia­da reabue­los, la­ción con las au­to­ri­da­des de Mon­for­te. Re­cuer­do una anéc­do­ta con Fio­re­la Fal­to­yano, con la que coin­ci­dí en ac­tos y ho­me­na­jes y fue mi com­pa­ñe­ra en Ci­ne de Ba­rrio. Un día le di­je que no nos lla­ma­ban pa­ra na­da des­de Mon­for­te, y da­ba la sen­sa­ción de que no nos que­rían, pe­ro un buen día me lla­ma y me di­ce que ella ya es pro­fe­ta en su tie­rra, por­que vie­ne a leer el pre­gón. Yo le con­tes­té que es­pe­ra­ba que me to­ca­ra al­gún día. Al úni­co que co­no­cía era al an­te­rior al­cal­de, Severino, que me lle­vó a dar una con­fe­ren­cia so­bre el 125 aniver­sa­rio de la ciu­dad. Vol­vien­do a la pre­gun­ta, yo co­no­cí a To­mé en Fi­tur, don­de se pre­sen­tó. In­ter­cam­bia­mos los te­lé­fo­nos y un buen día me lla­ma, yo es­ta­ba en Mia­mi, y me in­vi­ta a dar el pre­gón, yo ya le di­go que con mu­cho gus­to, y aquí es­toy.

—Ma­ña­na tam­bién es­ta­rá en Cas­tro Cal­de­las.

—Sí, a me­dio­día, por­que ahí me da­rán el pre­mio de la co­mu­ni­ca­ción, y me lo en­tre­ga­rá su al­cal­de­sa, otra mon­for­ti­na. Se­rá un día re­don­do y emo­ti­vo.

—¿Có­mo se­rá su pre­gón?

—[Son­ríe] Siem­pre pien­so lo que quie­ro de­cir, pe­ro en es­te ca­so de­ja­ré que bro­ten las emo­cio­nes y mis re­cuer­dos de la in­fan­cia. Aquí in­clui­ré lo mu­cho que dis­fru­ta­ba en mi in­fan­cia en las fies­tas y ba­ñán­do­me en el río Ca­be. Echa­ré en fal­ta a mis ya que me gus­ta­ría que me vie­ran, por­que soy mon­for­tino por ellos, y a mi pa­dre. Él sí es­tu­vo en el pre­gón que di en Lu­go con mo­ti­vo de las fies­tas de San Froi­lán. Ese sí fue el más emo­cio­nan­te de mi vi­da.

—¿Qué re­cuer­do tie­ne de las fies­tas pa­tro­na­les?

—Re­cuer­do que to­dos es­tá­ba­mos desean­do que lle­ga­ran, por­que esos días nos de­ja­ban lle­gar tar­de a ca­sa, es­tá­ba­mos me­nos con­tro­la­dos y fu­má­ba­mos los pri­me­ros pi­ti­llos. Re­cuer­do con ca­ri­ño una anéc­do­ta. A la Com­pa­ñía vino can­tar Karina, que era la ar­tis­ta pop más co­no­ci­da en aquel mo­men­to. Me fui co­mo lo­co a ver su con­cier­to y me co­lo­qué en pri­me­ra fi­la. Ella en el es­ce­na­rio di­ce «qué ca­lor ten­go», yo sa­qué mi pa­ñue­lo, se lo di pa­ra que se­ca­ra el su­dor y me lo de­vol­vió. Me que­dó co­mo amu­le­to. Al ca­bo de unos años en­ta­blé amis­tad con ella, y le co­men­té el de­ta­lle.

—¿Qué pro­yec­tos tie­ne?

—Se­guir vin­cu­la­do al ci­ne es­pa­ñol. De he­cho, es­toy en 13 TV, y co­la­bo­ro en la Co­pe, que fue mi pri­me­ra emi­so­ra en Ou­ren­se, con Car­los He­rre­ra. El día que me lla­mó To­mé pa­ra dar el pre­gón, lo co­men­té en su pro­gra­ma muy emo­cio­na­do.

—¿Qué su­pu­so pa­ra us­ted ser hi­jo de fe­rro­via­rio?

—Me ha per­mi­ti­do du­ran­te años co­no­cer mu­chos lu­ga­res, y ten­go que de­cir que me sien­to muy bien en to­dos los si­tios a los que voy. Soy un pri­vi­le­gia­do en ese sen­ti­do.

—¿Que­da le­jos la ju­bi­la­ción?

—Ne­ce­si­tar la ne­ce­si­to, por­que soy de los que pien­san que hay que dar pa­so a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes co­mo en su mo­men­to hi­cie­ron con­mi­go. Yo tu­ve gran­des maes­tros co­mo Luis del Ol­mo, En­car­na Sán­chez y tam­bién coin­ci­dí con otra mon­for­ti­na, Ju­lia Ote­ro. De to­dos mo­dos, hay que re­co­no­cer que en es­ta pro­fe­sión no te ju­bi­las nun­ca.

—¿Có­mo ve el mun­do de la co­mu­ni­ca­ción?

—Lo veo ra­ro. Pen­sá­ba­mos que con la lle­ga­da de la de­mo­cra­cia y la li­ber­tad la co­mu­ni­ca­ción iba a ga­nar. En al­go sí que lo hi­zo, pe­ro en otras co­sas per­dió. Ac­tual­men­te, se con­tras­tan y se con­fir­man muy po­co las no­ti- cias, so­bre to­do en los me­dios au­dio­vi­sua­les. Me en­fa­da mu­cho cuan­do al­gu­nos me­dios un día di­cen una co­sa y al día si­guien­te la des­mien­ten. En­tien­do que an­tes éra­mos más es­tric­tos en te­mas de in­for­ma­ción.

—¿Se no­tan los bro­tes ver­des?

—Se no­ta un avan­ce. La cri­sis fue cruel con es­te país. Ahí es­tá el te­ma de la cons­truc­ción, de la que creo que se abu­só mu­cho, y de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en los que la pu­bli­ci­dad de­ca­yó mu­cho. Aho­ra es­ta­mos re­mon­tan­do. Pe­ro pue­do de­cir una co­sa, y es que cuan­do via­jo al ex­tran­je­ro ten­go ga­nas de vol­ver a Es­pa­ña. No so­mos cons­cien­tes de lo que te­ne­mos en es­te país. La sa­ni­dad es­tá de ma­ra­vi­lla con res­pec­to a otros paí­ses y aquí to­da­vía po­de­mos co­mer un buen me­nú en un pla­to del día por 9 o 10 eu­ros.

—¿Qué men­sa­je le tras­la­da a los lec­to­res?

—Es­toy muy emo­cio­na­do de vol­ver a mi tie­rra a dar el pre­gón de unas fies­tas en las que bai­lé co­mo un lo­co y don­de veía a mis can­tan­tes fa­vo­ri­tos. Eu fa­lo un pou­co de ga­le­go, pe­ro non prac­ti­quei moi­to, po­lo que me dá un pou­co de com­ple­xo, pe­ro uti­li­zo es­ta lin­gua pa­ra con­vi­da­los a que go­cen das fes­tas e de Mon­for­te. Re­cor­do con aga­ri­mo os au­tén­ti­cos ci­nes de ba­rrio de Mon­for­te: a Fra­ter­nal, o Tea­tro Le­mos e o Ca­pi­tol. Oxa­lá se re­cu­pe­ra­sen de no­vo.

El pe­rio­dis­ta Jo­sé Ma­nuel Pa­ra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.