Pul­so ju­di­cial de Oroz­co y Por­to­me­ñe

La Au­dien­cia re­vo­có el ar­chi­vo de la de­nun­cia del exal­cal­de con­tra el con­ce­jal de ACE

La Voz de Galicia (Lugo) - Especial2 - - Reportaje - EN­RI­QUE G. SOU­TO

Re­pre­sen­tan dos ma­ne­ras muy dis­tin­tas de en­ten­der qué es un par­ti­do de iz­quier­da y tam­bién dos mo­dos de en­fo­car la ac­ción po­lí­ti­ca. El so­cia­lis­ta Jo­sé Ló­pez Oroz­co y el co­mu­nis­ta Car­los Por­to­me­ñe, úni­co con­ce­jal de Al­ter­na­ti­va Ci­da­dá de Es­quer­das, han cho­ca­do po­lí­ti­ca­men­te en nu­me­ro­sas oca­sio­nes. Aho­ra, con Oroz­co fue­ra de la al­cal­día, am­bos se ven las ca­ras en el cam­po ju­di­cial, a raíz de la de­nun­cia in­ter­pues­ta por el so­cia­lis­ta con­tra el con­ce­jal de ACE por las de­cla­ra­cio­nes en las que es­te cri­ti­có con gran du­re­za com­por­ta­mien­tos irre­gu­la­res que le atri­bu­yó en la tra­mi­ta­ción del Plan Xe­ral de Or­de­na­ción Mu­ni­ci­pal.

En la pri­me­ra mi­tad del mes que ter­mi­na el Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 2 co­mu­ni­có a las par­tes el pla­zo de que dis­po­nían pa­ra so­li­ci­tar la aper­tu­ra de jui­cio oral, con el co­rres- pon­dien­te es­cri­to de acu­sa­ción, o, en su ca­so, el so­bre­sei­mien­to. El juz­ga­do da­ba cum­pli­mien­to así a la re­so­lu­ción de la Au­dien­cia Pro­vin­cial, al fa­llar el re­cur­so de Oroz­co con­tra el so­bre­sei­mien­to pro­vi­sio­nal de es­te ca­so decidido en su mo­men­to por el juz­ga­do.

Te­le­no­ve­la

Por­to­me­ñe ca­li­fi­có la ci­ta­da de­ci­sión ju­di­cial co­mo «un ca­pí­tu­lo más de una te­le­no­ve­la». Pe­ro es un ca­pí­tu­lo sin du­da re­le­van­te de ca­ra al fi­nal de la se­rie. No me­nos re­le­van­te fue el in­ten­to de la ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción 1 de pa­rar es­ta de­nun­cia, ar­gu­men­tan­do que Por­to­me­ñe es tes­ti­go en la in­ves­ti­ga­ción que si­gue so­bre el PXOM, por lo que Oroz­co ten­dría que ha­ber pe­di­do au­to­ri­za­ción pa­ra pre­sen­tar la de­nun­cia. Tal ex­tre­mo no fue to­ma­do en con­si­de­ra­ción en su mo­men­to.

El exal­cal­de in­ter­pu­so de­nun­cia por las pre­sun­tas ca­lum­nias e in­ju­rias que vio en las de­cla­ra­cio­nes de Por­to­me­ñe, en las que ve­nía a de­cir que ha­bía tra­ta­do de in­fluir en los in­for­mes del en­ton­ces se­cre­ta­rio del Con­ce­llo en re­la­ción con el PXOM. Se­gún el en­torno de Oroz­co, cuan­do el en­ton­ces se­cre­ta­rio, ac­tual­men­te ju­bi­la­do, pres­tó de­cla­ra­ción ne­gó ha­ber su­fri­do pre­sio­nes.

Por­to­me­ñe pu­so de re­lie­ve, an­tes de ac­ce­der al ac­ta de con- ce­jal, as­pec­tos lla­ma­ti­vos en la tra­mi­ta­ción del PXOM en el en­torno del cam­po de golf. Pre­ci­sa­men­te, so­bre es­ta zo­na pi­dió do­cu­men­ta­ción el Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 1 al Con­ce­llo, que op­tó por en­car­gar in­for­mes ex­ter­nos. El PXOM fue apro­ba­do de­fi­ni­ti­va­men­te en 2011, sal­vo en un 5% apro­xi­ma­da­men­te, que si­gue pen­dien­te des­de en­ton­ces.

La ac­tual si­tua­ción de la de­nun­cia de Oroz­co con­tra Por­to- me­ñe ha­ce que en al­gu­nos ám­bi­tos po­lí­ti­cos se le exi­ja al edil de ACE que ac­túe co­mo él exi­gió a otros an­te­rior­men­te: que di­mi­ta.

Con­tun­den­cia

Por­to­me­ñe no es un con­ce­jal que ha­ga de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas muy fre­cuen­tes en re­la­ción con los asun­tos mu­ni­ci­pa­les; en to­do ca­so, me­nos que los re­pre­sen­tan­tes de los otros gru­pos. Pe­ro cuan­do de­ci­de efec­tuar de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas, con fre­cuen­cia op­ta por la vía de la con­tun­den­cia. Así lo hi­zo en las de­cla­ra­cio­nes por las que Oroz­co, a es­tas al­tu­ras muy cur­ti­do en las ba­ta­llas ju­di­cia­les, decidió pre­sen­tar de­nun­cia con­tra Por­to­me­ñe.

Por su par­te, el ac­tual go­bierno lo­cal ha in­di­ca­do en más de una oca­sión al edil de ACE, an­te el ti­po de crí­ti­cas que de­di­ca a su ges­tión, que si con­si­de­ra que hay irre­gu­la­ri­da­des en la ges­tión mu­ni­ci­pal acu­da la juz­ga­do.

Oroz­co de­fien­de su ges­tión.

Por­to­me­ñe, crí­ti­co te­naz del PXOM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.